La industria de la vivienda sigue proactiva pese a crisis por Covid-19

El incremento en los precios de materiales a nivel mundial como el del acero y el cemento, que ha llevado a elevar el costo de vivienda hasta en 9%, ha obligado a los desarrolladores a absorber algunos de los aumentos como en producción y fletes, coincidieron integrantes del sector.

En el último de seis páneles del Foro Universitario, “La vivienda y los retos con la pandemia”, denominado “¿Cuál es la oferta y tendencia de los valores y precios hacia fines del 2021 y 2022?”, se destacó la importancia de seguir adaptándose a la realidad en tiempos de pandemia y adecuar viviendas al contexto actual, al ser estas hogar, escuela y oficina.

“La industria de la vivienda sigue activa y proactiva enfrentando los efectos de la pandemia que se reflejan en los costos de fletes, de producción, de los insumos básicos, de los precios internacionales que se ven con el acero. Los incrementos a los tiempos de gestión de nuestros proyectos dadas las dificultades de operación de las diversas instancias de los gobiernos locales, estatales y del propio gobierno federal, que ha impactado los costos indirectos.

“Ha sido un coctel de diversos incrementos que los empresarios, conociendo la importancia que la vivienda tiene para el país, hemos tratado de absorber, algunos de ellos reduciendo los márgenes para seguir vigentes en el mercado”, expuso Jorge Guajardo, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

Jorge Guajardo

Durante el foro virtual en el que participaron más de una veintena de expertos, Jorge Guajardo precisó que el incremento en el precio de la vivienda anda en el orden del 7 al 9% en este año, respecto al 2020.

En ese esquema, existe pleno interés y disposición de desarrolladores de vivienda para encontrar ese punto de equilibrio entre la oferta y la demanda, entendiendo la necesidad y la posibilidad del crédito a quienes se atiende.

Ramón Comellas Peralta, director comercial de Mezcla Brava, subrayó que ante este panorama, se requiere que los empresarios generen nuevas ideas en los procesos de construcción, que no sólo sea producto de buena calidad, sino que presente ahorros, además de la utilización de nueva tecnología.

Ramón Comellas

Mencionó que la pandemia ocasionó un desfase entre la construcción de vivienda y la demanda en el mercado de aproximadamente 180 días hasta el último trimestre del año pasado. Desfase que se ha ido recuperando en lo que va de 2021, donde hay un incremento de 5% en la construcción de vivienda.

“El desabasto en materias de importación ocasionó un desajuste en los costos de producción, la logística también se afectó y hubo que hacer ajustes en los márgenes y procesos de construcción”, resaltó.

Omar Gutiérrez Ospina, director de operaciones del Registro Único de Vivienda (RUV), resaltó la importancia de hacer sinergia en cuanto a estrategias, homologar los procesos, procedimientos y herramientas que se vinculan con programas de Infonavit y Fovissste.

Omar Gutiérrez

De ahí la importancia de generar plataformas que sean estandarizadas para que los procesos sean más dinámicos, a fin de generar información que proporcionan los productores de vivienda y organismos federales. El objetivo es tener toda la información en una misma plataforma del sector inmobilliario.

Marco Antonio Gómez Rocha, director de la valuadora de proyectos Vaproy, dijo que a inicios de 2021 el acero se incrementó 7%, la malla electrosoldada 49% y hacia finales de año, se espera que el cemento alcance un incremento de 12% respecto al 2020. “Esto afecta directamente a los desarrolladores de vivienda en sus costos de producción y al valor de los inmuebles, sobretodo en vivienda nueva”, afirmó.

Marco Antonio Gómez Rocha

Resaltó que afortunadamente, la banca comercial tiene “mucho apetito” por la colocación de crédito hipotecario, por lo que los desarrolladores de vivienda han podido absorber el incremento de los materiales. En general, el costo de éstos se ha encarecido 10% para los constructores de vivienda y 5% para el consumidor final, precisó.

Por separado, Bertha Lorena Mercado, presidenta de Mujeres Líderes por la Vivienda y el Sector Inmobiliario (MULIV), expuso que el impacto de la pandemia sobre la actividad económica en México ha sido muy significativo.

Ante la crisis sanitaria, dijo, quienes pusieron el punto de partida fueron las instituciones de crédito, que con ese dinamismo salieron al mercado, como el caso de Infonavit y Fovissste, con nuevos modelos para hacer viable y continuar esta cadena de la vivienda en México. “Y en esa reinvención, los demás actores del sector seguimos esas inercias y nos permitieron seguir trabajando”.

Indicó que, en ese marco, la resiliencia en el sector de la vivienda se manifestó en estos instrumentos de financiamiento que hacen que el mercado siga en ese dinamismo, aunque con un punto resiliente y de cambios diarios que se tienen que hacer para optimizar recursos.

Bertha Lorena Mercado
Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre