De los 515 mil 400 automotores nuevos vendidos entre enero y junio, 20 mil 799 fueron adquiridas como activos por parte de arrendadoras para sus clientes

Aunque en el primer semestre del año, el arrendamiento de vehículos ligeros y pesados se encuentra en una fase de crecimiento en México al representar 4% de la participación en el mercado interno automotriz; existe la gran preocupación por la falta de proveeduría de semiconductores, que en agosto, si no hay un adecuado control de la pandemia de Covid 19, podría bajar las expectativas, al frenar la demanda de vehículos en renta, aseguró la Asociación Mexicana de Arrendamiento de Vehículos (Amave) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Guillermo Rosales Zarate, director general adjunto de la AMDA, en conferencia de prensa virtual, aseguró que, en 2021, de los 515 mil 400 automotores nuevos vendidos entre enero y junio de este año, 20 mil 799 fueron adquiridas como activos por parte de arrendadoras para sus clientes, lo que representó un crecimiento de 49.9% respecto al mismo periodo del año pasado.

Con información del reporte Comercialización de Vehículos Nuevos y Empresas, precisó que, en México, durante el primer semestre del año, el arrendamiento de vehículos ligeros aumentó 0.7 puntos porcentuales, respecto al mismo lapso del 2020, cuando se ubicada con la participación de 3.2% del mercado interno de autos, pero tras las crisis económica y sanitaria, el sector presenta un efecto “rebote” que continuará en los siguientes meses.

“En el segundo semestre veremos avances menores, pero consistentes que podrán verse disminuidos en cuanto a su nivel de incremento, y el principal motor de la actividad de las empresas de arrendamiento es cómo va la economía”, señaló.

Por su parte, la directora de la AMAVE, Liliana Anaya, señaló que las empresas en el segmento de renta diaria como Alamo, Avis, National y Enterprise, reportaron un buen cierre en 2019. Sin embargo, en marzo (el mejor mes de esta industria históricamente), abril, mayo y junio del 2020 se tuvo un desplome en el mercado internacional del 80% al 95%. Lo que llevó a que más del 90% de la flota se mantuviera parada.

Expuso que con la pandemia de Covid-19, el consumidor modificó sus hábitos de no usar medios masivos de transporte, dando preferencia a los vehículos privados lo que incrementó su oferta y alquiler. Por ejemplo, en destinos como Playa del Carmen en Quintana Roo, las rentas que solo eran de fin de semana se incrementaron de 15 a 30 días o hasta un año.

En el reporte, se expuso que de las 20 mil 799 unidades adquiridas por arrendadoras, mil 359 fueron de vehículos híbridos y eléctricos, representando un 6.53% de su portafolio.

Rosales Zárate, añadió que en el primer semestre de este año, se tiene registro de 83 mil unidades compradas como flotillas que representan un 16.2% del mercado total, de estas flotillas comercializadas las arrendadoras representaron el 25%.

“En cuanto a la participación del arrendamiento automotriz en el total del financiamiento de unidades nuevas, de las 326 mil 580 unidades nuevas vendidas a través de financiamiento, el esquema de arrendamiento se quedó con una participación de mercado de 6.4%, mientras que en el mismo lapso del año pasado obtuvieron el 5% de las 279 mil 138 unidades financiadas, representando un avance de 1.4 puntos en su participación de mercado.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre