Ante la caída de 18% y el cierre de 2 mil empresas el año pasado, se requiere de mayor inversión pública y privada, así como reducir subejercicio

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Francisco Solares subrayó que el año pasado se registró una caída de 18%, lo que derivó en el cierre de 2 mil empresas, de las cuales algunas esperan un tiempo mejor, pero otras, en definitiva, no podrán reabrir.

Ante un panorama difícil en el que entre otras cosas el año pasado sólo se tuvo 2.6% del PIB de inversión pública en infraestructura, reconoció que entre los puntos que afectarán que se logre un mejor crecimiento del sector (5%) este año, está el hecho de que las grandes obras están a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por lo que espera que pronto contraten a empresas. Paralelamente, el proceso electoral de este año que detiene las inversiones.

En una charla con #EnConcretoContigo, Francisco Solares dijo en este marco que “quizá las grandes empresas si están construyendo en otros países, pero se cuentan con los dedos de la mano. Y ojalá las otras puedan tener opciones para construir aquí en México.

“Es buscar de alguna manera lo que antes decíamos autoconstrucción, no construir para uno mismo, sino buscar nuestro propio trabajo. Por ejemplo, el que hace vivienda, donde el negocio no es la auto construcción, sino la comercialización de vivienda”.

Resaltó también el auge de las bodegas y centros de distribución con las compras en línea, lo cual implica logística de distribución que requiere de almacenamiento y bodegas.

Confío en que, en el segundo semestre de este año, luego de los resultados de las elecciones, cambien algunas políticas para las constructoras, que haya más obras en las que puedan participar las pequeñas y medianas empresas.

Insistió en la estimación del crecimiento aproximado del 5% para este año del PIB en el sector, pero reiteró que éste depende de continuar programas agresivos de simplificación administrativa para proyectos de infraestructura o proyectos inmobiliarios con el tema de autorizaciones de licencias, de impacto ambiental, etcétera, que deben ser más ágiles; así como la inversión en proyectos cuyas autorizaciones se pararon al inicio de esta administración.

Se debe recuperar el mercado inmobiliario, que es muy importante porque la inversión privada es mayor que la pública. Indicó que se deben mejorar los ingresos de la población que adquiere vivienda.

Consideró que se necesitan mejoras en cuanto a los resultados del Covid-19, y si bien hay buenos síntomas, es importante una pronta recuperación.

Resaltó la confianza del inversionista en el irrestricto cumplimiento del estado de derecho, puesto que los proyectos que estaban caminando avanzan lentamente, otras inversiones nuevas están suspendidas temporalmente y algunas más han cancelado debido al cambio de reglas en la ley por parte del gobierno.

“El inversionista debe tener más confianza para generar más inversión en este negocio del desarrollo inmobiliario y la construcción…

“Necesitamos que el presupuesto federal se ejerza con menor subejercicio que el que se tuvo el año pasado que se puede explicar por la pandemia, pero también en 2019 tuvimos subejercicio”, destacó.

Dijo que la única secretaría contratante de obra pública que ejerció 100% de presupuesto para infraestructura fue la de Comunicaciones y Transportes. Pero hay otras dependencias que ejercen muy poco o por lo menos no lo transparentan suficientemente. El subejercicio es de más de la mitad de su gasto, subrayó.

Lo que pudiera inhibir esto es la Ley de Obra Pública que mantiene la opción de dar anticipos, no lo hace obligatorio y ahora cuando las pequeñas y medianas empresas no tienen acceso al crédito, dificulta participar en estos contratos.

Paralelamente afecta la reciente reforma a la ley que tiene que ver con las outsourcing, porque hay muchos subcontratos, por lo que se deben realizar ajustes.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre