Queda prohibida la subcontratación de personal, entendiéndose esta cuando una persona física o moral proporciona o pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra

El presidente Andrés Manuel López Obrador publicó esta tarde en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el decreto de las modificaciones a la Ley Federal del Trabajo que tienen que ver con el llamado outsourcing y que entrará en vigor durante los 90 días después, con lo que el incremento de 100 mil millones de pesos estipulado respecto al reparto de utilidades para los trabajadores del país, será entregado el próximo año.

Es decir, el plazo para cumplir con la implementación de esta reforma es de 90 días, a partir de que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) emita los lineamientos para el registro de las empresas de subcontratación especializada. En materia de reparto de utilidades, la reforma establece la obligación a las empresas de repartir el 10% de las utilidades generadas.

Para tener un modelo que no genere distorsión y tampoco discrecionalidad se establecieron dos modalidades para el reparto de utilidades: una, que es de hasta 90 días, y la segunda, el promedio de los últimos tres años.

Con la reforma, se establece que “queda prohibida la subcontratación de personal, entendiéndose esta cuando una persona física o moral proporciona o pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra. Las agencias de empleo o intermediarios que intervienen en el proceso de contratación de personal podrán participar en el reclutamiento, selección, entrenamiento y capacitación, entre otros. Estas no se considerarán patrones ya que este carácter lo tiene quien se beneficia de los servicios”.

Por la mañana, el Presidente afirmó que las modificaciones a la Ley Federal de Trabajo significan logros en beneficio de las y los trabajadores, por lo que consideró que los cambios aprobados en el Poder Legislativo ponen punto final a los abusos que se cometían en el llamado outsourcing y establecen reglas claras, sin ambigüedades, a esta modalidad.

Destacó que entre los aspectos positivos de la reforma es que se incrementa a 100 mil millones de pesos el reparto de utilidades promedio que se venía otorgando a los trabajadores, lo cual se comenzará a ejercer a partir del próximo año, ya que si bien anunció que hoy se publica en el Diario Oficial de la Federación el decreto de la reforma, son 90 días en los que entra en vigor.

Precisó que el reparto de utilidades que, con base en la reforma al artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo, aumentarán de 2.8 a 7.7%; es decir, la distribución pasará de 56 mil millones de pesos a 157 mil millones de pesos.

“Esto es justicia laboral, por eso considero que es un muy buen acuerdo, una muy buena noticia. Por eso agradecerles a los representantes del sector obrero y de manera muy especial a los representantes del sector empresarial por esta actitud solidaria de ayudar a que tengamos crecimiento con bienestar, progreso con justicia, que el desarrollo de México beneficie a todos. Queremos la modernidad del país, pero forjada desde abajo y para todos”, enfatizó.

El mandatario abordó el tema durante la conferencia mañanera a la que asistieron representantes de los sectores empresarial, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial y obrero, Fernando Salgado, de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) así como funcionarios de su gobierno, entre ellos las secretarias del Trabajo, Luisa María Alcalde y de Economía, Tatiana Clouthier, así como los directores generales del IMSS, Zoé Robledo y del Infonavit, Carlos Martínez.

Ahí, Luisa María Alcalde destacó que son más de 300 mil trabajadores contratados bajo las modalidades de insourcing y outsourcing que han sido reconocidos y transferidos por las empresas para las que realmente laboran.

Además, de acuerdo con datos del IMSS, hay incrementos en el registro de salarios que van del 15 hasta 32%, explicó la funcionaria, quien explicó los principales cambios a partir de la aprobación de la Reforma en materia de subcontratación.

Alcalde Luján refirió que se prohíbe la subcontratación de personal; es decir, la transferencia de trabajadores propios hacia otra empresa, por lo que ahora los empleadores deben reconocer como trabajadores propios a todos aquellos que realizan actividades principales en sus empresas.

Añadió que se permite la subcontratación de servicios y obras especializadas que no formen parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante. Pero aquellas empresas que presten estos servicios deberán estar en un registro obligatorio, un padrón a cargo de la STPS con previa acreditación del cumplimiento de las obligaciones laborales de seguridad social y fiscales.

Las empresas que reciban los servicios especializados, deberán responder frente a los trabajadores en caso de cualquier incumplimiento por parte de las prestadoras del servicio especializado. Asimismo, abundó que para evitar huecos legales que permitan deducciones fiscales abusivas y simulación, se homologaron los criterios del Código Fiscal, de la Ley del ISR y de la ley del IVA con la Ley Federal del Trabajo. Además, resaltó que se endurecieron las sanciones para el caso de incumplimiento.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre