El país exige recobrar la confianza de inversionistas nacionales y extranjeros

La Asociación Nacional de Consejos Empresariales Regionales (ANCER) aseguró que ante una recuperación económica lenta y una inflación que ya se siente en el bolsillo de los mexicanos, la economía nacional no soportaría más confinamientos, derivado de la ola de contagios por Covid-19.

José Manuel Urreta Ortega, presidente del organismo, dijo que, en 2022, México exige recobrar la confianza de inversionistas nacionales y extranjeros para que la recuperación económica sea más dinámica, controlar los altos niveles inflacionarios y que no existan más confinamientos o restricciones derivadas de la cuarta ola de contagios por COVID en todo el territorio mexicano.

Indicó que si bien, es importante ejercer con responsabilidad los recursos por parte del gobierno y algunos proyectos avanzan como el Corredor Interoceánico para conectar al Pacífico con el Golfo, y con el Pacto Oaxaca se unirán de manera coordinada los intereses económicos de nueve estados de la República, el Tren Maya, aunque tiene claroscuros, en algunas partes detonará polos de inversión.

No obstante, el líder de ANCER, dijo que se deberán atender las causas internas del crecimiento en la inflación, sobre todo la subyacente, como han apuntado algunos funcionarios.

“Aunque Banxico ha hecho lo propio traemos una inflación muy alta que ya se nota en el bolsillo de los mexicanos, inflación que no sabemos si el gobierno federal va a ser capaz de controlarla. Creo que es un tema en el que se debe trabajar de manera inmediata”, precisó.

Respecto a la cuarta ola de contagios por COVID, el representante de los empresarios regionales, señaló que el país no soportaría más restricciones o confinamientos en los sectores productivos, comerciales y de servicios de todo el territorio nacional, por ello llamó al establecimiento de mejores acciones coordinadas público – privadas, para la prevención e implementación de medidas sanitarias.

Por su parte, Ignacio Alarcón, presidente del Consejo Coordinador (CCE), de Puebla, señaló que en esta entidad continúan operando al 100%.

“En este estado persiste un déficit de cerca de 20 mil empleos a causa de la pandemia, de los cuales estiman recuperar alrededor de 5 mil durante el primer trimestre de este año si no se dan nuevos confinamientos”, alertó.

A su vez, Lenin Amaro Betancourt, presidente el CCE Riviera Maya, recordó que a partir de este lunes esta región entra en semáforo amarillo por lo que, “estamos ante una encrucijada económica y de salud, pues por una parte continúan llegando turistas y por la otra se reporta un alto índice de contagios”.

En su oportunidad, Arturo Marí Domínguez, presidente de CCE Chiapas, dijo que esta entidad continúa en semáforo verde, aunque tanto la población como los negocios están teniendo más precauciones que en los meses anteriores, con la experiencia de 2020.

En tanto, Edgar Garduño Paz, presidente de CCE Tabasco, entidad donde el gobierno local decidió retomar los reportes diarios de contagios indicó que, a pesar de permanecer en semáforo verde, los contagios van al alza.

Omar Gutiérrez Trujillo, presidente de CCE La Paz, dijo que el COVID-19 está afectando a la economía de Baja California Sur de tres diferentes formas: directamente a los servicios del sector turismo, creando trastornos en la cadena de suministros en el mercado y encareciendo sus productos para poder mantener con vida los negocios.

Detalló que, ante la desmedida alza de casos, el sistema de alertas sanitarias en BCS actualmente se encuentra en Nivel 2 – Medio con posibilidades de aumento a 3 – Alto o 4 – Muy Alto.

“Nuestro compromiso con el sector empresarial es trabajar de la mano de los distintos niveles de Gobierno para que, en la medida de lo posible, podamos minimizar el impacto económico y social, evitando el cierre de establecimientos comerciales, difundiendo mediante las medidas sanitarias que habrán de acatarse al pie de la letra y así evitar el incremento en los contagios y el cambio en los semáforos de salud; así mismo, trabajamos en la concientización de nuestro ejecutivo estatal sobre la crisis económica severa que podría generarse de tomar medidas que impliquen el cierre parcial o total de servicios y establecimientos”, mencionó.

Por ello, y al externar la preocupación del sector empresarial por el alto grado de contagio de la variante Ómicron, llamó a emprender acciones conjuntas con el gobierno para evitar el regreso de las restricciones y horarios de movilidad.

Bajo ese panorama, el presidente de la ANCER, Urreta Ortega, anunció que durante este año, establecerán diferentes alianzas tanto con el gobierno como con otros organismos de la iniciativa privada para contribuir a una recuperación económica más acelerada y sostenida, ya que estiman un crecimiento del PIB de entre 2 y 3% al término del año, por debajo de los cuatro puntos porcentuales previstos por el gobierno, y muy lejos de las necesidades de la población.

“Es claro que los gobiernos estatal, federal o municipal son facilitadores, administradores de la riqueza que generan las empresas. Es importante que haya simbiosis y que realmente se desee lo mejor para el país dejando a un lado lo político. Cuando mezclas lo económico con lo político es cuando llegan los problemas”, concluyó.

Te puede interesar: Industria automotriz en su peor momento por autos chocolate

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre