Posponer confinamiento en diciembre afecta IT21: HR Ratings

1217

Los analistas de la calificadora mexicana HR ratings señalan que el haber pospuesto el confinamiento en diciembre del 2020, redujo el impacto de la desaceleración económica del cuarto trimestre de ese año (4T20), pero traslado el efecto más nocivo al primer trimestre del 2021 (1T21), estimando un Producto Interno Bruto (PIB) del -1.0% para este último periodo.

En la presentación de su estudio “Estimación Oportuna del PIB al 4T20 La gran contracción lleva la producción a niveles de 2015 México”, los especialistas manifiestan que como resultado del sustancial incremento en los contagios y en las hospitalizaciones por COVID-19 en diciembre y en enero, el país se encuentra en una situación incluso más delicada que en el verano del año anterior.

En estos dos meses, el crecimiento en el total de casos fue de 68%, ya que pasó de 1.113 millones de casos al cierre del noviembre a 1.864 millones al cierre de enero. Consecuentemente, 13 entidades de la República Mexicana permanecen en semáforo rojo al 2 de febrero de 2021, lo cual ha entorpecido el panorama de recuperación económica para 1T20.

Recuerdan que en su último comentario del PIB y el IGAE en diciembre, alertaron que entre más tiempo pasara en decretarse el semáforo rojo en diciembre, el impacto sobre el PIB del 4T20 sería menor, pero en dicho escenario el PIB del 1T21 sería el más afectado y podría llegar a reducirse, lo cual derivaría en que nuestro pronóstico para 2021 se redujera.

Asimismo, resaltan que la situación actual de la pandemia en México es más alarmante que el año pasado, pero las restricciones en la fase de semáforo rojo son menores que en la misma fase de alerta del año anterior. Esto se puede ver en los niveles de movilidad, en particular de la Ciudad de México, que, si bien son menores que los de octubre y noviembre, no llegan a los mínimos de marzo a mayo del año pasado. Por lo tanto, a pesar de las medidas de restricción impuestas, no esperan ver un deterioro en la economía al nivel del año pasado.

En su presentación manifestaron que considerando lo anterior revisan a la baja su estimación de crecimiento económico para 2021 a 4% desde 4.5%, considerando una mayor debilidad en el primer semestre, incluyendo un rebote estadístico en el segundo semestre de 2021, lo cual se explica por la expectativa de un menor crecimiento en el número de contagios diarios por COVID-19 y, en consecuencia, menores restricciones.

Para el segundo semestre esperan una mayor actividad económica con base en la expectativa de un mejor panorama de la pandemia, pero esto está sujeto a una elevada incertidumbre dada la efectividad del plan de vacunación, por lo que mantienen una postura moderada de su efecto sobre la economía.

El anterior escenario también supone un impulso adicional a las exportaciones manufactureras dada la fuerte recuperación de EUA apoyada por una política fiscal más expansiva ante mayores estímulos aprobados por el Congreso estadounidense.

También manifiestan que detrás de la métrica del PIB hay muchas otras variables que muestran un deterioro mayor y más palpable. Una de ellas, quizá más ilustrativa para medir el nivel de bienestar, aunque también limitada como cualquier otra métrica que se proponga realizarlo, es el PIB per cápita real, el cual retomaría sus niveles pre-pandemia en 2027; lo que implica un importante deterioro del ingreso personal y el nivel de vida de la población, que se acompaña del incremento en la informalidad.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre