Conéctate con nosotros

Bancos

La inclusión a los servicios financieros mejora su vida

Publicado

en

inclusión financiera

La inclusión financiera se define como el acceso y uso de servicios financieros formales por parte de la población, haciendo hincapié en los sectores más vulnerables y excluidos; sin embargo, en México aún queda un largo camino por recorrer, señala Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera Citibanamex

En una nota señala que, según los resultados de la sexta edición del Índice Citibanamex de Inclusión Financiera, 1,142 municipios (46 por ciento del total) tienen una inclusión financiera muy baja, en contraparte solo 126 municipios (5 por ciento del total) tienen una muy alta inclusión financiera, es decir, en estados pertenecientes a este estrato está garantizado plenamente el acceso y uso de productos y servicios financieros.

El acceso a productos financieros y bancarios tiene múltiples beneficios en distintos niveles, desde macroeconómicos hasta comunitarios, familiares y a nivel personal. ¿Cuáles son algunos de ellos?

  • Mejora el bienestar económico y social, la inclusión financiera permite a las personas ahorrar, invertir, asegurarse ante diversos riesgos, acceder a créditos, recibir remesas y ahorrar para asegurar un retiro digno. Estas actividades mejoran el nivel de ingreso, consumo, educación, salud y calidad de vida de las personas y sus familias.
  • Promueve el desarrollo económico a pequeña y gran escala, pues facilita el emprendimiento, la innovación, la generación de empleo. Estos factores, en su conjunto, impulsan el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, la inclusión social y la estabilidad financiera, además de fomentar la equidad y abonar a la reducción de brechas de género.

No obstante, lo anterior, un ejemplo que ayuda a dimensionar la radical diferencia entre estados con muy alta y muy baja inclusión financiera se da entre la Ciudad de México (CDMX) y el estado de Chiapas.

Esto porque el 56 por ciento de las alcaldías de la CDMX se clasifican como muy alta inclusión financiera, el 25 por ciento como alta y 19 por ciento como media; ninguna de ellas se ubica en los estratos más bajos de la medición.

En contraparte, el Estado de Chiapas, ubicado en el último lugar del ranking estatal, solo tiene un municipio en el estrato de muy alta inclusión financiera, lo que representa menos del 1 por ciento de su territorio. El 6.5 por ciento de sus municipios pertenecen al estrato de alta inclusión, 10.5 por ciento en el de media y 82 por ciento se consideran de baja o muy baja inclusión.

Para garantizar que todos los beneficios de la inclusión financiera sean accesibles a todas las personas es necesario garantizar la regulación por parte de las autoridades, la protección al consumidor y la educación financiera. Estos elementos adicionales (más allá del mero acceso y uso) ayudarán a potenciar los efectos de la inclusión financiera en todos los niveles y estratos de la población.

Además, un pleno desarrollo de la inclusión financiera requiere de la intensa colaboración entre actores públicos, privados y sociales, así como de la innovación tecnológica, la digitalización, la inclusión financiera digital y la alfabetización financiera. Estas acciones permitirán ampliar el acceso, mejorar la calidad, reducir los costos, promover la sana competencia y aumentar el impacto y los beneficios de los servicios financieros para las personas en su vida cotidiana.

Si piensa que es complicado acceder a productos o servicios financieros formales, le compartimos algunos consejos para que su inclusión a este mundo sea de lo más optima:

  1. La herramienta ideal para familiarizarse con el manejo y uso de servicios bancarios es una cuenta de débito. – este instrumento ayuda a gestionar las finanzas personales, mantener el dinero seguro y da el paso a la inversión. Una vez que domine el uso de su cuenta de débito será mucho más sencillo manejar una cuenta dedicada al ahorro o a la inversión.
  2. Lleve el control de su dinero desde tu celular. – aproveche los beneficios de la banca digital, ya que le permite gestionar sus recursos desde cualquier lugar y a cualquier hora, evitar traslados, filas y reducir el uso del efectivo.
  3. Una vez dominados los temas básicos puede solicitar una tarjeta de crédito. – ésta le permitirá formar su historial crediticio, obtener financiamiento gratuito hasta por 50 días y otros beneficios adicionales (meses sin intereses, cash back, preventas y otros descuentos).

El buen uso de este instrumento le ayudará a acceder a otros productos de crédito con mayores montos y mejores condiciones. Recuerde que una tarjeta de crédito no es un ingreso adicional y el uso responsable de la misma depende exclusivamente de su propietario.

  1. Antes de contratar infórmese y compare. –  así sea una cuenta de débito, un seguro, una inversión o cualquier producto ofrecido por el banco, compare las características y condiciones, elija la que mejor le convenga, tome en cuenta costos, comisiones, intereses, plazos y penalizaciones. Una vez tomada la decisión lea su contrato con mucha atención y aclare cualquier duda.
  2. Ante cualquier queja o situación con su banco apóyate con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). – esta institución tiene el objetivo de procurar la buena relación entre instituciones financieras y sus clientes.

La inclusión financiera tiene una relación muy estrecha con el crecimiento económico y con mejores condiciones de vida.

¡Aproveche todas las herramientas que ofrece en su beneficio!

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.