Riesgos para el tipo de cambio

473

Estiman que mantenga una tendencia de alza

Alejandra Marcos y Santiago Fernández, directora y subdirector de análisis en Intercam Grupo Financiero, señalan que lo que se prevé en los siguientes meses y de cara al 2022 es una serie de riesgos que de cristalizarse pudieran originar una depreciación mayor en nuestra moneda.

En su documento de opinión análisis “Hacia dónde se dirige el tipo de cambio”, detallan que en las últimas semanas el peso ha perdido valor contra el dólar, en lo que va del año ha mostrado una ligera depreciación del 2.9%; sin embargo, hasta antes del anuncio del retiro paulatino de estímulos por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos, apenas había mostrado volatilidad, y por momentos logró alcanzar un nivel de 19.60 (mínimo del año). Ello gracias a la debilidad del dólar por la puesta en marcha en Estados Unidos de políticas fiscales y monetarias sin precedentes.

Estiman que el tipo de cambio mantenga una tendencia de alza hacia 2022, con riesgos de que la depreciación sea más o menos acelerada de acuerdo con la materialización (o no) de los riesgos que se precisan a continuación; sin embargo, su expectativa es de ver al tipo de cambio cerrar 2021 en 20.50 o ligeramente por arriba de ese nivel; mientras que para 2022 esperamos un cierre cercano a 21.50-22

Los factores que pueden favorecer la depreciación son los siguientes:

1.- Normalización monetaria y tasas de interés en EE. UU.- La Reserva Federal Estadounidense (FED) ha iniciado el proceso de retiro de estímulos tras la pandemia y, la velocidad con la que realice este proceso será de gran importancia para la cotización del dólar. De momento, la FED ha iniciado el retiro del programa de compras, con la intención de detener la inyección de liquidez en su totalidad para junio de 2022

El simple proceso de normalización monetaria es favorable al dólar, en particular porque en otras economías avanzadas (Europa, Japón) se encuentran aún lejos de retirar estímulos. Más aún, los más recientes datos de inflación han comenzado a generar dudas en los mercados sobre la temporalidad del alza en los precios y se ha empezado a descontar un actuar más rápido de la FED para evitar los riesgos de mayor inflación.

Los mercados anticipan dos alzas de 25 puntos base a la tasa de interés en junio y septiembre de 2022; esto a pesar de que los comunicados de la FED siguen apuntando a 2023 como el inicio del alza de tasas.

Te puede interesar: Seguirá aumento tasa referencia de Banxico: Intercam

Esta disparidad muy seguramente traerá volatilidad y pone a la FED en una difícil situación: si adelanta la normalización monetaria para alinearse con los mercados, el dólar seguiría siendo favorecido por una postura monetaria relativa menos acomodaticia en EE. UU. (vs. Europa y Japón), además de que se admitiría una inflación preocupante ante la que hay que actuar. Si decide no adelantar sus acciones, entonces envía la señal de que están dispuestos a dejar correr la inflación bajo la confianza de que es temporal, pero si fallan en sus estimaciones, tendrán que actuar más agresivamente en el futuro.

 2.- Inflación persistente. – Es un hecho que la recuperación de la actividad económica en el 2021 ha venido acompañada de una trayectoria ascendente de inflación a nivel global. La inflación en Estados Unidos del mes de octubre nuevamente superó estimados al ubicarse en 6.2%, registrando una aceleración contra el mes previo, avivando las preocupaciones sobre la persistencia de esta. Al interior se observan presiones en energéticos que muestran incrementos de doble dígito, y alzas particularmente importantes en los precios de las viviendas.

3.- Crecimiento económico en Estados Unidos. – Diversos organismos internacionales esperan que Estados Unidos crezca en el orden del 6% en 2021, pese a un tercer trimestre en desaceleración. La expectativa para el 2022 es del 4% al 5%, que será mucho mayor al potencial de crecimiento. Una perspectiva de mayor crecimiento en la principal economía del mundo tenderá a atraer una mayor cantidad de capitales en búsqueda de mejores rendimientos de la mano de mayor calidad crediticia

4.- Balanza de pagos. – Una de las principales razones por las que el tipo de cambio no ha visto mayor depreciación en el entorno actual, es el superávit en la cuenta corriente. El proceso de normalización monetaria en Estados Unidos ha provocado un reacomodo de los capitales internacionales, con salidas de mercados emergentes y refugio en activos más seguros.

5.- Cuestiones internas, políticas públicas. – De momento los factores locales han tenido un efecto limitado en el tipo de cambio. No obstante, una radicalización de posturas o políticas públicas que sigan dañando la perspectiva de crecimiento podrían acabar por detonar la pérdida de valor del peso. En el mediano plazo podríamos observar un debilitamiento estructural del peso una vez que finalice la holgura fiscal y monetaria de Estados Unidos.

Al tiempo que se sumará un clima adverso de inversión que hemos presenciado en México en los últimos años, por lo que es muy probable que observemos una menor tasa de crecimiento potencial en el mediano y largo plazo, lo que hará menos atractiva la inversión directa y de portafolios en nuestro país

Factores a favor de la apreciación del peso

1.- Política monetaria relativa México vs Estados Unidos. – La FED ha comenzado a retirar paulatinamente los estímulos que se implementaron con la crisis del Covid19. Sin embargo, Banco de México ha iniciado desde hace tres reuniones con un ciclo de alza de tasas de referencia. De momento los aumentos a la tasa objetivo han sido ordenados y se ha incrementado un cuarto de punto en cada una de las reuniones. Sin embargo, en México la inflación mantiene una clara trayectoria de alza que lejos de disminuir, parece haberse acelerado.

2.- Inflación que comienza a ceder. – Un factor que podría detener el alza del dólar y beneficiar a activos de riesgo y monedas emergentes, es la inflación temporal. Si se confirman los estimados de los bancos centrales y la inflación se desacelera sustancialmente en 2022, entonces no habrá necesidad de que la FED adelante la normalización monetaria, ni que tenga que administrar riesgos de inflación.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre