Rebrote de Covid-19 no provocará gran confinamiento: BX+

1181

Al comentar los elementos que afectarán la evolución económica en lo que resta del año Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Bx+, señaló que el rebrote del virus de Covid-19 no provocará un nuevo gran confinamiento aunque es un aspecto que no se debe ignorar, junto con las disrupciones en las cadenas industriales, el desabasto de insumos y altos costos, los cuales postergarán la recuperación económica y que será hasta 2023 o 2024 cuando se tengan los mismos niveles de  producción que teníamos en 2019.

En el Webinar con los medios de información denominado “Balance y perspectivas 2021”, que presentó junto con Juan Francisco Rich, director de Análisis y Estrategia, detalló sus escenarios macroeconómicos estimando un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 5.8% y 2.6% para 2021 y 2022 respectivamente, acompañados de una inflación del 5.25% y 3.60% en el mismo orden, con tasa de interés de referencia de Banco de México (Banxico) del 4.5% y 5.0% a fin de los años señalados, una paridad de 20.5 y 21.2 pesos por dólar a cierre del periodo indicado y una tasa de desocupación del 4.3% y 3.9% en los años puntualizados.

Lo anterior considerando que se tiene un frente externo favorable para recuperación de nuestro país, ya que se prevé que Estados Unidos crezca hasta 7% este año derivado de un alivio fiscal mayor al  20% de su PIB en 2019, un masivo apoyo monetario con tasas cercanas al 0%, compras de  activos financieros por 120 mil millones de dólares (mmdd) por mes, aunque podría retirarse antes de lo previsto si la inflación no cede, aunado a una reapertura económica con el 50% de personas vacunadas contra el COVID-19 con al menos una dosis de vacuna contra COVID-19 y  un plan de infraestructura por 579 mmdd.

Otro factor que favorecería la evolución económica de México sería el reacomodo industrial mundial que podría atraer inversiones a la región al acercar las cadenas de valor a los sitios de consumo (nearshoring) que provocará menor dependencia de Asia; la entrada en vigor del Tratado de Comercio Estados Unidos México Canadá (T-MEC), en donde se deberá poner atención a las disputas en energía, manos MA, laboral

Sobre el consumo estimó que está en niveles de 2017, pero con la reapertura, irá creciendo y normalizándose porque implica que más personas vuelvan a trabajar, y que aumentan y normalicen su gasto, aunque recuperación será parcial este año al tener una incompleta recuperación laboral por el cierre permanente negocios, la tercera ola de contagios y una alta inflación que afecta el poder adquisitivo.

Con relación a la inversión comentó que se estancó desde 2016, declinó a fines de 2018 y se desplomó 2020; sin embargo, la reapertura implica reactivación de inversiones y el T-MEC podría atraer nuevos proyectos, aunque la inversión pública seguirá acotada y se mantiene incertidumbre en algunos sectores, como es el caso del energético.

Precisó que las exportaciones están por arriba del nivel pre-pandemia y serán beneficiadas por la recuperación en consumo e industria estadounidense, y en precios del petróleo; sin embargo, el alza no ha sido lineal por la crisis energética de Estado Unidos en febrero y la disrupción en cadena global de suministro, la cual se solucionará conforme el resto de las economías reabran, pero podría ser un proceso lento.

Sobre la inflación en término interanual dijo que está fuera del rango de tolerancia del Banxico por la baja base de comparación, el choque de la demanda por la reapertura y las disrupciones de oferta. De esta forma se moderará, pero seguirá elevada el resto del año, por lo que Banxico seguirá adelante con alzas en tasa objetivo y su velocidad lo dictará la inflación, señalando que la Reserva Federal Estadounidense (FED) podría retirar estímulos antes de lo previsto, lo que provocaría volatilidad financiera y presión en la paridad peso dólar.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre