Rebording y data, oportunidades para Real Estate turístico: NKF

-

Ahora, el consumo estará basado en vacaciones cortas, donde se pueda aprovechar la oferta para el turismo carretero, generando una gran oportunidad de ocio en destinos no tradicionales y donde existan actividades en contacto con la naturaleza, señaló el equipo de Hospitality para México y América Latina de Newmark Knight Frank.

El equipo conformado por Pedro Delgado, Juan Antonio Martínez y César Castro agregó que, desde el inicio del distanciamiento, el reboarding (área grande y espaciosa para pasar el rato o para volver a subir a bordo) se convirtió en una prioridad para los distintos actores de la industria y en cómo fomentar la confianza de viajeros para generar flujo en destinos impactados.                                                                           

“Los ganadores en reactivación turística serán las empresas que desarrollen y adquieran la capacidad de alinearse con esta nueva concepción del mundo y transmitir valores de seguridad, libertad, autenticidad, confianza y respeto hacia la vida y planeta, para tomar ventaja de nuevas oportunidades que se presenten en el mercado, por ello el reboarding, es la clave”, aseguró Pedro Delgado.

Nueva dinámica

La dinámica turística se genera, a partir de elementos como una mayor infraestructura hotelera, movilidad [carretera, aérea, ferroviaria o fluvial] y oferta de nuevos atractivos.

Los especialistas argumentaron que después de eventos como el 11S en Estados Unidos, el 11 de marzo en Madrid, el SARS, la influenza o gripe porcina AH1N1, la experiencia demostró que el turismo es uno de los sectores que más pronto se recupera.

“El 9/11 en EU modificó hábitos en la industria,  como mayor conciencia en sustentabilidad, uso de nuevas tecnologías y mayor seguridad. Para México, la hospitalidad será un factor importante en la reactivación es generar estrategias enfocadas en los destinos que permitan modificar los hábitos en la industria”, apuntó por su parte César Castro.

Por su parte, Juan Antonio Martínez destacó que algunos segmentos turísticos tardarán en reactivarse, como el turismo de reuniones, congresos y convenciones por el distanciamiento social y no aglutinamiento de personas. El segmento de viajes de negocios está en la media de reactivación, ya que la tecnología ha permitido que este tipo de viajes se posterguen. “Ahora los viajes de negocios son vía streaming, virtuales”.

Datos y ciencia, necesaria

Otro factor fundamental serán el uso de tecnologías, algoritmos y plataformas que determinan las ideas y hábitos del nuevo viajero. Hay herramientas y apps que leen y oyen las redes sociales y que permiten conocer de qué país, estado o localidad se trata; que están buscando las personas en su intención de viaje.

Por ejemplo, si un turista está interesado en ir a Cancún, durante los meses de pandemia ha empezado a ver a través de las redes sociales posibilidades de viaje, anticipando que la fecha probable de éste será en el mes de noviembre; para este caso, los prestadores de servicios tendrán esos parámetros para satisfacer los hábitos del viajero.

Ante ello, los proyectos inmobiliarios se readecuarán a los nuevos estilos de los viajeros y las especificaciones que establezca la autoridad en materia de salud. Los lobbies de los hoteles serán más amplios, habrá tecnologías touchless a través de apps, menos contacto humano, habitaciones más amplias y espacios más abiertos. Los hoteles tendrán que brindar nuevas experiencias a sus huéspedes con acuerdos comerciales con operadores para incrementar el ticket promedio.

Nuevas oportunidades

“Se generarán nuevas oportunidades de inversión en la industria de la hospitalidad. Los hoteles de cadena están implementando protocolos de reacción rápida de sanidad que le brinden confianza al huésped, lo que da como resultado la lealtad a la marca y una recuperación más pronta, mejorando su ocupación y por tanto su contabilidad. Esta condición replanteará los periodos de recuperación de la inversión en las infraestructuras y equipamientos, ajustándose a nuevos escenarios de más competencia”.

Los inversionistas institucionales que tengan fondos líquidos podrán adquirir instalaciones hoteleras y de otros servicios turísticos que estén redireccionando esfuerzos, o que se quieran salir del negocio de la hospitalidad.

“En la industria se ha identificado el mayor uso de tecnologías, vacaciones cortas, viajes a lugares cercanos y locales, así como los recorridos por carretera y lugares naturales con baja densidad como las características del nuevo viajero, por lo que los hoteles y otros servicios turísticos deberán poner interés en generar mensajes de credibilidad y seguridad, recobrar la confianza del turista, crear experiencias de viaje y aumentar protocolos de limpieza”, finalizó el equipo de Hospitality en México y América Latina de Newmark Knight Frank.

Comenta con Facebook

Relacionadas

Santander dará más de 16,900 becas a universitarios

Más de 16,900 universitarios recibirán apoyo de Santander México, a través de Santander Universidades, por medio de becas para acceder a programas en línea...
Comenta con Facebook