Conéctate con nosotros

Economía

EU listo para una expansión robusta y duradera

Publicado

en

Las ganancias crecen, muchas empresas tienen amplias reservas de efectivo y los impagos esperados de bonos están por debajo de sus medianas a largo plazo

Randal K. Quarles, vicepresidente de Supervisión de la Reserva federal estadounidense (FED), aseguró ser optimista sobre el camino de la economía estadounidense, porque si bien los precios superarán 2% de incremento anual este año, la mayor parte de este aumento será transitorio y después de un año extremadamente difícil, se está listo para entrar en una expansión robusta y duradera.

En un panel sobre el desempeño económico en el Centro Hutchins, señaló que las ganancias están creciendo, muchas empresas tienen amplias reservas de efectivo, los impagos esperados de bonos están por debajo de sus medianas a largo plazo, y el ritmo de las rebajas de la calificación crediticia se ha desacelerado a un mínimo.

Sobre la inflación, recordó que está por encima de la meta a largo plazo de la FED de 2%, principalmente como resultado de tres factores: el aumento de la demanda a medida que más servicios vuelven a la línea, mientras que el gasto en bienes sigue siendo robusto, la aparición de cuellos de botella en algunas cadenas de suministro y las muy bajas lecturas de inflación registradas la primavera pasada que abandonaron el cálculo de la inflación de 12 meses.

Sobre el empleo estima que aumente significativamente en los próximos meses, el panorama es más mixto para el mercado laboral que para el gasto. La tasa de desempleo se mantiene en el 6.1%, frente al 3.5% anterior al Covid-19, y hay 8 millones menos de puestos de trabajo. A pesar de los recientes avances en medio de la reapertura, el empleo en los sectores de viajes, ocio y servicios alimentarios sigue estando muy por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Mencionó que el gasto de los consumidores, que es dos tercios del Producto Interno Bruto (PIB), se mantendrá robusto, apoyado por ingresos personales que, gracias a un importante apoyo fiscal, ha superado ahora la tendencia en la que se encontraba antes de la pandemia por Covid-19.

Los resultados de las ventas minoristas de abril fueron planos, pero eso se produjo después de enormes ganancias en marzo que fueron impulsadas por la última ronda de controles de estímulo.

Más allá de las cifras principales, las ventas aumentaron 13% en marzo y 3% en abril en restaurantes y bares, uno de los sectores más afectados por ante la emergencia sanitaria.

Abril y marzo fueron los terceros y cuartos mejores meses para la venta de vehículos a los consumidores en la historia de Estados Unidos, si filtra las ventas a las empresas de alquiler de coches, un sector que apenas comienza a recuperarse.

La inversión empresarial tuvo un gran éxito en el primer semestre de 2020, pero ha vuelto con fuerza y ahora está por encima de los niveles previos a la pandemia.

Destacó que los indicadores actuales del gasto empresarial apuntan a niveles elevados de inversión continuos en los próximos meses.

En tanto, continuó, los cuellos de botella de suministro han agotado los inventarios de muchos bienes y la reconstrucción de esos inventarios será un suplemento importante para el gasto empresarial y la producción de fábricas.

Vientos en contra

Expuso que observa dos posibles vientos en contra para la economía: el primero, la desigual recuperación mundial y los cuellos de botella de suministro antes mencionados.

Con ello, la fuerte demanda estadounidense está impulsando las importaciones, pero una demanda más débil fuera de Estados Unidos, donde la recuperación es más lenta, está restringiendo las exportaciones, y ese problema puede no resolverse durante algún tiempo.

Indicó que los cuellos de botella de la oferta son más frecuentes ahora, especialmente en las industrias automotriz y de vivienda, con escasez de insumos que conducen a una producción más lenta que reduce el crecimiento del empleo.

También manifestó que cuando piensa en la estabilidad financiera, lo hace más directamente en la resiliencia a los choques, y sería difícil imaginar una mejor prueba de esa resiliencia que lo que ocurrió en la primavera de 2020, en donde los bancos atendieron las demandas extraordinarias de crédito la primavera pasada de empresas y hogares no financieros, al tiempo que proporcionaron la suspensión de pagos de millones de préstamos existentes y la construcción de reservas sustanciales de pérdidas, todo ello sin tensiones significativas para su salud general.

De esta forma, el sector bancario es fuerte porque los más grandes en el núcleo del sistema financiero están mejor capitalizados que en décadas, y estas instituciones están sentadas en grandes cantidades de activos altamente líquidos mientras dependen de niveles relativamente bajos de financiación a corto plazo, puntualizó.

Desde su óptica se tiene un sector doméstico resiliente, ya que el crédito de los hogares es debido principalmente por los prestatarios con puntajes de crédito preferencial, el aumento de los precios de las casas tiene a la mayoría de los propietarios de viviendas al ras de la equidad, y los hogares están sentados en un gran stock de ahorros.

Detalló que en el sector financiero no bancario hay vulnerabilidades estructurales, particularmente en los fondos monetarios y los fondos de cobertura, los cuales están siendo examinadas por las autoridades estadounidenses e internacionales, incluida la Junta de Estabilidad Financiera.

Opina que los riesgos anteriores son manejables, y que se abordan mejor mediante una regulación y supervisión financieras específicas en lugar de la herramienta contundente de la política monetaria. De esta forma, la utilidad de utilizar la política monetaria para tratar de abordar las preocupaciones de estabilidad financiera se vería muy compensada por los costos para el empleo y el crecimiento.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.