Conéctate con nosotros

Bancos

Endeudamiento Gobierno federal es conservador: Intercam

Publicado

en

Los primeros años de la administración de Andrés Manuel López Obrador, se comparan de manera favorable contra los sexenios anteriores en cuestiones de endeudamiento, porque las políticas públicas en este ámbito han resultado ser sumamente conservadoras; sin embargo, al hacer el análisis del otro lado de la balanza, la férrea disciplina fiscal pudiera tener el efecto contrario en el crecimiento económico de largo plazo.

Alejandra Marcos y Santiago Fernández, directora y subdirector de Análisis en Intercam Grupo Financiero, señalan que los incrementos que se observan en estos 28 meses son los más bajos al comprarlos con los primeros años de la gestión de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

En su documento de opinión análisis “Evolución de la deuda pública”, indican que circula en redes sociales un mensaje que asegura que la administración actual en México ha solicitado préstamos abultados del Banco Mundial que rebasan los 3 mil millones de dólares en tan sólo 30 meses, algo que eclipsa las cantidades solicitadas en la administración anterior y que sugiere endeudamiento desmedido.

Comentan que la cifra es correcta, aunque dos de los créditos ─por un monto total de 900 millones─ ya se encuentran cerrados. Esto quiere decir que no son créditos actuales y que no habría necesidad de contabilizarlos. El resto suma 2,955 en créditos vigentes. Cada uno de los créditos está ligado al cumplimiento de un programa específico (el dinero no se dispone para gasto corriente) y es monitoreado por el Banco Mundial de acuerdo con objetivos.

Desde el punto de vista de los especialistas, la enorme disciplina fiscal que ha implementado el gobierno se ha mantenido intacta pese a la caída de la actividad económica más profunda observada desde 1932. Las calificadoras así lo señalan; la semana del 15 de mayo de 2021, Fitch Ratings reiteró la calificación crediticia de la deuda soberana y la perspectiva estable, y así ha sucedido con el resto de las agencias calificadoras.

La disciplina fiscal de la administración actual mantiene una trayectoria de endeudamiento sostenible, incluyendo los créditos que se han adquirido con el Banco Mundial, que per se aumentan la deuda, pero dentro de los rangos presupuestados.

La contraparte de la disciplina fiscal es que la ausencia de proyectos productivos que modifiquen la trayectoria de la economía condena a México a seguir aspirando a crecimiento moderado en el largo plazo. Las políticas públicas en torno a las finanzas que están encaminadas a seguir mostrando un balance superavitario inhiben un mayor endeudamiento del gobierno, pese a los bajos niveles de las tasas de interés. Este gobierno ha optado por la adopción de políticas públicas conservadoras en términos de apalancamiento, a costa posiblemente de un crecimiento más acelerado.

Adicionalmente, habría que incorporar que la disposición de créditos por parte del Banco Mundial es en todo caso una buena notica, porque el endeudamiento resulta ser a tasas más accesibles, cuyos recursos no pueden ser destinados a gasto corriente, sino a proyectos productivos que cuentan con una etiqueta previa.

También manifiestan que el nivel de endeudamiento medido contra el PIB el año anterior aumentó del 45.1% a niveles del 52%, que resulta ser el más elevado desde el año 2009. Pero se explica por la caída de la activad económica del 8.2%. Este último dato es el que posiblemente este causando la mayor inquietud. Sin embargo, el mayor salto en estos últimos 20 años sucedió en la crisis del 2008-2009 cuando la deuda como porcentaje del PIB aumentó del 21% al 31.2% en el sexenio de Felipe Calderón.

Comparte la nota
Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.