Mientras cámaras empresariales como Coparmex y Concanaco han levantado la voz en diferentes ocasiones para hacer ver los errores o señales poco claras del actual gobierno, los empresarios por separado han tratado de mantener un diálogo cordial y de apoyo al presidente López Obrador como lo vimos en su momento en reuniones que tuvo el mandatario con Carlos Slim y también con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), para revisar cómo puede impulsarse el crecimiento del país.

Ahora, no solo estarán siendo convocados para buscar opciones de crecimiento para el país, también los ha convocado el presidente Obrador para ayudarlo a salir del lío en el que se metió con la famosa rifa del avión presidencial.

El presidente, citó a 100 empresarios, que podemos imaginar quienes pueden ser, para invitarlos a cenar en Palacio Nacional, con la finalidad de “solicitar su apoyo” en la rifa del avión, que realmente no se va a rifar, y que éstos adquieran una cantidad importante de boletos para garantizar recursos que se utilizarán en la compra de medicamentos y material de hospital. Definitivamente, todo esto suena muy raro, porque es la rifa de un avión que finalmente no se va a rifar y se conseguirá dinero para medicinas que se supone estaba considerado en presupuestos anteriores… en fin.

En suma, los empresarios que asistan tendrán nulo margen de maniobra ante esta convocatoria, difícilmente le dirán que no al presidente por más que sus códigos de ética, compliance y de conducta, alerten que a todas luces es incorrecto “comprar” o dar dinero de esta forma al gobierno.

Para empresas globales, es muy difícil dar una explicación a las matrices de por qué destinar dinero de esta forma; en sus códigos de conducta claramente establecen que no puede darse algún recurso que no sea justificado fiscalmente y/o por aspectos altruistas dirigidos desde sus fundaciones y áreas de responsabilidad social.

El tema, es que no existe una contraparte fiscal o altruista que determine una justificación clara de por qué se destinaría un recurso al gobierno mexicano en este escenario.

Me recuerda cuando alcaldes o líderes ejidales piden, como parte de alguna obra que toque a su comunidad, escuelas nuevas, que se les arreglen las calles, se hagan parques o canchas deportivas y hasta se les de un dinero para que se pueda trabajar en la obra de infraestructura.

El no atender el llamado del presidente del país puede tener consecuencias en los negocios futuros de estos 100 empresarios. Así, que no es raro escuchar a Carlos Slim declarar que hay condiciones para crecer a pesar de que el año pasado la economía se contrajera y que la inversión está en sus peores cifras en décadas.

Veremos a empresarios atender las necesidades del gobierno y en el coto plazo también veremos si tuvieron alguna ganancia a través de nuevos negocios.

Era el elegido

Desde hace ya algunos años se rumoraba que Dolf van den Brink, quien fue CEO de HEINEKEN México era el elegido para suceder a Jean-Francois van Boxmeer como CEO global de la segunda empresa cervecera en el mundo.

En Holanda, donde tiene su origen esta cervecera, los rumores venían creciendo y aseguraban que su carrera dentro de la compañía estaba claramente definida, para finalmente ser el sucesor de Jean-Francois. Finalmente, todas estas especulaciones se hicieron realidad. Esta semana, HEINEKEN informó que Dolf van den Brink será quien dirija a la empresa a nivel mundial sustituyendo en el cargo a Jean-Francois van Boxmeer, quien estuvo en la empresa por 15 años y la llevó a ser una de las firmas más sólidas y reconocidas mundialmente.

Dolf, quien lleva una exitosa carrera de 22 años en HEINEKEN estuvo a cargo de la operación de HEINEKEN en México, donde duró al frente tres años. México es considerado por la empresa como su mercado más importante, por lo que el haber sido el CEO de HEINEKEN México fue parte de la preparación que estaba recibiendo Dolf para alcanzar la posición de CEO global.

Dolf van den Brink dejó huella en México y fue el promotor de acercar a las marcas de la empresa a una razón social como lo hizo Tecate con su campaña contra de la violencia a la mujer.

Ese legado continúa y seguramente se hará extensivo a nivel global ahora que ocupará el cargo en junio de este año, aunque la transición comenzará desde abril y seguramente México jugará un papel muy importante en las iniciativas globales de la compañía.

La holandesa Hema entra a México

México es un gran mercado y lo confirman todas las empresas globales que le ven potencial a nuestro país. Ahora, otra firma holandesa puso el ojo en México para continuar con su crecimiento. Se trata de Hema, una tienda de precios bajos de diversos tipos de artículos que van desde ropa para toda la familia hasta artículos de decoración, cocina y regalos.

Lo novedoso de Hema es que sus productos son sustentables y ofrecen artículos elaborados con materiales reciclados, así como alimentos en esquema de comercio justo.

John Lackner, quien es CEO de la empresa en México, adelantó que el plan de negocios es abrir más de 200 tiendas en las tres principales ciudades del país -México, Monterrey y Guadalajara- hacia el 2025. Por lo pronto, la primera tienda estará en la Ciudad de México este año.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre