Golpe económico por COVID-19 llegará entre abril y junio: CI Banco

el FMI ha denominado el confinamiento de la población para atajar la propagación del brote como la “gran reclusión”

665

La Dirección de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco, señala que la economía mexicana se contrajo durante el primer trimestre del año (IT20), ya que el Producto Interno Bruto (PIB) cayó 2.4%, respecto al primer trimestre del 2019. El daño visto entre enero y marzo en el PIB mexicano no es nada comparado con el que tendrá lugar en el segundo trimestre, lo peor está por venir; el verdadero golpe económico por el tema de la pandemia de COVID-19 llegará entre abril y junio, porque su expectativa en este periodo es de una caída de 16% en el PIB, a tasa anual desestacionalizada.

En lo tocante a la segunda mitad del año, su estimación de variación del PIB es contracción de 8.5% y 4.6% para el tercero y cuarto trimestre de 2020, a tasa anual. Así, su estimado para todo el 2020 es de una caída de 8.0%.

En su análisis, señalan que las medidas de aislamiento y de cierre de la actividad económica en gran parte de la economía mexicana empezaron en los últimos días de marzo. Por lo que la contracción del PIB en el IT20, refleja más la inercia negativa que trae desde la segunda mitad del 2018 y que se intensificó en 2019, en gran parte por la no existencia de un ambiente propicio para los negocios.

Sin embargo, la cifra si muestra la apertura a una fuerte recesión. A diferencia de trimestres pasados donde no se cumplía con el requisito de que hubiera una caída generalizada de la economía nacional, todo parece indicar que en este 2020 si se cumplirá con la definición más precisa de una recesión económica.

El impacto económico en México que ha tenido lo que el FMI ha denominado como la “gran reclusión”, es decir, el confinamiento de la población para atajar la propagación del brote, serán peores a los vistos en cualquier crisis de la época reciente, en particular aquellas registradas durante las crisis de 1994-1995 o la de 2008-2009.

El problema es que es difícil anticipar de cuánto será el impacto negativo en el segundo trimestre del año. Este no es un problema exclusivo de México, en todo el mundo pasa algo similar. No hay antecedente a los tiempos difíciles que estamos viviendo que pueda ser utilizado como un “proxy” para estimar una expectativa de esta recesión.

Agregan que uno imaginaría que una vez que se diera la instrucción de reactivar todas las actividades productivas (posiblemente junio) regresaríamos rápidamente a la normalidad de inicios del año. Sin embargo, no necesariamente será así, porque dependerá del:

  • Grado de apertura de cada sector. Las restricciones sanitarias limitarán la oferta de las empresas y servicios por algunos meses más.
  • Grado de apertura en otros países, sobre todo con los que tenemos comercio (principalmente de EUA).
  • Grado de quiebre de empresas y negocios; que restarán en la búsqueda de reactivación económica.
  • Grado de reactivación de la demanda por confianza. A la incertidumbre sanitaria se le suma la socioeconómica, respecto de la conducta de las personas y de las autoridades de cómo afrontar la crisis en las próximas semanas y meses. La confianza por consumir puede estar mermada significativamente, alentando la reactivación económica. A su vez, entre más tiempo en confinamiento puede haber un cambio en los patrones de consumo de la gente, que provoque una nueva normalidad diferente a la que se estábamos acostumbrados.
  • Grado de reactivación de la demanda por desempleo. Una alta tasa de desempleo en los próximos meses modificará la conducta de los consumidores.
  • Grado de Seguridad Pública. Un mayor desempleo puede acelerar el grado de inseguridad pública, que alentará la reactivación económica.

De esta manera, muy probablemente observaremos mejoras económicas con respecto al trimestre anterior a partir del tercer trimestre en adelante, pero no registraremos un crecimiento anual en por lo menos cuatro trimestres y no alcanzaremos los niveles del PIB observados a finales de 2019 en más de dos años (2022 0 2023). Para 2021, el rebote que esperamos es de una expansión del PIB de 4.5%.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre