Peso inicia junio con racha positiva y riesgos externos

-

Los analistas de CI Banco consideran que el peso arrancó junio con optimismo y por primera vez en 11 semanas, el tipo de cambio se ubicó por debajo de los 22.0 pesos por dólar spot, opinando que para el verano la inercia de apreciación del peso continuará, pero no estará libre de bache o considerables riesgos.

En un documento de análisis, señalan que cinco elementos se alinearon para el comportamiento del peso: la desescalada de las medidas de confinamiento en las principales economías desarrolladas sin que haya rebrotes; anuncios de estímulos económicos para fortalecer la recuperación; una vacuna (medicamento) contra la pandemia del COVID-19; la percepción de que lo peor de los datos económicos ya pasó y el rebote en el precio internacional del petróleo.

De esta forma, indican que los elementos son externos y no exclusivos a la moneda mexicana, por lo que si se mantienen las condiciones mencionadas, el peso mexicano tendría la fuerza suficiente para apreciarse hacia 21.0 pesos por dólar spot en los próximos días/semanas. A pesar de ser una tendencia de apreciación, ese nivel todavía está lejos de los registros previos a la pandemia del COVID-19 (18.50 pesos por dólar), la razón por la que ven difícil en el corto y mediano plazo que la moneda regrese a esos niveles, es por el deterioro en los fundamentales que se han dado a nivel global y local.

Aunque la respuesta de las instituciones (monetarias y fiscales) no tiene precedentes, con actuaciones muy relevantes, sin embargo, la incertidumbre en torno al impacto del coronavirus en la economía global continúa siendo elevada.

Por ello, el mercado cambiario mexicano seguirá de cerca la evolución de la desescalada, si ésta tiene éxito o no y, por ende, cuál es el ritmo de recuperación económica y con ella el impacto final. Estos dos elementos se pueden convertir en un lastre que revierta la tendencia de apreciación de las últimas semanas.

Por su parte, es altamente factible que de las empresas con mayores avances en la búsqueda de encontrar una vacuna que cure el COVID-19, en algún momento, alguno de estos procesos (al menos 11 en el caso de la vacuna) se frustre. Y que los avances de los que siguen adelante sean lentos, sin resultados en semanas. Esto le podría poner un freno a las apuestas a favor de la moneda mexicana.

Destacan, que si bien las tensiones comerciales entre las dos mayores potencias del mundo y las negociaciones del Brexit se pueden convertir en lastres para el comportamiento de la moneda mexicana, un posible deterioro de estos dos temas si generaría presión en el peso mexicano, pero no en la magnitud de lo que se registró en marzo pasado cuando el tipo de cambio alcanzó un histórico de 25.80 pesos por dólar spot. Un detrimento en estos dos factores, se puede traducir en una depreciación, en el peor de los casos, de uno o 2 pesos.

Para lo que resta del año, otro elemento que hay que tener en consideración es el de las elecciones presidenciales en EUA. El presidente Trump, con tal de lograr la reelección, puede volver a acrecentar los ataques contra China (y no se puede descartar contra México), por lo que en la medida en que se acerquen las elecciones se podría revertir la senda de apreciación de la moneda mexicana.

Los analistas manifiestan que en esos meses no se descarta volver a ver cotizaciones intra-día en niveles superiores a los 24.0 pesos por dólar spot. Para finales de 2020, consideran que regresará la inercia de apreciación de nuestra moneda, por lo que estiman que el tipo de cambio pueda cerrar el año en niveles cercanos a 22.30 pesos por dólar spot.

Comenta con Facebook

Víctor M. Ortíz Niñohttp://www.grupoenconcreto.com
Integrado al medio periodístico desde 1999, cubriendo diversas fuentes en tiempo real, radio, notas, columnas y entrevistas con directivos de los principales grupos financieros e industriales del país. Anteriormente se desarrolló profesionalmente en el sector financiero e industrial.

Relacionadas

Avalúos en tiempos del coronavirus

El ejercicio de la valuación en México siempre ha sido como un commodity y no como una parte que suma valor a los inmuebles...
Comenta con Facebook