El panorama es muy retador

A pesar de que con la pandemia de Covi-19 la industria juguetera nacional registró una caída de 10% y un alza en los commodities o insumos de hasta 100% y hoy enfrentan una inflación que los ha obligado a incrementar los costos de sus productos entre 9 y 10%, apuestan a que 2022, se pueda dar vuelta a la página.

Lo que ocurrirá solo si la Secretaría de Economía, emprende un buen plan económico que abra camino a este sector como exportador y pueda quitarle espacios a China como principal vendedor de Estados Unidos.

En entrevista con GRUPO EN CONCRETO, Miguel Ángel Martín, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (AMIJU), señaló que el panorama es “muy retador” y se están reinventando, tomando las oportunidades generadas por los problemas sanitarios, donde registran una caída del 10% este 2021 y que los lleva a tener una derrama de 2 mil 500 millones de dólares.

“El estatus es muy retador porque nos estamos reinventando, la pandemia trajo muchos temas, muchos problemas, por un lado, pero también trajo muchas oportunidades. En lo negativo, incrementos mayores al 100%, un polietileno que te costaba un dólar con 20 centavos el año pasado, hoy te cuesta 2 dólares con 20, el doble, el acero también, todos los componentes electrónicos escasos, logística muy mala, no hay contenedores suficientes para poder transportar las partes y componentes que lleva un juguete y esos son los lados negativos”, dijo.

Agregó que hay un lado positivo muy interesante toda vez que Estados Unidos que es un país que consume 35 mil millones de dólares de juguetes, sus grandes marcas y compañías distribuidoras ya no quieren tener sus fábricas en China y están buscando proveeduría en América y principalmente en México lo que es, una gran oportunidad “momentum de México”.

“Por eso, estamos trabajando muy fuerte con la secretaría de Economía, Tatiana Clouthier y el subsecretario Héctor Guerrero con quienes hemos sostenido 25 juntas este año donde se está planteando como la reactivación económica del sector la podemos lograr. Ellos están diseñando la estrategia y las herramientas a nivel gubernamental y esperamos que nos den una sorpresa para ese desarrollo económico y esa oportunidad que México está teniendo”, indicó.

El líder de la AMIJU, destacó que las ventas en 2020 cayeron 30%, este año esperan tener del 90 al 95% de las ventas que tenían en 2019 que eran de 2 mil 700 millones de dólares puesto que el año pasado la comercialización de la industria cayó 30%.

“Siendo optimistas estamos creyendo que pronto, si se dan las condiciones y logramos un buen acuerdo con la Secretaría de Economía, el 2022 puede ser el año del regreso al 100 de la industria. Necesitamos ponernos de acuerdo con herramientas que nos permitan ser lo más competitivos posible para poder salir al exterior, a ganar esos mercados como el americano y hay muchas herramientas. No estamos buscando subsidios de dinero, sino herramientas de trabajo que nos permitan desarrollar a la industria y posicionarla dentro del mercado global”, indicó.

Miguel Ángel Martín, recordó que actualmente, la industria juguetera mexicana es la tercera en el mundo y aspiran ser la segunda, lo que ocurrirá si logran tener un buen entendimiento para que las empresas puedan desarrollar todo su potencial.

Se trata, añadió, de quitar unos puntos a China quien tiene un predominio del 70% del mercado mundial, lo cual es posible y están dadas las condiciones al incrementar en los próximos 5 años las exportaciones, esto es, pasar de la actual de mil 200 millones a mil 500 millones, sería un avance del 100% que, aunque no le quita al país asiático 60 mil millones de dólares que vende de juguetes y sería muy importante para México.

En materia de empleos, el presidente de la AMIJU, señaló que, en este cierre del año, contratan de 8 a 10 mil trabajadores temporales que se suman a los 9 mil de planta que tiene la industria.

En cuanto a tendencias en el mercado juguetero, precisó que estas se concentran en los juegos electrónicos que han ganado más espacio al ser él bebe de la industria en el siglo 21 y cada que sale por ejemplo un iPhone nuevo, tiene mayores ventas que los anteriores. Una situación similar, vive la industria del juguete donde los juguetes tradicionales ya están maduros, tienen un consumo promedio y los de moda se incorporan con ventas de 2 dígitos.

Te puede interesar: La diferencia de precios

Cuestionado en torno al juguete tradicional, el representante de la industria juguetera nacional, indicó que esto va acorde a los nichos de mercado que se determinan por las edades desde la infancia y los coleccionistas profesionales.

“La primera infancia es de cero a tres años, ellos consumen juguetes de sensación que tienen sonidos, texturas y las tendencias van también de la mano con los estrenos de las películas como ahora con Spiderman y todo lo que tenga que ver con él, va a predominar en las próximas seis semanas en el mercado que es lo que duran y luego desaparecen para dar paso a otros”, precisó.

El presidente de la AMIJU, agregó que, en el territorio nacional, existen 200 talleres familiares que van desde dos hasta diez miembros, dedicados a la elaboración de juguete artesanal, ubicadas en Guerrero, Michoacán y Jalisco y en esta temporada, los connacionales que radican en Estados Unidos, consumen esos productos como un efecto de recordatorio de los orígenes.

En cuanto a industria pequeña, mediana y grande, destacó que hay alrededor de 70 empresas, distribuidas en el norte del país, Tijuana, Monterrey, Jalisco Puebla, Ciudad de México y el Estado de México, fundamentalmente.

Al referirse a la inflación que supera 7% en el país, el presidente de la industria juguetera explicó que la mayoría de las empresas trabajan con existencia que tienen de tres o cuatro meses de materias primas lo que les permitió mantener los precios de los productos, no obstante, resienten las alzas del 100% en los insumos lo que los ha hecho ajustar los costos entre el 9 y 10% en relación a los precios que tuvieron en 2020.

“Nuestras ventas no van a llegar a lo que teníamos en 2019, hay una disminución en la capacidad de gasto y eso nos va a llevar entre el 90 y 95% comparado con el 2019 ahí tienes la disminución del ingreso, se ha dejado de vender entre un 5 y un 10%”, expuso.

Miguel Ángel Martin, bajo ese panorama, precisó que las perspectivas para el 2022, es que se logre el acuerdo con la Secretaría de Economía para reactivar al sector y los empleos, para regresar a niveles de pre-pandemia. Sin embargo, reconoció que les preocupa la inflación pues “si esos precios de los commodities llegaron para quedarse, entonces si van a impactar más porque este año pudimos remediar, pero ya sería muy complicado al igual que si viniera una cuarta ola de Covid”, concluyó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre