El mercado financiero, especialmente el de valores, es uno de los principales impulsores del desarrollo, así como un importante generador de empleo mediante el financiamiento al sector empresarial, afirmó José Oriol Bosch Par, director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), quien destacó la importancia que ha tenido esta para el desarrollo del país, durante sus 125 años que tiene de existencia.

En el marco de la presentación del libro 125 Aniversario de la Bolsa Mexicana de Valores, en la que se rindió un homenaje al expresidente de esa institución, Jaime Ruiz Sacristán, quien falleció por COVID-19 el año pasado, Oriol Bosch Par destacó la responsabilidad social de la BMV y manifestó que “para comprender el camino histórico recorrido por la Bolsa, es necesario buscar los cimientos del mercado de valores en México y entender que su consolidación ha sido parte fundamental de la historia nacional”.

El libro, escrito por la periodista Lourdes Mendoza, con la colaboración de Santiago Portilla, se puntualiza que el mercado financiero, especialmente el de valores, es uno de los principales impulsores del crecimiento y el desarrollo, así como un importante generador de empleo mediante el financiamiento al sector empresarial.

En el volumen referido, se hace un recorrido histórico desde el origen del término bolsa, que remonta al siglo XIII, a la ciudad de Brujas, Bélgica, donde en un edificio de la familia Van der Bürse se realizaban reuniones de carácter mercantil y de cuyo apellido se derivó el nombre de bolsa para referirse a ese tipo de captación de fondos para proyecciones mercantiles.

Se mencionan las primeras manifestaciones de actividad financiera en el México colonial durante 1536 en la Casa de Moneda y en la fundación del Monte de Piedad en 1775.

La autora del libro, Lourdes Mendoza, refirió que el surgimiento de la BMV fue gracias a Filomenta de Genin, viuda de Alexis Genin y que el inmueble se ubica en lo que hoy forman la esquina las calles de Francisco I. Madero de Madero e Isabel La Católica, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Recordó que después de enviudar, Filomena de Genin nombró a su negocio Dulcería y Pastelería de la Viuda de Genin, lugar visitado por personas adineradas que se reunían para consolidar negocios y otros encuentros.

Posteriormente, la trastienda de la pastelería se convirtió en un dinámico centro bursátil que contaba con un pizarrón para registrar posturas y cotizaciones.

Por separado, Manuel Somoza, director general de CI Fondos y expresidente de la BMV enfatizó sobre los retos que tiene México ante la pandemia por Covid-19, lo cual dijo no será fácil, puesto que hay muchos enemigos a vencer y consideró que, si el país quiere crecer, se tiene que voltear a la Bolsa como un mecanismo y catalizador positivo.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre