Desde el inicio de esta Administración, el rumbo es claro para brindar soluciones a las y los derechohabientes

El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), celebra hoy 49 años de haber sido fundado, en el marco de lo cual al interior se analiza la importancia de entender, en los próximos años, cuáles fueron los impactos de la pandemia por Covid-19 sobre la economía mexicana en el mediano plazo, la duración de éstos y sus principales mecanismos de transmisión al empleo y al sector vivienda.

A un año de cumplir medio centenario se impulsa la reforma a la Ley del Infonavit, con la cual se reconoce y protege el derecho de las y los trabajadores para adquirir su crédito en total libertad, de forma directa y sin intermediarios.

Con ello, se pretende combatir el coyotaje y la publicidad falsa. Además, se establece la obligación del Instituto por brindar información suficiente para elegir dónde, cuándo y cómo ejercer su financiamiento con base en sus necesidades reales.

Se trata de una reforma de inclusión financiera, que permitirá a las personas que actualmente no se encuentran cotizando, pero que cuentan con ahorros en su Subcuenta de Vivienda, además de priorizar la utilización de este recurso para la obtención de un crédito.

La Reforma a la Ley propuesta por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, fue aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación en diciembre de 2020.

Infonavit

Con esas premisas, el Infonavit llega a sus 49 años, en un día como hoy en el que se promulgó la primera ley del Instituto con la que se dio cumplimiento al derecho a la vivienda de los trabajadores establecido en la Constitución.

Con ello, se estableció reunir en un fondo nacional las aportaciones patronales del 5% del salario de cada uno de los trabajadores que tuvieran contratados para darles la oportunidad de obtener un crédito de vivienda o el derecho a que sus ahorros les sean devueltos.

El inicio administrativo

El primer director general fue Jesús Silva-Herzog, periodo en el que se diseñó una estructura organizacional, se reclutó y seleccionó al personal idóneo; se elaboran reglamentos, manuales, normas, políticas, proyectos, programas y todo lo necesario para responder al enorme reto de otorgar créditos para vivienda.

En esa administración, el Infonavit otorgó 88 mil créditos y construyó igual número de viviendas, lo que requirió la selección y adquisición de los terrenos, los estudios preliminares y los diseños de las viviendas, hasta la búsqueda y selección de constructoras, y el presupuesto, ejecución y supervisión de las obras.

Carlos Martínez Velázquez y los retos para 2021

El director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez ha destacado que, esta es una institución de solidaridad, servicio y seguridad social del Estado mexicano que tiene como objetivo otorgar crédito barato y suficiente para que las y los trabajadores del sector formal puedan acceder a una vivienda adecuada y formar un patrimonio.

“Desde el inicio de esta Administración, el Infonavit tiene un rumbo claro para materializar lo que consideramos más importante de nuestra misión y visión: brindar soluciones a las y los derechohabientes para que puedan acceder a una vivienda adecuada y ser su aliado de confianza”.

Para Martínez Velázquez, esta administración está comprometida con financiar soluciones que mejoren el patrimonio de vivienda de las familias. Viviendas útiles, con servicios, respetuosas de su entorno y su comunidad y, principalmente, que materialicen el anhelo de las y los trabajadores de contar con un patrimonio propio, que crezca con el tiempo, que no se destruya o abandone.

De esta forma, considera, se evita una expansión acelerada, artificial y desordenada del mercado hipotecario, que provoca vivienda abandonada para después recuperarla en adjudicaciones, repercutiendo en un daño financiero enorme al Instituto.

“En un marco alineado con la Política Nacional de Vivienda, queremos que los trabajadores tengan opciones para utilizar su ahorro en diferentes necesidades de vivienda, que puedan reestructurar sus créditos, que vivan en un entorno social habitable y, sobre todo, puedan pagar su hogar para conservarlo.

“En este sentido, uno de los principales compromisos de esta Administración es aliviar la carga financiera que el pago del crédito hipotecario del Infonavit representa para miles de familias, mismas que cuentan con créditos que se habían vuelto impagables y no permitían la construcción de un patrimonio para las familias. Esto representaba una injusticia de los esquemas de cobro que no estaban asociados ni a las posibilidades de los trabajadores ni al valor de los activos”.

En el Infonavit además de impulsar el acceso al crédito, trabajan porque este efectivamente se pueda pagar, por lo que buscan que sus transacciones contribuyan a que existan más propietarios orgullosos y mucho menos deudores atormentados por un pago que parece imposible de liquidar; por lo que continuaremos con programas que cambien los créditos de salarios mínimos a pesos.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre