Piden a gobierno no “acaparar” maíz para estabilizar precio de tortilla

715

“Está provocando que el grano se eche a perder, tirado a la intemperie y con roedores dándose un festín”

El costo de la tortilla solo se podrá estabilizar si el gobierno federal hace su parte y saca de las bodegas miles de toneladas que tiene acaparadas sin comercializar ni distribuir y que está provocando que el grano se esté echando a perder, tirado a la intemperie y con roedores dándose un “festín”, aseguró Lorenzo Mejía Morales, presidente de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac).

En entrevista con #GrupoEnConcreto, dijo que a pesar de que han tenido reuniones vía Zoom con la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier y con el titular de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula, para resolver esta problemática, reciben “palabras muy bonitas, apapachos, discursos muy motivadores” como nunca se las dijeron en otros gobiernos, pero en la acción no hay nada y el único que está perdiendo es el consumidor quien no compra kilos de tortilla sino pesos, acorde a lo que le da su salario.

“El que sale perdiendo es el consumidor que es el que necesita apoyo y nosotros como tenemos la relación directa con el consumidor y lo que vemos se los comentamos a las autoridades y los industriales de la masa y la tortilla les dejamos claro que no queremos ningún tipo de subsidio, quien necesita el subsidio, el apoyo, es el consumidor y en ese orden necesitamos que las autoridades encuentren la solución y den un respiro a la economía familiar y al precio de la tortilla, pero si la autoridad no puede o no quiere, ya es consecuencia de lo que no hacen ellos”, dijo.

Mejía Morales, aseguró que la gente no tiene para pagar un precio de entre 20 y 25 pesos el kilogramo de tortillas pero ellos enfrentan no solo el desabasto gubernamental del maíz como comprador principal, sino altos costos en los energéticos y otros insumos.

“El maíz está echándose a perder, no está cuidado, no está distribuido simple y sencillamente está embodegado, acaparado pues decimos, es una verdadera pena, es un delito ante la alimentación , ese grano se está echando a perder y las familias están padeciendo los altos costos de la tortilla.

“Lo que estamos haciendo es explicándole a la autoridad, a los medios de comunicación y a la ciudadanía que si hay maíz, si se puede estabilizar el precio de la tortilla pero no se hace, es cuestión de agarrar la bolita, asumir la responsabilidad y la consecuencias y en ese momento empezar a buscar soluciones reales”, dijo.

El presidente de la Unimtac, reconoció que el escándalo no es que se incrementa el costo sino que se está echando a perder el maíz que está embodegado y “ni para Dios ni para el diablo” ya que solo en Guerrero donde el kilo de tortilla se vende en 25 pesos, hay acaparadas 60 mil toneladas del grano que no se está comercializando y distribuyendo correctamente.

Explicó que si bien el precio de este alimento básico en la dieta de los mexicanos se rige libremente, si el comprador es el gobierno “no podemos más que evidenciar lo que está pasando. En las reuniones que hemos tenido con las autoridades, hemos escuchado qué nos dicen que van a apoyar y buscar soluciones y solo son palabras muy bonitas pero la realidad es que se está echando a perder el maíz”.

“Las autoridades tienen el mejor discurso, como nunca habíamos escuchado pero la realidad es otra”, agregó.

En ese sentido, Mejía Morales aclaró que ellos no tienen el poder de subir o bajar o incluso regalar la tortilla a la gente, ya que el precio de esta se basa en el proceso de producción que empieza desde el campo, la semilla, los fertilizantes, la cosecha del grano, la distribución, las bodegas, eslabones que tienen un costo y los últimos, los tortilleros son quienes dan la cara al consumidor.

“El público piensa que nosotros somos los hambreadores, que somos los que estamos dando precios bajos, el ama de casa no entiende porque somos tan mala gente pero también somos consumidores de energéticos, materia prima y cuando vemos que se está descomponiendo y las ratas se comen directamente el grano y no nos dan el maíz para procesarlo, hacerlo nixtamal, masa y tortilla, es ahí donde decimos, de qué se trata, no somos nosotros”, mencionó.

Por último, el molinero de oficio desde hace tres generaciones, mencionó que el precio estará acorde a como les vendan el grano pero si no hay ningún tipo de facilidades para la alimentación de los mexicanos “entonces tendremos que trabajar teniendo los precios que podamos pero si el gobierno no ayuda, el costo del kilogramo seguirá entre 20 y 30 pesos”, concluyó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre