Previo a elecciones, el tipo de cambio fluctuaría entre 19.95 y 21 pesos

880

De acuerdo con CIBanco, en México la economía perdió dinamismo en abril, después de haberse acelerado en el primer trimestre del año, además de que el consumo y la inversión muestran cautela en el segundo trimestre ante las elecciones presidenciales. En este escenario, se estima que el tipo de cambio podría fluctuar entre los 19.95 y 21 pesos por dólar.

En un comunicado, la institución financiera informó que “hasta el momento parece que un sentimiento de “extrema tranquilidad” impera en las decisiones en el mercado cambiario. La reciente apreciación del peso hacia $20.0 spot podría interpretarse como que los inversionistas operan con cierta cautela en espera de los resultados de las elecciones y en particular al día después de estas para conocer los mensajes en materia de política económica-financiera del que resulta presidente electo (algo similar a lo que pasó en EUA el día de la elección y después del resultado, que fueron las sesiones donde se incrementó la volatilidad financiera).”

Expuso que “no se descarta que la presión sobre la moneda se pueda intensificar en el muy corto plazo porque sigue muy vulnerable a posibles ataques especulativos en contra del peso. Estos se pueden dar en los días previos a la votación o posteriormente. La incertidumbre propia de un cambio de gobierno y las dudas sobre las políticas que implementaría el candidato que luce con mayor probabilidad de ganar (AMLO) son elementos suficientes para incrementar la aversión al riesgo en activos financieros denominados en pesos.”

En cuanto a la tasa de interés, CIBanco considera que la tasa de Cetes a 28 días podría registrar un alza o mantenerse sin cambios; mientras que el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario podría moverse entre 7.70% y 7.85 por ciento.

Por otra parte, destacó algunos de los sucesos en el entorno económico como el hecho de que Banxico aumentó en 25 puntos base su tasa de fondeo a 7.75 por ciento, al argumentar que el balance de riesgos para la inflación se deterioró desde poco más de un mes, por la incertidumbre debido a la renegociación del TLCAN, las elecciones en México, mayores tasas de interés en Estados Unidos y los aranceles entre EUA y México.

Estos riesgos, no le permitieron a Banxico separarse del aumento de tasas de interés por parte de la FED la semana anterior, aunado a que la FED anunció que ahora espera acelerar su proceso de subida de tasas en lo que resta de este año y el próximo. Hacia adelante, la confianza que se logre después de las elecciones, así como lo que suceda con la renegociación del TLCAN definirán si Banco de México pueda mantener la tasa de fondeo en los niveles actuales por lo que resta del año o tenga que aumentarla dos veces más a la par de la FED (hacia 8.25%).

No obstante, la semana pasada fue positiva para el peso mexicano. El principal detonante fue la decisión de Banxico de subir su tasa de interés, manteniendo el atractivo de rendimiento con el exterior. Esta tendencia se puede mantener en la semana si predomina el sentimiento de cautela de los inversionistas en espera del resultado de la elección, lo que reacomodaría portafolios provocando mayor volatilidad del mercado cambiario mexicano hasta entonces. El otro escenario, por la alta incertidumbre sería que la presión al peso regrese días previos a la elección.

En cuanto a las referencias económicas internacionales, sólo destaca la última revisión del PIB de EUA del 1T18, pero cabe mencionar que la semana pasada se intensificaron a nivel mundial las preocupaciones sobre una guerra comercial global, al observar que el presidente Trump amenazó con llevar hasta el extremo el conflicto comercial con China y después de anunciar aranceles por un monto de 50 mil millones de dólares, dejó abierta la posibilidad de aumentar la lista de productos importados por 200 mmd adicionales. En tanto que China respondió de la misma manera, con afectaciones a productos estadounidenses; mientras que Rusia, Turquía e India anunciaron imponer aranceles a las importaciones de EUA.

La primera reacción de los inversionistas es reducir la exposición en activos considerados como riesgosos. Hasta ahora, a afectación macroeconómica de las tensiones comerciales ha sido limitado, pero tendría un gran impacto en el crecimiento global si se permite que la situación vaya en aumento o se alargue por varios trimestres, indicó CIBanco.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre