Fitch afirma deuda gubernamental México en ‘BBB-‘

391

Confían en perspectivas estables

La calificadora Fitch Ratings informó en un comunicado que confirma las calificaciones de incumplimiento de emisores (IIF) de emisores de moneda extranjera y moneda local a largo plazo de México en ‘BBB-‘ con una perspectiva de calificación estable.

De acuerdo con Fitch, la calificación de la deuda de México está respaldada por un marco de política macroeconómica prudente, finanzas externas estables y robustas, y una deuda pública/PIB estable proyectada a niveles por debajo de la mediana de ‘BBB’.

Agrega que la calificación está limitada por una gobernanza débil, un desempeño moderado del crecimiento a largo plazo, una intervención política continua que afecta las perspectivas de inversión y las implicaciones para las finanzas del gobierno federal de su estrategia de aliviar la carga fiscal de Pemex.

Las perspectivas estables se apoyan en el desempeño relativamente sólido de las finanzas públicas, a pesar de los desafíos a mediano plazo, lo que respalda su evaluación de la credibilidad de las políticas macroeconómicas como fortaleza de calificación y a la confianza del sector privado a pesar de las continuas intervenciones de política microeconómica y los desafíos de gobernanza.

Agrega que las finanzas públicas de México continúan superando la calificación de sus pares regionales, ya que el modesto apoyo fiscal por encima de la línea a lo largo de la pandemia ha dado lugar a déficits fiscales estrechos y a un aumento menor de la relación deuda/PIB que para la mayoría de los otros países con calificación ‘BBB’.

En opinión de Fitch, el impulso fiscal limitado probablemente resultará en mayores costos sociales (por ejemplo, mayores índices de pobreza y subempleo), aumentando el riesgo de cicatrices económicas y pesando sobre el potencial de crecimiento futuro.

Los analistas de la calificadora anticipan déficits de las administraciones públicas (aproximación utilizada por Fitch a efectos de comparación y en su modelo de calificación soberana) del 2,5% del PIB en 2021 y del 2,3% en 2022, desde el 2,4% en 2020. La propuesta de presupuesto 2022 extiende el impulso fiscal limitado de México hasta el próximo año, apuntando a un pequeño déficit primario del SPNF de 0.3% del PIB.

La meta anterior es una relajación fiscal moderada en comparación con la directriz anterior publicada en abril de 2021, que acomoda un mayor gasto relacionado con la salud y mantiene los proyectos prioritarios de la administración (proyectos de infraestructura a lo largo del sur de México y transferencias a la población mayor).

El presupuesto mantiene la promesa del gobierno de no aumentar los impuestos, pero incluye medidas fiscales para incentivar a las pequeñas empresas a unirse al sector formal, aunque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no asume que esto aumentará la recaudación de impuestos en el corto plazo.

Los bajos ingresos del gobierno, junto con el rápido aumento de los costos de las pensiones, indican una reducción del espacio fiscal a mediano plazo. Los colchones fiscales (como el FEIP, Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios), aunque no están completamente agotados, ya no están disponibles para compensar las pérdidas materiales de ingresos.

La política fiscal sigue siendo coherente con una relación deuda/PIB relativamente estable. Fitch proyecta que la deuda del gobierno general (Gobierno Federal y Seguridad Social más estado y municipios más IPAB, pero excluyendo PEMEX y CFE) se mantendrá alrededor del 48% del PIB hasta 2023, antes de reanudar un aumento gradual al final del horizonte de pronóstico de cinco años, aunque manteniéndose por debajo de la mediana pronosticada de la categoría de calificación ‘BBB’ para 2022 de 54%.

Las débiles estimaciones de crecimiento potencial colocan la responsabilidad en la política fiscal para mantener una relación deuda/PIB estable a mediano plazo.

Fitch considera la deuda de la petrolera estatal Pemex (equivalente al 9% del PIB) como un pasivo contingente del soberano. Fitch espera que el gobierno federal continúe apoyando financieramente a PEMEX (BB-/Estable) ya que una prioridad de esta administración ha sido fortalecer el papel de las empresas energéticas estatales de México.

El presupuesto de 2022 reduce el impuesto de participación en las ganancias de PEMEX (DUC, derecho de utilidad compartida) a 40% desde 54%, reduciendo la carga fiscal de Pemex en aproximadamente MXN80 mil millones (0.3% del PIB).

Una señal negativa en la superposición cualitativa de su calificación implícita en el modelo refleja la opinión de Fitch de que el gobierno continuará apoyando financieramente a Pemex a través de beneficios fiscales y capitalizaciones sobre una base ad hoc, lo que pesará sobre las propias finanzas del gobierno. El gobierno cumplirá con las amortizaciones de la deuda externa de Pemex en 2021, pero no se ha comprometido formalmente a hacerlo en el futuro.

No te pierdas la Ceremonia de los #PremiosLíderes de la Industria En Concreto 2021, que se realizará #El18ALas18 en vivo vía streaming a través de 👉http://fb.me/ENCONCRETORADIO

Comenta con Facebook

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre