Lugares que conservan historia de México y de esa noble institución

Suscríbete a nuestro canal 👉 https://bit.ly/3rkBP0q​

Ubicado en la Calzada de Tlalpan, número 1838,  el Museo del Ejército y de la Fuerza Aérea (MUEFA)  abre sus puertas a todos los visitantes que gusten conocer y recrear de manera puntual hechos de las revoluciones e independencia mexicana, en un inmueble que data desde 1906.

El sitio, se diseñó para ser una fuente de almacenamiento de la antigua red ferroviaria, y después en 1990 fue empleado como museo de arte gráfico. En 2010 abrió sus puertas para consolidarse como uno de los 10 museos a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Con 900 metros lineales, el lugar otorga al visitante la oportunidad de apreciar hechos históricos de México a través de esculturas, pinturas, grabados, armas, uniformes militares de época, videos, banderas y objetos de la vida cotidiana.

Al entrar al inmueble se pueden percibir los jardines verticales reposados a lo largo de las paredes del edificio, en los que se cultivan al menos 20 especies de plantas, con las que buscan mostrar la preocupación de la Sedena, por fortalecer el cuidado y respeto de la naturaleza.

El recinto recibe a los visitantes con tres pantallas que proyectan imágenes y videos del Ejército mexicano en sus actividades cotidianas, así como su participación en las diversas operaciones que realiza en el territorio nacional.

En la pared derecha se encuentran dos monolitos de mármol de dos toneladas, los cuales de acuerdo con la secretaría representan la estabilidad, solidez y el orden con el que se distingue el Ejército mexicano.

En el primer acercamiento con esa institución se encuentra en la sala de uniformes, en los que se aprecia la indumentaria militar desde la independencia hasta la Revolución, el chinaco un uniforme particular, el cual distingue a voluntarios que aún no pertenecen al Ejército y que se dedicaban principalmente a la conducción de ganado.

La vista será atraída por las banderas colocadas en la parte alta del edificio, desde el estandarte de Hidalgo, la bandera de Morelos y la del Ejército Trigarante del primer imperio de Agustín de Iturbide.

Al bajar la mirada se puede iniciar la visita con la facsimilar del acta de independencia, del Imperio Mexicano, a los lados se encuentran dos alegorías, un águila posada sobre un nopal, devorando una serpiente y una mujer mexicana, la cual representa un reconocimiento por las luchas efectuadas y la instauración de la una República.

La galería del MUEFA, se encuentra dividida en tres principales periodos, la independencia, siglo XIX y Revolución Mexicana, en la primera sección se pueden observar pinturas al óleo del momento previo a la muerte de hidalgo, el fusilamiento de insurgentes en la ciudad de chihuahua, litografías, mapas importantes, y cuadros.

“Vamos a encontrar cuadros de Vicente Guerrero, cuando su padre lo abraza y lleva el indulto, este le pide, ya no luchar contra el ejército español, Vicente Guerrero rechaza el indulto y responde, ‘La patria es primero’”, mencionó en un recorrido para Grupo En Concreto, el sargento segundo e historiador, Ricardo Álvarez García.

Ricardo Álvarez

En los siguientes segmentos de la sala relatan los hechos que se presentaron en el siglo XIX y la Revolución Mexicana, representado por cuadros con el Himno Nacional, proyectos de bandera, que mostraba una carga masónica.

“La carga masónica muestra es una tendencia europea, en la que México, absorbe todo lo que puede para madurar y legitimar su proyecto de nación” señaló Ricardo Álvarez García.

En la última sección de la galería, representa las actividades cotidianas del Ejército, como el plan DN-III-E, además de contar durante toda la visita con muestras de armas utilizadas a lo largo de la historia, como espadas, fusiles, fusil de trinchera y una ametralladora.

Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicano de la Capilla del Ex Convento de Bethlemitas

El Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicano, Ex Capilla del Convento de Bethlemitas, se ubica en el centro histórico de la Ciudad de México, cuenta con un estilo barroco, construido por la orden religiosa de los Bethlemitas en el año de 1675.

Abrió sus puertas como museo durante el periodo del presidente Adolfo López Mateos, inaugurado oficialmente en mayo de 1993, el recinto cultural exhibe piezas de artillería, armas de fuego y blancas, así como documentos, pinturas que relatan los tiempos desde la época prehispánica y la evolución militar hasta la actualidad.

La exposición abre con la época prehispánica en la que se encuentran esculturas del guerrero águila y jaguar, entre armas utilizadas por los españoles como las espadas atizonadas y ballestas.

Los períodos siguientes, el Virreinato y la Independencia, son materializados con un facsimilar de la proclama de Agustín de Iturbide y su uniforme de gala, además de la silla de cabalgar perteneciente a Josefa Ortiz de Domínguez, las banderas del Batallón Activo de san Blas, el Batallón de Tres Villas, y la Guardia Nacional de Artillería, simbolizan la participación del Ejército en la defensa de la nación.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ESPECIAL-MUSEOS-3.jpeg

“Sería agradable que la sociedad conociera estas banderas, ya que simbolizan a los batallones que van a luchar en defensa de la nación mexicana. Representan de donde viene, la unidad a la que pertenecían así como el patriotismo”, señaló Ricardo Álvarez García.

Las siguientes secciones señaladas como: Luchas por el poder y las intervenciones extranjeras, seguido de la reforma, mantienen un discurso de hechos históricos, a partir de una colección entre litografías, facsimilares y armas.

Colocados en un muro divisor se visualizan litografías de los Niños Héroes, cadetes que van a entregar su vida en la defensa de la intervención norteamericana, además de documentos personales de Vicente Suárez, Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Francisco Márquez y Fernando Montes de Oca.

Los documentos de época son facsimilares con su transcripción a computadora, el registro de aceptación y los requisitos para ingresar al Colegio Militar, son parte de la exhibición.

“Podemos ver la carta de un maestro recomendando, a Agustín Melgar para que se tome a consideración, al igual que documentación sobre su estado de salud, estos documentos se pueden consultar en la Dirección de Archivo e Historia, en el archivo histórico”.

Las armas dentro del recinto relatan la historia desde su evolución, ya que, desde el triunfo de la República de Benito Juárez, las armas son más estilizadas en las que se nota mayor adquisición por el armamento.

“Podemos ver regionalismos dentro del armamento, tenemos un rifle de colección, con una Z marcada, representativo de Zacatecas, son armamentos donados para derrotar al imperio de Maximiliano de Habsburgo”.

En cuanto al gobierno de Porfirio Díaz y la Revolución Mexicana, se conserva una silla de montar ornamentada, un vitral de técnica italiana, la bandera del Ejército Constitucionalista, y la máscara mortuoria de Francisco Villa.

La Fuerza Aérea Expedicionaria, Heráldica Militar y el Ejército actual, son las últimas secciones del recinto. Se observan en primera instancia, fotografías del Escuadrón 201, en las que se puede apreciar al coronel piloto aviador, Antonio Cadenas Rodríguez, quien saluda al general Douglas MacArthur, al igual que artículos emblemáticos como el casco del piloto Alberto Urbani, y el motor de hélice de avión Excélsior en el que murió el capitán Emilio Carranza Rodríguez.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ESPECIAL-MUSEOS-1.jpeg

Al cierre de la exposición el Ejército mexicano refleja su actuación en la creación de armamento que va desde granadas, hasta el último fusil de diseño y creación, el  Izcoatl.

Museo de caballería

Construido en un terreno denominado “La Tabla del Rosario”, Popotla, Tacuba, Ciudad de México, inaugurado el 12 de septiembre de 1910, el edificio en un inicio alojaba a la antigua Escuela Normal para Maestros.

En 1920 el inmueble pasa a manos del Colegio Militar, quien para 1925 edifica un picadero utilizado en el entrenamiento de jinetes y caballos, sería hasta 2006 cuando el picadero abre sus puertas como museo de caballería.

Recreando las hazañas logradas por la armada de caballería, desde la conquista hasta la actualidad, el museo logra integrar en seis salas a través de muestras de armamento, maquetas escala, uniformes, esculturas, pinturas y documentación, los hechos transcurridos desde la conquista hasta la caballería actual.

La bienvenida al museo comienza por una gigantesca alegoría, representando los hechos más importantes de la historia mexicana, en el lado izquierdo, una representación de los cadetes militares defendiendo al país en las intervención norteamericana y francesa.

En el costado derecho, los colegios militares acompañados del paisaje del Valle de México, y al fondo un águila con alas extendidas que abrazan el legado cultural, postrada sobre el escudo del Colegio Militar con armas de la infantería, artillería y aviación.

En las salas de la exhibición se puede apreciar a la caballería como pieza clave de grandes batallas como La Angostura, Calpulalpan, 5 de mayo, La Carbonera, Sitio de Querétaro, Toma de Ciudad Juárez, Torreón, Zacatecas y Celaya, entre otras, sin embargo, también refleja la evolución del caballo en las acciones cotidianas, como la transportación de insumos por medio de carretas y una copia del carruaje utilizado por el ex presidente Benito Juárez.

Las armas exhibidas de época transcurren al igual que la historia en una evolución, ya que dentro del museo se pueden encontrar sables, carabinas 30 30 utilizadas en la Revolución Mexicana, monturas, cuñetes para transportar pólvora, hasta el armamento empleado en la actualidad.

El recinto recrea los hechos históricos y marca la importancia de la caballería en las grandes luchas. También es una prueba cultural en la que a pesar de la evolución e implementación de otras tecnologías como los vehículos y la aviación, el Ejército busca mantener su historia y legado cultural a través de los años.

 Otros museos

A lo largo del país se pueden apreciar diferentes museos pertenecientes a la Secretaría de la Defensa Nacional. En la Ciudad de México existen siete entre los que se encuentra, Museo Nacional de la Cartografía, Museo del Centenario del Ejército Mexicano, Plaza del Servicio a la Patria y el Museo Militar de Aviación, Base Aérea Militar No.1.

En diferentes estados se encuentran tres museos, entre ellos el Histórico de la Revolución, ubicado en el estado de Chihuahua, Museo del Ejército y Fuerza Aérea, Cuartel Colorado, ubicado en Guadalajara Jalisco, y el Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, en el estado de Puebla, además de diversas exhibiciones que otorga el Ejército en todo el país.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre