Pequeño comercio en riesgo de cerrar por falta de apoyo

986

El Consejo para el Desarrollo del Pequeño Comercio, pidió a los gobiernos federal y locales establecer un programa de apoyo para ese sector que se encuentra a punto de cerrar debido a la crisis por la pandemia y los efectos del cierre de negocios por los semáforos rojos.

“Necesitamos un programa que, ante la crisis que enfrentamos, nos echen la mano para volver a reactivar la economía y generar las fuentes de empleo que son tan necesarias. Por nuestra parte, anunciamos que estamos iniciando una campaña de firmas para que las autoridades sean sensibles a nuestras necesidades y establezcan planes de acción a la medida de las grandes dificultades que enfrentan los comercios en pequeño y las empresas familiares” dijo Gerardo Cleto López Becerra, presidente de esa agrupación.

Destacó que el gobierno federal puede otorgar de créditos fiscales por seis meses, para aquellos comerciantes y pequeños empresarios que no tienen por ahora los recursos para el pago de impuestos.

Con ello, sugirió, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) puede negociar créditos para el pago de las cuotas, sin recargos o multas. Y por otra parte, el sector solicita que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, ayude a establecer mesas de negociación para facilitar el pago del servicio de energía eléctrica.

Explicó que los dueños de establecimientos que tienen dificultad para pagar la renta o el servicio de luz con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por lo que sería de ayuda que lo realicen en plazos o bonificaciones en la medida de que se vaya reactivando las economías locales. Para quien lo requiera, el financiamiento a fondo perdido también sería una opción y, por separado, la banca comercial o instituciones financieras apoyarían con créditos a tasas preferenciales.

López Becerra se quejó de que el crédito a la palabra que el gobierno federal puso en marcha el año pasado, mediante el cual se otorgaron 25 mil pesos a cerca de 350 mil solicitantes, fueran formales o informales, estuvo muy lejos ayudar a resolver los adeudos generados para el pago de renta, luz, las cuotas del IMSS, impuestos, adeudo a proveedores y de la nómina que representa la principal responsabilidad con los trabajadores.

Aunado a ello, continuó, al decretar el semáforo rojo en la Ciudad de México y el Estado de México, que afectó a más de 300 mil negocioso, el gobierno de la capital del país estableció un programa que consistió en 10 mil pesos para comercios en pequeño y 2 mil 200 pesos para trabajadores de la industria restaurantera.

Sin embargo, los trabajadores que ganan salario mínimo de zapaterías, tiendas de ropa, materiales de construcción, pinturas, ópticas, entre otros, se quedaron sin nada. Y del gobierno del Estado de México aún se está esperando la publicación de algún programa de apoyo, resaltó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre