Conéctate con nosotros

Economía

Pandemia provoca cierre de más de un millón de pequeños negocios

Publicado

en

El Régimen Simplificado de Confianza, “ni simplifica ni da confianza”, provoca informalidad

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) consideró que el Régimen Simplificado de Confianza (RESICO), provocará la informalidad y desconfianza cuando sigue sin entenderse que la mejor contribución de este segmento económico es la de formalizarse y pagar impuestos acordes a sus posibilidades sin mayor tramitología.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza, indicó que el RESICO se calcula el ISR con base al flujo de efectivo (ingresos y gastos) del contribuyente. Acceden a él aquellos contribuyentes que no obtengan más de 3 millones y medio de ingresos; exige llevar una contabilidad quisquillosa, que solo un profesional puede hacer; se mantiene en la acera de la desconfianza y en su condición punitiva, por lo que “ni simplifica ni da confianza, todo lo contrario, provoca informalidad”.

Lamentó que si bien, el pago de impuestos de los pequeños comerciantes no hace la diferencia, si tonifica enormemente la gobernabilidad democrática de la sociedad, pero en lugar de facilitar las cosas, se hacen más complicadas.

Recordó que la pandemia ha provocado el cierre de más de un millón de pequeños, medianos y micro negocios en el país, la pérdida de más de 2 millones de empleos y autoempleos, pérdida de ingresos y caída del poder adquisitivo de las familias, la caída del consumo en más de un 30%, inflación de los alimentos y servicios en el país de más de un 12%, un empobrecimiento social acelerado de más de 6 millones de personas, llevando a 2 de cada 10 a sobrevivir con hambre.

“Ríos de tinta se han tirado respecto a la necesidad que tiene el país de una reforma fiscal efectiva, cuyas resultantes sean elevar la recaudación y la base social de contribuyentes. La cereza del pastel son todos los extravíos prohibicionistas, verdaderos obstáculos para la actividad económica y comercial del país, diques que han impedido la reactivación de nuestra economía en las actuales condiciones de emergencia sanitaria. En este bloque debemos anotar el rol y los efectos negativos que genera RESICO “, indicó.

El líder de la ANPEC, detalló que 33 millones de personas ocupa el mercado negro del país. La informalidad en México es del 56.5% contra el 43.5% del mercado formal.

“La economía informal reina y gobierna nuestra economía, siendo el sector de nuestra economía con mayores ganancias. El 68% de los empleos generados en 2021 fueron en el sector informal, siendo RESICO uno de los motores de este crecimiento”, apuntó.

Lee también: Sedatu realizó 750 mil acciones de mejoramiento urbano en 3 años

En esa línea, el presidente de la ANPEC, recalcó que es claro que el sistema tributario nacional, no está hecho para ampliar la base de contribuyentes con la mayoría de la gente pagando impuestos.

“Una y más de mil veces se ha dicho que el sistema tributario mexicano está diseñado para no tributar, para que el contribuyente no pague sus impuestos voluntariamente por partir de la desconfianza, por su espíritu punitivo, por su burocratismo y por su tecnología bananera que ha llegado al colmo de generar un mercado negro en el otorgamiento de citas. El actual Sistema de Administración Tributaria (SAT) es una dependencia que provoca temor al contribuyente. La conciencia colectiva nacional no quiere encontrarse ni saber nada de Hacienda”, comentó Rivera.

Indicó que los contribuyentes, aún y en este mandato no son proclives ni gustosos de pagar sus impuestos porque no ven transparencia en el manejo de los recursos ni un retorno que les genere un beneficio mayor.

Prueba de ello, dijo el líder de la ANPEC, son los decretos tributarios que se han dado en los últimos gobiernos para los pequeños contribuyentes y que no han dado los resultados esperados como el de causante menor que estuvo vigente hasta el 2001.

Era una tributación de acción directa sin burocratismos, bastante amable, cuyo principal ingrediente era que Hacienda depositaba la confianza en el contribuyente; a este régimen pertenecían todas las personas físicas con ingresos de hasta un millón y medio de pesos anuales. Pagaban una cuota bimestral y aquellos que ganaban menos de 600 mil pesos se les asignaba una cuota menor, predeterminada y no tenían que llevar registro simplificado alguno”, precisó.

Posteriormente, vino el Régimen de Pequeños Contribuyentes (REPECOS) que operó del 2002 al 2013 y elevó a 2 millones anuales la base de ingresos, seguía operando con cuotas fijas (tabulador), no obligaba a expedir facturas ni desglosar IVA, diseñado para personas físicas de baja capacidad económica y administrativa.

Más adelante, el Régimen de Incorporación Fiscal, RIF, del 2014 al 2021 y con él que comenzó la era de la complicación fiscal, “del cómo no”.

“A partir de este, Hacienda le retira la confianza al pequeño contribuyente y empieza la era de la coacción; exige la entrega de facturas electrónicas utilizando la página del SAT, un registro pormenorizado de ingresos, gastos, inversiones y deducciones; declarar ISR, IVA y IEPS; retención del ISR por salarios (en caso de tener un trabajador); declaración digital al SAT de ingresos y gastos. Este régimen le exigía al pequeño contribuyente habilidades digitales y servicios profesionales de un contador, recursos con los que no contaba”, expuso.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.