“No tenemos una política por parte de nuestra autoridad que reconozca claramente la necesidad de invertir en la primera infancia”

La crisis sanitaria causada por el Covid-19 agudizó dramáticamente la pobreza que existe en México donde actualmente se encuentran 50 millones de personas, aseguró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, quien lamentó que la autoridad pretenda combatir la pobreza con transferencia de recursos y no con la implementación de políticas públicas.

Por ello, reprocha que se haga mal uso de las carencias que sufren millones de familias con fines electorales y que mientras eso sucede, existe preocupación de que no existan políticas públicas en el país para apoyar a la primera infancia.

“No tenemos una política por parte de nuestra autoridad que reconozca claramente la necesidad de invertir en la primera infancia como lo deberíamos estar haciendo en nuestro país.

“Vemos que en nuestro combate a la pobreza, se reduce a las transferencias de recursos pero no estamos hablando más allá de esta transferencia, en una inversión en infraestructura, lo difícil de esto es que el resultado se de en el tiempo y otra vez la política pública quiere ver resultados al día siguiente y quiere traducirlos incluso en las elecciones del siguiente proceso, en el cual la persona o el partido van de alguna manera competir por una posición publica”, precisó.

Durante el webinar “Una apuesta por nuestro futuro” donde se abordaron los esfuerzos del sector privado para promover la atención a la primera infancia, el líder del CCE indicó que a través de las empresas impulsan programas y proyectos de inversión para originar la atención a este segmento de la población.

Por su parte, Norbert Schady, asesor económico para el sector social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) coincidió en que falta una política en la materia. Un grave error en México y muchos otros países que solo ven el cortoplacismo.

“Los gobiernos quieren algo para demostrar algo inmediato y las inversiones en la primera infancia en general, rinden retornos a mediano plazo, pero los verdaderos retornos son a largo plazo y los gobiernos en general no tienen esa perspectiva de largo plazo y aun cuando invierten en primera infancia, prefieren invertir en infraestructura que invertir verdaderamente lo difícil que es cambiar los procesos de cómo se dan diferentes servicios a nuestros niños”, señaló..

Ambos coincidieron en que la primera infancia, es decir, los niños de cero a seis años, han quedado olvidados de las agendas y políticas del sector público y privado por lo que hay varias funciones críticas para movilizar a la sociedad en términos de la primera infancia.

Cabe recordar que en México, seis millones de niños y niñas viven en situación de pobreza, siete y medio no tienen acceso a servicios de seguridad social, tres millones no tienen acceso a servicios de salud y más de dos millones están sin educación preescolar.

Estos factores conducen a que hoy en día existan inequidades en el desarrollo de la niñez durante sus primeros años de vida, que perjudican directamente su desempeño escolar y la posibilidad de mejorar su calidad de vida en un futuro, perpetuando el ciclo de pobreza y las brechas de equidad en el país.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre