Existirán presiones inflacionarias al inicio de 2021: Franklin Templeton

751

Luis Gonzali, director de inversiones y Estratega de Renta Fija en Franklin Templeton México señala que durante los primeros 4 meses del año veremos una inflación creciente, para después verla converger a niveles “más normales” y dentro del rango en el que Banxico se siente cómodo.

En su estudio “Inflación y política monetaria 2021: Un ejercicio de flexibilidad mental” manifiesta al menos 3 riesgos importantes para el crecimiento de los precios, qué podrían hacer que la inflación no termine convergiendo con el rango objetivo de Banxico:

  1. El precio de la gasolina
  2. El precio de los alimentos
  3. El aumento en los salarios

En su análisis indica que el precio de las gasolinas será el riesgo más importante para la inflación durante el 2021, señalando que su precio ha permanecido bajo los últimos meses, pero que no hay que desestimar el efecto que tendrá la recuperación económica en el precio de los hidrocarburos.

De tener un efecto importante, el precio de la gasolina podría subir hasta 15.7% antes de que el gobierno tome cartas en el asunto y empiece a regularlo, porque la promesa de campaña del gobierno actual fue no aumentar el precio de la gasolina por encima de la inflación, lo cual implicaría que el precio actual de la gasolina no debería sobrepasar los 20.55 por litro.

De concretarse este aumento, estaríamos viendo un impacto en la inflación de entre 0.5% y 0.8% por el puro efecto del aumento de precio, al cual habría que sumarle efectos de segundo orden que podrían existir en otros bienes y servicios

Con relación al precio de los alimentos, manifiesta que históricamente, el precio de los alimentos en EE. UU. ha tenido una incidencia en la inflación mexicana ya que, en la mayoría de las ocasiones, cada vez que hay un aumento en el precio de los alimentos, la inflación local tiende a repuntar, en mayor o menor medida.

Detallando que actualmente, el precio de los alimentos se encuentra en un máximo histórico de 6 años, por lo que, de seguir aumentando, se podría ver un repunte en la inflación local durante el siguiente año.

Agrega que otro efecto que no carece de relevancia es el tema del aumento en el salario mínimo, porque en los últimos años se ha observado un aumento importante en el salario mínimo, el cual ha permeado, en menor medida, a los salarios generales; situación que podría mantener la inflación subyacente alta, dificultándole a Banxico su, de por sí, complicada tarea.

En este sentido, recuerda que la junta de gobierno de Banxico cambió de composición el primero de enero, con la salida del subgobernador Javier Guzmán Calafell que se caracterizó por tener un sesgo restrictivo en política monetaria y la entrada de Galia Borja Gómez, que podría tener un sesgo más acomodaticio, por lo que es probable que se vea a un Banxico más propenso a bajar tasas, o a mantenerlas bajas por más tiempo y reanudará su baja de tasas en la junta del 13 de mayo, para tener una “racha de recortes en las siguientes 2 juntas, y observar una tasa terminal de 3.50%, lo que iría en línea con la trayectoria de la inflación esperada para los siguientes 12 meses.

“Si el 2020 fue un ejercicio de paciencia y un reto para la mayoría de las personas en el mundo, el 2021 tendrá la misma tónica En ese sentido, que no nos extrañe que, metafóricamente hablando, el 2020 tenga más de 366 días. En 2021 la recuperación no será fácil, y no estará exenta de sorpresas. La toma de decisiones será contingente a una cantidad enorme de datos, y el ambiente económico y financiero tenderá a cambiar constantemente Dado esto, 2021 no será un año para ser complaciente o para navegar un mar tranquilo y sin sobresaltos, y para lograr sobrellevarlo de la mejor manera tendremos que perfeccionar el esquivo y sutil arte de cambiar de opinión cuando sea necesario”, señala Luis Gonzali.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre