La Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU) busca que se aplique la ley para retirar la publicidad exterior de una manera justa, sin favorecer a ninguna empresa, señaló Jorge Carlos Negrete, presidente de esta Fundación.

Por Verónica Cervantes

En entrevista para En Concreto, afirmó “alrededor del 90% de los anuncios que están en vallas publicitarias están en situación de ilegalidad (…), lo que está pasando es que las empresas de publicidad van, te ofrecen el espacio, contratan con los dueños de los inmuebles y empiezan a vender los espacios sin tener la licencia (…) pero nada garantiza que les vayan a dar una licencia (…) mientras que no se les otorga, no están en posibilidades de poder explotar un espacio público”.

“Nosotros lo que hacemos en la fundación es presionar a la autoridad para que realmente aplique la ley de publicidad exterior porque tener la ley sin aplicarla no sirve para nada; entonces lo que nosotros hacemos es estar implementando constantemente quejas o denuncias ante el INVEA”, señaló  Jorge Carlos Negrete, al mencionar que estas denuncias las hacen con la finalidad de que el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA) retire los anuncios espectaculares que son ilegales.

Destacó que ante esta problemática lo que le exigiría al INVEA y a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) es que apliquen la norma, ya que por ejemplo el año pasado, el INVEA empezó una serie de acciones en las cuales se han suspendido muchos anuncios espectaculares y vallas publicitarias, lo cual reconoció, sin embargo advirtió que no a todas las empresas les están cancelando la publicidad exterior que está fuera de la ley.

De acuerdo con el FRRPU, tan sólo a finales del 2017 el INVEA sancionó mil 631 anuncios publicitarios irregulares, realizó 495 retiros y mil 136 suspensiones, de los cuales 408 eran vallas publicitarias y 998 elementos publicitarios clausurados de este tipo, en la Ciudad de México, porque no cumplían con las medidas estipuladas, ya que la Ley de Publicidad Exterior de la capital menciona en el artículo 17 que deben tener una dimensión máxima de tres metros de altura por cinco de longitud, mientras que otros anuncios no contaban con licencia, Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) o autorización temporal para ser colocadas, como lo estipula el artículo 12 del mismo reglamento.

Según el FRRPU, la problemática principal es que no se ha aplicado la ley a todas las empresas por igual, ya que por ejemplo, en la avenida Bosques Tamarindos, en Bosques de las Lomas, han sido suspendidas varias vallas publicitarias propiedad de Grupo Rentable y Raksa, pero no las de Grupo Vallas y Gigantografía.

“Lo que nos falta es más vigilancia y aplicación de la ley. Tienen las autoridades la necesidad de aplicar la norma de manera en que si hay alguien que la esté violentando, inmediatamente aplicar la ley y las sanciones. No es una cuestión de un capricho, es una cuestión de una necesidad que nuestros espacios públicos sean aprovechados de una manera correcta”, enfatizó el presidente de la FRRPU.

Asimismo, explicó que los anunciantes deben asumir una actitud totalmente distinta porque toman espacios sin importar la legalidad y cuando se les cuestiona, dicen que contrataron los servicios de una agencia de publicidad y “tratan de lavarse las manos”, pero ellos también son corresponsables de la publicidad exterior, de la contaminación visual, por lo cual el presidente de la FRRPU recomienda a los anunciantes que cuando deseen contratar una valla publicitaria o vayan a contratar un anuncio espectacular, que la empresa de publicidad les enseñe la licencia del lugar donde se va a colocar el anuncio, de esa manera disminuiría una gran cantidad de publicidad ilegal o irregular.

Por otra parte, mencionó que adicional a las vallas, hay alrededor de 2,300 inmuebles que tienen algún anuncio espectacular en la azotea y la ley de reconstrucción precisa que todos esos anuncios deben de ser retirados. Al día de hoy se han quitado sólo 30, “la verdad no pinta, no es siquiera el 10 o 5%, es como el 1%, es un riesgo permanente de protección civil que hay que atacar, que hay que resolver, que la autoridad tiene que poner el dedo en el renglón, que no quede ningún anuncio espectacular en la azotea”, advirtió.

Jorge Carlos Negrete manifestó que la autoridad debe entender que la temática de la publicidad exterior es también una problemática de contaminación, de bienestar de los habitantes de la ciudad, por lo que deben aplicar la norma.

Añadió que se requiere de un órgano especializado que se dedique a lo referente a los espacios públicos, a la publicidad exterior, que controle toda esta problemática y cuyas acciones podrían estar supervisadas por la Secretaría del Medio Ambiente.

Por último, el presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano aseguró que tienen las puertas abiertas para darles asesoría gratuita a quienes requieran hacer una denuncia o saber más sobre este tema y reiteró que es más importante la comunidad que los intereses económicos de las empresas de publicidad.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre