Conéctate con nosotros

Empresas

Pocos empresarios pagan luz e internet en teletrabajo

Publicado

en

De una encuesta se deriva que 48% respondió que aún no está definido si cubrirá ese costo.

A pesar de que el Senado de la República aprobó una ley normativa que obliga a partir del 12 de enero a las empresas a pagar el uso de energía eléctrica e internet a los empleados en el marco del teletrabajo, la mayoría no han definido esta retribución y si la hay, son acuerdos privados que no se conocen ni siquiera por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), reconoció la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

De acuerdo con la firma OCCMundial, en un sondeo que realizó a 300 representantes de recursos humanos sobre este reembolso que se debe dar a quienes realizan home office, 48% respondió que aún no está definido si cubrirá ese costo.

«31% aseguró que no lo hará, ya que todos sus colaboradores regresarán a las oficinas cuando el semáforo lo permita; 13% dijo que sí hará el pago a quienes laboren bajo esta modalidad, mientras que 8% mencionó que cubría ese costo antes de la regulación.

A pesar de lo anterior, 57% de las empresas consultadas por el Centro de Carrera Profesional en línea, dijo que, una vez que termine la pandemia por COVID-19, sí está considerando que su organización contrate personal para trabajar bajo el esquema de home office de acuerdo con las nuevas reformas a la ley; 43% respondió que no lo tiene contemplado.

Sobre las adecuaciones al contrato laboral para regular el teletrabajo, el 66% de las organizaciones aún no tiene definido cuándo las realizará, 19% comentó que las está haciendo durante este segundo trimestre del año (de abril a junio), 7% hizo estas modificaciones en el primer trimestre (enero-marzo), 7% planea hacer en el segundo semestre del año y solamente 1% lo hará el próximo año.

Al respecto, el vicepresidente de la comisión laboral de la Coparmex, Jaime Bustamante Miranda, en entrevista con En Concreto, indicó que las modificaciones a la ley por el teletrabajo tienen una connotación específica donde se habla de que corresponderá a un acuerdo de voluntades siempre y cuando se cumpla con una serie de requisitos.

“El patrón por supuesto tiene que estar de acuerdo en que algunas personas trabajen fuera del centro de trabajo, ya sea en casa o en cualquier otro lugar y tendrá que mediar un acuerdo con el trabajador si le conviene y está de acuerdo en estar en este esquema. Después tendrán que acordar las condiciones en cuanto a los gastos y la ayuda que corresponde por el uso de energía eléctrica o internet, o cualquier otro servicio o insumo que sea necesario para la realización del teletrabajo”, indicó.

Señaló que las partes en cualquier momento podrán expresar su voluntad o decisión de no continuar con este esquema ya sea porque cambiaron las circunstancias o no funcionó y todo ello deberá quedar definido en los convenios que dieron origen a esa relación.

El representante del sindicato patronal, mencionó que hay una conciencia de los empleadores de que esta es una alternativa viable y adecuada para poder hacer más eficiente el trabajo y todas las empresas están obligadas a cumplir con las disposiciones generales que en teletrabajo quedaron establecidas por la ley y aquellas que hayan sido pactadas dentro de los contratos individuales de trabajo.

Sin embargo, reconoció que no existe una métrica de que se esté llevando a cabo dicha obligación porque son acuerdos privados, no hay mucho acceso, no se hace pública esta información pero consideró que si se tiene que dar seguimiento toda vez que podrían venir repercusiones en cuanto a quejas que se puedan denunciar en los centros de conciliación por incumplimiento o desviación de aquellos apoyos que deben dar los patrones.

“Creo que es muy reciente, no creo que haya todavía una gran información al respecto, no hemos recibido ninguna queja al respecto por lo que consideró que es algo que tendría que estar funcionando bien porque no han llegado reportes de ningún tipo , además no hay que perder de vista que hoy todavía los efectos de la pandemia están generando un alto porcentaje de personas que siguen trabajando en el esquema híbrido, dependiendo de las disposiciones que los gobiernos estatales y locales han ido estableciendo con los semáforos”, concluyó.

En cuanto al derecho a la desconexión que también entró en vigor en la segunda semana de enero para regular el teletrabajo y que contempla disposiciones para las personas trabajadoras que desarrollan más del 40% del tiempo de sus actividades en casa o en el domicilio elegido por éstas y a quienes se les debe respetar su privacidad, a no contestar llamadas, mensajes o correos electrónicos fuera de su horario de trabajo, seis de cada 19 empresas, informaron que será difícil aplicarlo en algunos puestos, ya que las responsabilidades van más allá de los horarios laborales establecidos.

Sin embargo, la firma de recursos humanos, dijo que ocho de cada 10 empresas informó que ya tomaban acciones con respecto a la desconexión o que tomarán acciones adicionales.
Es de mencionar que tras la pandemia por COVID-19, las organizaciones se vieron en la necesidad de implementar el trabajo remoto para mitigar los contagios y cumplir con los lineamientos de la autoridad. Es por esto que, de acuerdo con el 55% de los encuestados el número de horas que laboran se ha extendido desde que trabajan en casa a raíz de la pandemia. Otro 34% dice que laboran las mismas horas que antes, otro 6% comenta que se han reducido porque disminuyó su jornada laboral y un 4% dice que son menos horas por ser más efectivos trabajando desde casa.

Por ello, OCCMundial, levantó otra encuesta con los trabajadores y se reveló que , solo 14% de los participantes asegura que su empresa ejerce condiciones para garantizar la desconexión laboral de los colaboradores, mientras que un 66% dice que su empresa no tiene algún sistema de vigilancia para garantizar la desconexión laboral de sus colaboradores.

“El 55% de los colaboradores asegura que no ejerce su derecho a la desconexión de las herramientas digitales que usa en su trabajo terminando su jornada; de éstos, 4 de cada 10 dicen que lo hace por voluntad propia, otro 32% dice que no se desconecta por decisión de su jefe y 27% por decisión de su empresa. En cuanto al otro 45% que asegura que sí se desconecta de las herramientas digitales laborales, 85% toma la decisión por voluntad propia, 8% por decisión de su empresa y 6% por decisión de sus superiores”, detalló.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.