Conéctate con nosotros

Destacada

Paquete económico 2021, sin cambios relevantes: Intercam

Publicado

en

Santiago Fernández, analista de Intercam Banco, indicó que el Paquete Económico 2021, entregado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a través de su titular, Arturo Herrera, mantiene los compromisos del Gobierno Federal con la disciplina fiscal, mediante un mayor control del gasto y un respaldo prioritario a la salud y los programas emblema de la administración, además de que no hay cambios relevantes con respecto a la estrategia de la administración en años pasados.

En un documento de análisis, el especialista detalla que el paquete económico contiene los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, opinando que las probabilidades de que las proyecciones estén sobreestimadas son altas, dado que los supuestos de crecimiento contemplan un escenario bastante positivo para 2021.

También manifiesta que el próximo año, mantener el balance fiscal volverá a ser un gran reto, incluso mayor dada la reducción del Fondo para la Estabilización Presupuestaria. En todo caso, cualquier remanente operativo del Banco de México que se transfiera a la tesorería ayudará a aliviar la presión fiscal, pero los riesgos fiscales son altos.

Desde el punto de vista de Fernández, la SHCP reconoce esto en el Paquete Económico y considera que existen medios suficientes para afrontar cualquier factor extraordinario que afecte sus proyecciones. Asegura que se mantendrán las coberturas petroleras (tanto en PEMEX como en el Gobierno Federal) para cubrir ingresos petroleros; se mantiene la línea de crédito vigente de 61 mil millones de dólares con el FMI; y una deuda neta total que en 74.9% está denominada en pesos; entre otros recursos.

No obstante, la necesidad de constante capitalización de PEMEX seguirá siendo un factor determinante en 2021 y los riesgos de ver menor crecimiento al estimado por la SHCP son reales. Si la estrategia para afrontar estas complicaciones y mantener el balance fiscal sigue siendo la de reducir el gasto, será la economía y las instituciones de gobierno las que resultarían más afectadas.

Al comentar el documento señala que dentro de los Criterios Generales se encuentra el Marco Macroeconómico, en el que se establecen las principales variables que determinan la proyección del presupuesto.

Para 2021, el balance fiscal se estima en un déficit igual al de 2020, en (-) 2.9%, por una caída de (-) 3% real en los ingresos. El ajuste estará compensado por un control del gasto que buscará mantenerlo prácticamente igual a lo visto en 2020 y que a su vez busca reducir los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) a 3.4% del PIB. Se espera entonces que la deuda pública (medida como el Saldo Histórico de los RFSP) alcance 54.7% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020 y se modere a 53.7% del PIB en 2021.

En cuanto a los ingresos en 2021, el gobierno proyecta 5.53 billones de pesos, cifra 0.5% menor a la estimación actualizada de 2020 (3% menor a lo aprobado en 2020). Se espera que los ingresos petroleros aumenten en 13% con respecto a lo esperado para el cierre de 2020, como resultado tanto de precios más altos en el energético como una mayor producción.

Los ingresos no petroleros también caen, en particular por una caída de 60% en ingresos no tributarios, relacionado con que en 2020 se hará uso de los Fondos de Estabilización Presupuestaria, pero no en 2021.

En cuanto a ingresos tributarios, plantean incrementos de 16.5% (incluido el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas; +4.6% sin incluirlo. La estrategia para incrementar ingresos tributarios sigue estando concentrada en el monitoreo y supervisión de la recaudación, y la optimización de la recaudación en general, evitando a toda costa alzas en impuestos superiores a la inflación.

En cuanto al gasto para 2021, se busca mantener el balance fiscal, pero se priorizan los gastos en salud para atender la emergencia sanitaria, el gasto en las redes de protección social a grupos desfavorecidos (programas emblemáticos de la administración) y en esfuerzos por impulsar la recuperación económica a través de programas de la banca de desarrollo.

En resumen, se plantea un aumento de 9.1% real en Salud y de 5% en el IMSS y el ISSSTE. El gasto total se estima en 6.25 billones de pesos, con la mayor parte concentrada en Salud y seguridad social (1.41 billones), Fortalecimiento energético (rubro en los que se incluye a PEMEX y CFE, con 1 billón) y Educación, cultura y deporte (837 mil millones).

Se estima un gasto en inversión física 8% mayor a lo aprobado para 2020, compensado con recortes importantes en subsidios (-34.1%) e inversión financiera (-3%). El gasto corriente también será reducido con respecto a 2020 en 1.7%.

Por ramo administrativo, las dependencias de gobierno que verán los mayores incrementos en presupuesto serán Turismo (666%), Defensa Nacional (44.03%), Educación pública (43.98%) y Economía (43.95%).

Entre quienes deberán ajustarse a un presupuesto menor están Trabajo y previsión social (-17.53%), Hacienda (-14.49%) y la Oficina de Presidencia (-12.36%).

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.