Neoliberalismo, perjudicial para el desarrollo urbano: especialista

El Neoliberalismo ha perjudicado la visión sobre el desarrollo urbano y la vivienda en nuestro país.

604

El sistema neoliberal, para el contexto actual, produjo serios niveles de pobreza y descontento de una población que votó a favor de un cambio de régimen, lo que afectó, incluso, al desarrollo urbano y la vivienda.

“La falta de conciencia social de los que más tienen con respecto a la población de menores ingresos es la principal razón de que hoy estemos experimentando los efectos de un cambio de régimen que se ha propuesto desterrar las estructuras que nos trajeron a la situación actual del país”, destacó mediante un análisis enviado a esta redacción, José Antonio Díaz, integrante del Grupo de Asesores Estratégico de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Nuevos cauces

Sin embargo, a casi un año y medio con el nuevo régimen en el poder, no hay nuevos cauces para construir las nuevas estructuras de producción. Solo hay críticas y descalificaciones cruzadas. No hay diálogo constructivo y cada vez mayor frustración. Eso es muy grave.  De seguir, el desmantelamiento de los sistemas anteriores, terminará en demolición y el impacto más importante se verá en la pérdida de un alto número de empleos.

Ante ello, aseveró “La actual administración tiene la gran oportunidad de mostrar que en materia de desarrollo urbano y vivienda, no solo van a desmantelar malas prácticas del pasado, sino que también van a articular nuevos modelos que fomenten la inversión privada y social necesarias para satisfacer las necesidades del país”.

Propuesta

El también fundador de la organización “Comunidades que Renacen”, dijo que toca a los actores experimentados con visión de largo plazo, con capital y capacidad de asumir riesgos, como los empresarios, a actuar para generar esos nuevos cauces de reconstrucción en conjunto con la sociedad y las autoridades. 

“Entendiendo que las reglas del juego han cambiado, debemos poner entre las prioridades de los empresarios una sensibilidad social que, si no ausente, si ha sido precaria”, enfatizó.  

Alzar cabeza

Dijo que para ello, se requiere un manifiesto de la industria privada de la construcción dirigido al Gobierno Federal, a través de la Sedatu  y a la opinión pública, que incluya al público en general y a los empleados de la industria en particular, para que “levantemos la cabeza” y para cooperar hacia adelante.

Entre los temas que se deben abordar están la edificación de vivienda nueva de interés social, autoconstrucción asistida, programas de recuperación de viviendas abandonadaa y polígonos de mejoramiento urbano que establezcan derechos y obligaciones de las entidades públicas, privadas y sociales a largo plazo.

“La industria de la construcción quiere apoyar la visión social del nuevo gobierno con inversión privada, generación de empleos y reactivación económica. Para eso se requiere de un verdadero diálogo, en vez de intermediarios, traficantes de influencias o coyotes corruptos”, sentenció. 

 Bases firmes

La Sedatu publicó su Programa Nacional de Vivienda (PNV)  donde están definidas las pautas del nuevo régimen, que acertadamente abre un amplio abanico de opciones, que no se reducen a la producción industrial de vivienda nueva con subsidio, como en el pasado.

Con lo anterior, se abonará a la Regeneración Urbana (barrios y colonias, centros urbanos, conjuntos habitacionales, asentamientos precarios e informales) y la Urbanización Social (auto producción y producción social de vivienda). Ahora toca ejecutar, y para eso se requiere de los sectores privado y social.

Finalmente destacó que  durante 2019, la construcción contribuyó con el 7.7% del PIB nacional y alcanzó una facturación anual de más de un billón 747 mil millones de pesos, generando 6 millones de empleos directos y 3 millones indirectos.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre