Las decisiones deben ser técnicas

0
527

El contenido de los criterios generales del Paquete Económico 2020 sugiere varias reflexiones. La primera es que en la planeación del sector energético deben ejecutarse decisiones técnicas, de carácter económico y con enfoque de negocios. Las proyecciones en este sector de la economía, a nivel internacional, son de largo plazo debido a la complejidad de los proyectos, los altos montos de inversión que requieren y el tiempo en que se obtienen resultados, sobre todo en los proyectos petroleros.

Comparto esta reflexión después de leer el siguiente párrafo en los criterios generales del PEF 2020: “El Gobierno de México está llevando a cabo acciones para generar mayor certidumbre, entre las que se incluye la solución de las controversias para reiniciar la operación de los gasoductos detenidos.”

En julio, la Comisión Federal de Electricidad interpuso seis demandas ante la Corte de Arbitraje Internacional de Londres y una ante la Corte Internacional de Arbitrajes de la Cámara de Comercio Internacional en París por considerar que los contratos firmados con Grupo Carso, TransCanada y IEnova en la administración pasada para la construcción de gasoductos eran “leoninos” y afectaban las finanzas de CFE. Algunas cláusulas de estos contratos obligaban a CFE a pagar una penalización a las transnacionales cuando por razones ajenas a las constructoras los gasoductos entraran en operación fuera de tiempo.

Las empresas reaccionaron de igual manera, además cuestionaron la certeza jurídica y el Estado de Derecho para las inversiones en México en un contexto en que está pendiente de aprobar el T-MEC (el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá).

Las líneas del PEF permiten especular, y por qué no, inclusive estar seguros de que al interior del Gobierno Federal, los responsables de dirigir la política económica del país están conscientes de las afectaciones ocasionadas por este incidente que llegó a instancias internacionales. Días después, la CFE informó que llegó a un acuerdo favorable con las empresas mencionadas.

Habrá quienes consideren que el resultado de este “pleito” fue favorable. Pero, por lo que se lee en el PEF hubo un impactó poco favorable en la confianza de los inversionista, un bien intangible.

¿Esta experiencia será suficiente para que, en adelante, en el sector energético se tomen decisiones técnicas? La respuesta parecería obvia.

Y digo que la respuesta parecería obvia tomando en cuenta que el Gobierno Federal planteó en el PEF 2020 el objetivo de producir 1.951 millones de barriles diarios para el siguiente año con el apoyo de la “producción privada”. De lograrse esta meta, el volumen de producción se mantendría en los niveles de los últimos nueve meses. Cualquier señal de incertidumbre por cambios en las reglas del juego en el sector petrolero podría poner en riesgo la meta de producción.

Las decisiones técnicas, en el ámbito de la economía, deben implementarse con el rigor que ameritan máxime que “la actividad industrial y la inversión han mostrado una mayor debilidad.” Además está latente el riesgo de una baja en la calificación crediticia de Pemex afectando la deuda soberana, como bien advierte la Secretaría de Hacienda a los legisladores en el PEF.

Comenta con Facebook

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here