El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que “ya basta al periodo de saqueo que se registró en Infonavit y de corrupción en constructoras inmobiliarias, así como de políticos que dejó un saldo de alrededor de 600 mil departamentos abandonados”.

En conferencia en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, acompañado de los titulares de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón y del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, así como de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Isela Rodríguez, el mandatario destacó que se frenó el saldo de corrupción en el sector referido durante el periodo neoliberal, quienes construyeron unidades habitacionales con el propósito de lucro, para beneficiar a gente cercana al gobierno, así como a familiares de funcionarios públicos.

Previo a la participación de los titulares de Sedatu e Infonavit, explicó que la presencia de éstos fue para que se conozca lo que se hace en materia de desarrollo urbano y vivienda y se sepa cómo, desde el gobierno federal, se rescatan a las colonias marginadas de las ciudades, de las fronterizas y turísticas, “en donde hay un insultante contraste de hoteles de gran turismo, de más de cinco estrellas y al mismo tiempo colonias sin servicios en el abandono”.

Se trabaja, continúo, interviniendo en esas colonias y se lleva a cabo este programa en todo el país y puntualizó que, con el programa de vivienda, se actúa en beneficio de la gente más necesitada que no tiene acceso a créditos y ahora tiene posibilidad de recibir apoyos para ampliar sus casas, rehabilitarlas o tener recursos para adquirir una nueva propiedad.

Insistió en su crítica sobre la construcción que se hizo en pasadas administraciones de unidades habitacionales en zonas apartadas de alto riesgo, en las que no se cuenta con servicios públicos básicos, “en donde nunca se pusieron escuelas, guarderías, centros de salud, donde no podía ir el trabajador y su familia a vivir aquí cerca de la Ciudad de México.

“De pronto una fiebre de construcción en zonas apartadas del Estado de México, conseguían los terrenos abajo precio y luego los vendían, construían huevitos de 30 metros. Querían que trabajadores de la ciudad se fueran allá a vivir cuando el trabajador desgraciadamente, lamentablemente, a veces tarda dos o tres horas para llegar a su trabajo aquí en la Ciudad de México. Muchos de esos departamentos no fueron ocupados por lo mismo”, subrayó.

Enfatizó en que se pondrá un punto final a ese fenómeno y a la corrupción, al coyotaje de abogados o de despachos que compraban supuestamente la cartera vencida y desalojaban a los trabajadores de sus departamentos. “Eso ya se detuvo, no hay desalojos, y tenemos programas para que la gente vaya regularizando su situación económica”.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre