Conéctate con nosotros

Economía

El mal desempeño de la economía, determinado por el mercado interno

Publicado

en

El PIB se estancó durante el segundo semestre del 2021

En el documento de análisis semanal “CIAL Dun & Bradstreet: Monitor Económico”, se comenta que las cifras más recientes de la economía han confirmado que, durante el segundo semestre del año pasado, el PIB se mantuvo estancado. Según las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Indicador Oportuno de la Actividad Económica señala que, en diciembre, la economía habría caído 0.2% anual, afectada por el retroceso de 1.3% en el sector terciario.

La cifra del sector secundario ya es conocida y se sabe que creció 0.4%. Esto significa que el reciente mal desempeño de nuestra economía está determinado por la trayectoria del mercado interno, así como de los servicios, lo cual tiene que ver con la eliminación del outsourcing.

Ante estos resultados de diciembre, deja sin cambio su cifra estimada del Producto Interno Bruto (PIB) para 2021, en 4.8%, mientras que el mercado sigue pensando en un ritmo de aproximadamente 5.3%. Para 2022, el mercado espera 2.4%.

Ventas manufactureras, con buen ritmo

Los analistas señalan que la encuesta del el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), señala que, en noviembre, las ventas nominales de la industria manufacturera ascendieron a poco más de 800,000 millones de pesos. Algunos hechos destacan de esta cifra.

Primero, se trata de un récord histórico nominal. Segundo, este nivel ya se ubica 24.5% por arriba del observado en febrero de 2020, antes de la pandemia. Es una cifra importante que revela que este segmento, del sector manufacturero, ha salido de la crisis y está generando ingresos para hacer frente a sus compromisos financieros. Cuarto, inclusive, en los meses recientes se empieza a ver una mejoría en el ritmo de estas ventas. En cambio, el volumen de producción manufacturero aún se mantiene estancado y le falta para salir por completo de la crisis de 2020.

En noviembre, las ventas manufactureras repuntaron 13.3% anual, una buena cifra que confirma su reciente buen desempeño. Un hecho destacado es que solo dos de las 21 industrias que conforman el sector manufacturero observan caídas en sus ventas: industria electrónica y equipo de transporte. Ambas industrias enfrentan una condición compleja derivada de la escasez de insumos a nivel internacional, especialmente de los semiconductores. Se sabe que este problema estará vigente, al menos, durante el primer semestre de este año, por lo que sus perspectivas empezarán a cambiar en la segunda parte; durante 2023 podríamos ver un gran repunte de este tipo de industrias.

Lee también: Tips para invertir en bolsa

Excepto equipo de transporte, todas las industrias manufactureras ubican sus ventas actuales por arriba de su nivel prepandemia, en ciertos casos superando el 50%. Algunos avances han sido espectaculares, lo que significa que la mayoría de estas industrias han mejorado su perfil de riesgo.

Encuesta crediticia de Banco de México

Banco de México (Banxico) presentó los resultados de su encuesta crediticia, aplicada a empresas de diferente tamaño —menos de 100 trabajadores y, otras que están por arriba de ese nivel—.

Primero, el crédito destinado hacia la inversión observa una recuperación desde la crisis de 2020, con un 29.6% en el tercer trimestre de 2021. Es su nivel más alto desde 2012 y se da en circunstancias en que la inversión sigue retrasada en su proceso de salida de la crisis. Segundo, el crédito para capital de trabajo sigue siendo el destino relevante, aunque se ha moderado levemente en los años recientes. En empresas de hasta 100 trabajadores esta cifra es de 90.1% y de 65.2% en el caso de empresas con más de 100 trabajadores.

En otra vista, los proveedores continúan siendo la principal fuente de financiamiento para las empresas en el país, pero modera su presencia en 2021. Por su parte, tras perder peso durante la crisis de 2020, la fuente bancaria comercial ganó presencia a lo largo del año pasado, tanto en las empresas grandes (más de 100 trabajadores) como en las de menor tamaño.

El año pasado, la situación económica y las tasas de interés se mantuvieron como las principales limitantes para solicitar o recibir créditos nuevos, con 58% y 53% en cada caso. En empresas de hasta 100 trabajadores la proporción fue de 57% y 55%. En las de más de 100 trabajadores fue de 58% y 52%. Otras limitantes han sido: los montos del colateral, el perfil de sus ventas o rentabilidad, el acceso mismo a los bancos, capitalización, dificultades para pagar su deuda, entre otros.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.