Crecen indicadores de la actividad económica en México: IMEF

3381

Lo hacen a tasas más lentas como en el caso de la actividad industrial, la inversión fija bruta, ventas y producción de automóviles, entre otros rubros

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) aseguró que en México, se confirmó que la mayoría de los indicadores de actividad económica, si bien siguen creciendo, lo están haciendo a tasas más lentas como ha sido el caso de la actividad industrial, la inversión fija bruta, ventas y producción de automóviles, las ventas al menudeo (de socios de la ANTAD), exportaciones, importaciones y en lo relativo al mercado laboral, los nuevos afiliados al IMSS.

Con esta información, los pronósticos de las tres principales encuestas de economistas (Citi Banamex, IMEF y Banxico) convergen a una tasa del PIB para 2022 de 5.5%.

Ángel García Lascurain Valero, presidente del Instituto, al dar a conocer los resultados del indicador IMEF a junio, mencionó por otro lado, que la inflación de los últimos meses ha registrado un repunte importante a tasas anuales: en abril (6.1%), mayo (5.89%) y la primera quincena de junio (6.02%).

“Debe reconocerse que el origen de estas presiones inflacionarias es un proceso inédito que responde a una combinación de choques de oferta y demanda en 2020, cada uno con su dinámica propia. Por el lado de la oferta, pegaron la afectación a las cadenas de suministro (internacionales y locales) debido a la suspensión de actividades económicas y cierres fronterizos. La recesión afectó el lado de la demanda con presión a la baja en los precios finales, y muchos productores absorbieron los incrementos en el costo de sus insumos, por ejemplo, en luz y gas. Ahora tratan de recuperar los aumentos que no efectuaron en 2020”, dijo.

Asimismo, señaló que en muchos bienes y servicios la variedad y disponibilidad decreció, lo que incrementa los precios y la combinación de estas condiciones singulares hace que los mecanismos de formación de precios relativos tengan que ser mejor entendidos y estudiados en su dinámica microeconómica.

“Así, es probable que la inflación tenga raíces más estructurales que la puedan mantener por un periodo más prolongado entre 5 y 6%, al menos hasta que concluyan los ajustes de los cuellos de botella en las cadenas de suministro. No obstante, la política monetaria puede actuar sobre la demanda agregada. En ese contexto de mayor inflación, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió, de manera sorpresiva, incrementar la tasa de referencia en 25 puntos base a 4.25%. Aún no hay consenso entre los analistas si este movimiento es el inicio de un decidido ciclo de alzas por parte de la Junta de Gobierno. Pero las tres principales encuestas coinciden, por ahora, en una inflación para 2021 de 5.0%.”, precisó.

Agregó que, por su parte, el Indicador IMEF Manufacturero no tuvo cambios en junio y permaneció en 52.4 puntos, con lo cual se mantuvo en zona de expansión (>50) por cuarto mes. Su serie tendencia-ciclo aumentó 0.4 puntos para ubicarse en 52.4 unidades y registrar cinco meses consecutivos en zona de expansión. Por su parte, el Indicador ajustado por tamaño de empresa disminuyó 2.2 puntos para cerrar en 54.9 unidades, manteniéndose en zona de expansión por doceavo mes consecutivo.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre