El sismo del 19 de septiembre de 2017 dejó a la vista las fallas que tienen las autoridades, mismas que no han dado una respuesta eficaz y a la altura de las expectativas sociales en materia de reconstrucción, aseveró Román Meyer Falcón, próximo titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

De acuerdo con una columna de Román Meyer, publicada en Reforma, el urbanista señaló que en un ejercicio muestra que llevó a cabo con el equipo de transición, en coordinación con el arquitecto David Cervantes, encargado del Plan Nacional de Reconstrucción, en los Estados afectados por los sismos, la realidad es distinta a lo que muestran los datos.

“Por ejemplo, en Morelos sólo se ha concluido la reconstrucción en 25%, y 42% de los afectados declararon que utilizaron recursos propios para hacerlo. Si tomamos en cuenta que los sismos afectaron a comunidades con elevados índices de pobreza, se puede decir que los habitantes perdieron doblemente su poco patrimonio, son doblemente damnificados, por la tragedia y por la inacción gubernamental. Lo anterior debe ser tomado en consideración cuando se evalúen las acciones de este gobierno”, indicó.

Asimismo, indicó que “han ejercido” 92% de los recursos que fueron otorgados a través de tarjetas electrónicas, así como que 85% de las viviendas afectadas muestran algún avance en su recuperación, pero “las cifras son incapaces de reflejar lo que verdaderamente ha pasado en todas las comunidades afectadas”.

Román Meyer destacó que hay otros problemas que han detectado, como algunos casos de damnificados defraudados por empresas de construcción, entrega de tarjetas con montos indicados para afectaciones parciales en casos de afectaciones totales, acaparamiento de materiales por parte de autoridades locales, encarecimiento de materiales y mano de obra.

Ante esta situación, en su columna desglosó los 10 puntos del Programa Nacional de Reconstrucción:

  • El Programa será asumido como una responsabilidad del Estado con la participación de los tres niveles de gobierno, de la mano con la sociedad.
  • Se creará la Comisión Intersecretarial para la Reconstrucción.
  • El Programa tendrá un enfoque de derechos humanos en todas sus etapas.
  • En una primera etapa, se utilizarán los recursos disponibles del Fonden y de los seguros, y se destinarán adicionalmente 10 mil millones de pesos para la reconstrucción de viviendas, instalaciones educativas y de salud, y de los inmuebles del patrimonio cultural.
  • Se cubrirá la atención a salud, servicios, reactivación económica, generación de empleos y reparación de caminos.
  • Se promoverá la participación de profesionistas, instituciones académicas, pequeñas empresas, cooperativas, trabajadores de la construcción y de servicios, privilegiando la mano de obra de las localidades.
  • La reconstrucción material se hará garantizando que lo que se construya sea más adecuado y más seguro que lo anterior.
  • Participación directa de las personas afectadas.
  • Transparencia y rendición de cuentas.
  • Convocamos a las organizaciones de la sociedad civil, organismos privados, colegios de profesionistas, instituciones académicas, fundaciones, voluntarias y voluntarios de buena voluntad, a empresas de servicios y de la industria de la construcción.

El futuro titular de la Sedatu precisó que no solo se trata de ver el monto de los recursos, sino la calidad de esa erogación y los bienes y servicios producidos. “La comunidad la forman elementos materiales e inmateriales, son un espacio de ejercicio de derechos, de reconocimiento humano, de solidaridad, de centros de comercio y abasto, lugares de esparcimiento, entre otras muchas cosas”.

Además, Mayer precisó que este sismo también dejó ver que es necesario trabajar en áreas de mejora para la participación de la sociedad y los empresarios. “La reconstrucción está lejos de terminar”, concluyó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre