Conéctate con nosotros

Bancos

Elementos que redefinirán escenarios 2024

Publicado

en

Elementos que redefinirán escenarios 2024

Alejandro J. Saldaña Brito, economista en jefe en Grupo Financiero Bx+, señala en su estudio “Redefiniendo la ruta después de las urnas” los elementos que están definiendo los escenarios económicos 2024 y sus estimados macroeconómicos.

Indica que, en primer lugar, el resultado de la elección del 2 de junio elevó el riesgo de que el partido en el poder realice modificaciones a la Constitución, si bien faltan aclararse algunas controversias al respecto (i. e. sobrerrepresentación en Cámara de Diputados). Particularmente, medidas propuestas en materia judicial, electoral y de organismos autónomos pueden derivar en una mayor concentración del poder y la erosión del marco institucional del país.

Lo anterior a su vez produciría un entorno menos favorable para la inversión y el crecimiento económico, especialmente en el mediano plazo. No obstante, la futura administración federal apunta a ser más flexible en unos temas clave, como el energético y la política exterior; reafirmó su compromiso con la estabilidad fiscal y el respeto a la autonomía de Banco de México (Banxico); y, enfrentará diversos contrapesos externos, como los acuerdos comerciales (el T-MEC se revisará en 2026).

Un segundo elemento que pudiera reducir o aumentar la incertidumbre radica es que si -como lo prometió- la próxima administración cumplirá las metas fiscales para 2025. La Secretaría de Hacienda (SHCP) estima que, tras subir a casi 6 por ciento del PIB este año, el déficit público bajaría a 3 por ciento en 2025, conforme se disipen gastos “de una sola vez” (e. g. conclusión de obras insignia) y el costo financiero sea aliviado por menores tasas de interés.

Sin embargo, existen diversos elementos que pueden dificultar dicha tarea, ya sea por el efecto sobre los ingresos de un menor crecimiento económico, o presiones al gasto asociados a los programas sociales, las pensiones, los apoyos a Pemex y el elevado costo financiero.

En tercer lugar, se encuentran las elecciones presidenciales de noviembre en los EE. UU., las cuales cobran relevancia al considerar que en 2026 está programada la revisión del acuerdo comercial de América del Norte (T-MEC). Es probable que dicha revisión sea álgida en diversos puntos, que pueden ir más allá de sectores clave (automotriz) y de las controversias actuales (maíz transgénico, política energética de México), especialmente con un regreso de Donald Trump a la Casa Blanca.

Por ejemplo, también podrían abordarse las quejas relacionadas con que el creciente déficit comercial de México con China se deba a que varios productos de origen chino son introducidos al mercado estadounidense a través de nuestro país.

Por otro lado, existen otros factores que continuarán explicando el crecimiento económico del país en los próximos años. En este sentido, el mercado laboral se mantendría relativamente sólido. Incluso si se llegara a moderar algo la generación de empleo, prevemos que la tasa de desocupación continue debajo de su promedio histórico. Esto permitiría al consumo privado expandirse, si bien la elevada inflación y las altas tasas de interés –aunque bajarán algo- le jugarán en contra.

Mantenemos PIB 2024 en 1.9 por ciento, pero afinamos perspectiva de mediano plazo

En el último mes aumentó la incertidumbre respecto a la economía mexicana. Sin embargo, con la información disponible al momento, y asumiendo que no tiene lugar un deterioro severo en el marco institucional y se mantienen vigentes algunos ejes clave para el crecimiento económico (e. g. nearshoring), el área de análisis decidió mantener sin cambios su pronóstico del PIB para 2024 en 1.9 por ciento anual.

Tipo de cambio

Aunque parece que encontró algo de estabilidad al cierre de este mes, el tipo de cambio podría volver a presentar episodios de volatilidad hacia adelante (elecciones EE. UU.). Además, si se llegara a erosionar el marco institucional, es posible que se perciba un mayor riesgo hacia el país.

Por otro lado, el especialista anticipa que lo anterior sea contrarrestado en parte por un alto diferencial de tasas Banxico-Fed en lo que resta del año y durante parte de 2025, entre otros factores. Así, considera que el tipo de cambio cierre 2024 entre 18.3-18.7 pesos por dólar.

Inflación enfrentará un panorama más incierto

Aunque un menor crecimiento económico ayudará a que la inflación ceda algo más, una reversión en la apreciación cambiaria puede generar –de ser sostenida- que reboten los precios de ciertas mercancías. Además, un mercado laboral apretado y una agresiva política de salarios mínimos limitarán la moderación en la inflación de servicios.

Ante ello considera que cierre en 2024 en 4.0 por ciento anual.

Banxico con menor margen de acción. El último comunicado de Banxico mostró algunos tonos más laxos a lo que esperaba; sin embargo, decidió elevar su pronóstico para el objetivo de la tasa de interés, en función de: i) un entorno inflacionario que consideramos más incierto y donde persisten riesgos al alza; ii) la reciente volatilidad financiera; y, iii) menos recortes esperados en el objetivo de los fondos federales del Fed.

Por ello considera que al final de año se ubique en 1.5 por ciento anual.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.