Sustentabilidad, nueva realidad inmobiliaria en México

Diversos especialistas nos muestran cuáles son los retos, problemas y diagnósticos para transitar a un escenario verde y acorde al planeta.

-

El sector inmobiliario consume enormes cantidades de agua, materiales y energía, y al mismo tiempo, generan residuos, materiales contaminantes y aguas residuales, que llevados a escala de ciudad, multiplica grandemente la necesidad de recursos a grandes escalas.

“Se tiene que utilizar, además del corazón, la tecnología, de tal manera que se pueda transformar el medio edificable. Tenemos herramientas. Si los edificios generan 38% de las emisiones de CO2, consumen 14% del agua, 25% de la electricidad y 80% del gas LP, ahora es el sector con más peso en el cambio climático” destaca en exclusiva con En Concreto Caroline Verut Von Ilberg, Presidenta de Sustentabilidad para México (SuME).

La especialista internacional va más allá, ya que dijo, se tienen que cambiar los modelos de construcción por unos más smart: “Hoy más que nunca se necesitan generar edificios inteligentes para el confort de las personas. Tenemos que transitar de pequeñas mejorías en el manejo del agua a formas resilientes de diseñar edificios y ciudades”, para lo cual, “los arquitectos son los principales responsables; tenemos que considerar que este sector representa una tercera parte del impacto en el medio ambiente”.

Sustentabilidad es economía

Otro aspecto relevante es la certificación inmobiliaria. En este segmento, Ulises Treviño, Director General de Bioconstrucción y Energía Alternativa señala que en México ya se está transitando rápidamente este nuevo modelo sustentable, que además, implica ya un modelo económico en sí mismo.

“En los últimos 5 años hemos notado un crecimiento sostenido en las certificaciones inmobiliarias. Hay cada día más interés en la edificación sustentable que implica diferentes herramientas, instituciones y organizaciones. Ahora es recurrente el interés por la eficiencia energética, la productividad, calidad del aire y cuidado del agua, ya que son problemas que aquejan cada vez más a nuestra sociedad”.

A su parecer, la certificación sustentable en México ya escaló: “La edificación sustentable se encuentra en una condición de segunda etapa. La primera, que llamo edificación 1.0, fue cuando buscábamos implementar el negocio de la sustentabilidad desde los ahorros de los recursos; pero ahora todos los desarrolladores saben que una edificación con poco impacto ambiental ahora implica contar con menores ahorros. La sustentabilidad está en la agenda inmobiliaria constantemente”.

Agregó que la actual etapa es de sustentabilidad 2.0, la cual implica ahora la adopción de más beneficios en interiores de edificaciones, que redundarán en salud y mayor productividad.

“Si pasamos 90% de nuestro tiempo dentro de las edificaciones, la calidad de la misma afectará nuestra salud y productividad. Eso aplicará también a edificaciones residenciales comerciales y oficinas”. Cuando se le preguntó cuántas certificaciones hay actualmente, dijo que “hay decenas, pero ahora la que está en boga es la llamada Certificación Leed Net Zero, que acaba de salir hace apenas unos meses y asegura que un edificio pueda ser autoabastecible de energía limpia y agua, entre otras ventajas”.

Distritos hídricos

Finalmente, para la arquitecta Elena Tudela Rangel, Directora de la Oficina de Resiliencia Urbana de la Ciudad de México, destacó que para hablar de construcción sustentable, se tiene que hablar de desarrollo sustentable, ya que el cambio climático es el máximo desafío que enfrenta la humanidad.

“Desde la arquitectura y el urbanismo hay que posicionar el tema. Si las ciudades representan un emisor importante de los gases de efecto invernadero, desde la arquitectura tenemos que replantear los procesos metabólicos de materiales y sumarlos a la práctica”. Para ello, sugirió homologar las reglas de construcción sustentables, tanto para ingenieros, arquitectos y urbanistas.

“Por ejemplo, el agua va a indicar si un proyecto arquitectónico es resiliente o no. Las tendencias climáticas apuntan a que en los próximos años, lloverá más en la CDMX, con lo que podría haber más inundaciones y deslaves. Debemos cambiar la idea de ser ‘ciudades alcantarilla’ a una de ‘ciudades esponja’, para cuidar el aspecto hídrico”.

Prueba de lo anterior, es la implementación de los llamados Distritos Hídricos en la Ciudad de México, donde la gestión del agua se realice “predio por predio, en los que se colectivizan riesgos y beneficios para comunidades en los que se deben vincular a ingenieros y biólogos”.

“El caso puntual que estamos desarrollando es el Distrito Hídrico de Tacubaya para el Sistema de Actuación por Cooperación (SAC) de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la Ciudad de México. A través del desarrollo inmobiliario se está generando una oportunidad en la zona para un mayor beneficio del agua, donde se realizan sistemas desde el espacio público, en particular, en Parque Lira”, dijo que estos proyectos se están replicando en Coapa e Iztapalapa, en los que consideró, “hay soluciones factibles y sustentables para los habitantes”.

Comenta con Facebook

Mario Vázquez Barrioshttps://grupoenconcreto.com/
Reportero y escritor. Autor del libro de relatos "Danzón dedicado a los perseguidores". Los días de tormenta me vienen bien.

Relacionadas

Llama Aispuro a lograr un verdadero programa de desarrollo urbano

Arturo Aispuro, ex secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Ciudad de México, se pronunció por llevar a cabo acciones concertadas en política...
Comenta con Facebook