Rechaza Coparmex adhesión de Guardia Nacional al Ejército

424

Contraviene lo que la CIDH ha sostenido sobre participación extraordinaria de fuerzas armadas en seguridad pública

La participación de las Fuerzas Armadas en las tareas de la administración pública, ajenas a su naturaleza esencial, debe ser subsidiaria y temporal; alargar la permanencia de los militares en las calles impide avanzar en la consolidación de instituciones civiles propias de una nación democrática y que respondan al fortalecimiento de la seguridad y justicia. Con ello, se ponen en riesgo la imagen, la aceptación ciudadana e incluso la integridad de la Marina y el Ejército, advirtió la Confederación Patronal  de la República Mexicana (Coparmex).

El presidente del organismo, José Medina Mora Icaza, indicó que la incorporación del mando de la Guardia Nacional al Ejército, como lo pretende el Ejecutivo Federal con una Reforma Constitucional,  contraviene lo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido, que únicamente en las circunstancias de un caso concreto pudiera justificarse la participación extraordinaria de fuerzas armadas en labores de seguridad pública, garantizando que esto implique una intervención excepcional, temporal y restringida.

“Estamos convencidos que es imprescindible garantizar el derecho a la seguridad pública y combatir a la delincuencia, pero sabemos que el cumplimiento de dicha obligación debe estar a cargo del Estado con instituciones civiles y no militares. La mejor manera de atender la inseguridad y combatir a las organizaciones criminales es a través de labores de inteligencia, la desarticulación financiera, la cooperación internacional, la intervención coordinada de los distintos órdenes de gobierno y la articulación eficaz con el Poder Judicial que lleven a condenas para los responsables y se garantice que no haya impunidad”, señaló.

El líder del sindicato patronal, coincidió con la organización Causa en Común, en el sentido de que es urgente restablecer y fortalecer los mecanismos institucionales construidos a lo largo de muchos años y luchas ciudadanas como es el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), creado en 1995 ya que no se le puede ni debe seguir relegando, fomentando con ello la centralización y la militarización del país.

“Es apremiante no suplantar a las policías estatales y municipales, sino fortalecer sus capacidades. Las instituciones civiles de la policía a nivel local deben robustecerse, pues son las policías y las Fiscalías quienes están facultadas para interactuar con la población civil, prevenir los delitos y la violencia y llevar a cabo investigaciones y procedimientos legales de los delitos del fuero común que más impactan a los ciudadanos. Deben establecerse mecanismos como la certificación, los controles de confianza, así como la profesionalización, dignificación y seguridad social”, mencionó.

Medina Mora Icaza, agregó que es necesario promover la participación de la sociedad en las mesas de seguridad, ya que es indispensable dar voz a los ciudadanos y a las víctimas de la delincuencia para vincular eficazmente los esfuerzos de prevención, seguimiento de metas y generar estrategias sensibles a las necesidades de las comunidades.

Añadió que Coparmex, ha encontrado en la Guardia Nacional una gran disposición al diálogo y a la escucha y consideran que la política de seguridad debe ser transexenal, integral y con un énfasis en la profesionalización de los cuerpos policiales.

Acotó que hoy México vive una crisis de seguridad, además de la sanitaria y económica y es apremiante la consolidación de la Guardia Nacional.

“Es responsabilidad del Estado garantizar que la estrategia de seguridad deje a un lado toda improvisación y solución inmediatista. Queremos un país con tranquilidad y en paz que solo podrá alcanzarse con instituciones sólidas y logrando que impere el Estado de Derecho. No a la militarización, sí a la estrategia, inteligencia y coordinación”, concluyó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre