Albañiles no quieren bajar la guardia para evitar contagios, por lo que la celebración será discreta

Por segundo año la celebración de la Santa Cruz no será como antes. Los riegos de contagio por Covid-19 y la situación económica han mermado esta tradición entre los trabajadores de la construcción que cada tres de mayo solían festejar ese evento religioso con carnitas, barbacoa, cerveza, algunos con pulque, música, baile, en algunos casos hasta los patrones o ingenieros y arquitectos de la obra les contrataban grupos musicales.

Minimizado el festejo a solo unos tacos en algunas obras, en otras únicamente la bendición de la Santa Cruz y luego colocarla al frente de la construcción, ha sido el resultado de lo que ha dejado la pandemia, coinciden trabajadores e ingenieros de obras como la de la autopista en Río de los Remedios, o del edificio de departamentos en la calle de Monte Albán, en la colonia Narvarte.

En esta última lamentan no poder celebrar como antes, puesto que acordaron sólo comprar la cruz en el mercado de Jamaica, llevarla a bendecir a una parroquia cercana y comer unos tacos de carnitas, con las medidas sanitarias, como lo hacen todos los días a las 13:00 horas. Después, se tomarán el resto del día libre para retornar a sus labores mañana, platicó Luis Manuel Benavides, ingeniero de esa pequeña construcción de 10 departamentos.

La Santa Cruz

Cada tres de mayo se conmemorará el Día de la Santa Cruz, una tradición de la religión católica, y en varios países como México, son los albañiles y las personas que participan en el sector de la construcción los que hacen esta tradición, la cual se ha establecido también como el Día del Albañil.

Desde la empresa constructora, son los ingenieros, fierreros, contratistas, albañiles, quienes conocen y viven desde hace muchos la celebración a la Santa Cruz. Comienzan con la creación de la cruz, la cual suele ser de madera o metal, esta se adorna con flores o papeles de colores, para después ser llevada a misa para que esta sea bendecida.

Generalmente esta cruz es colocada en el punto más alto de la construcción, al término de su colocación se acostumbra que el jefe o patrón convide a los albañiles una buena comida.

Ingeniero Miguel Ángel Cañedo García

“Hay construcciones solían llevar al padre a la obra para oficiar una misa. Esos días se trabaja hasta las 12:00 horas. Después, el evento de la convivencia, la comida, y hay lugares donde traían grupos, sonidos, o hay donde te dan el día libre, para evitar todo el evento”, recordó Pablo Avalos Toribio, cabo del grupo de los fierreros, de la autopista en construcción sobre Río de los Remedios.

Te puede interesar:Fortalecen acciones para recuperar sector vivienda ante Covid-19

El patronazgo y la fe que mantiene en la obra por la Santa Cruz son de suma importancia, ya que con esto se pide por que la obra sea terminada sin demoras, accidentes, o percances, así como por el trabajo de quienes se encuentran en la construcción.

“Para los que somos creyentes de lo católico es muy importante. Hace un año estuve trabajando en una empresa que se llama Tollan, y no festejaron como otras empresas, y al poco tiempo tuvimos el fallecimiento de una compañera por un accidente. Pero en la construcción siempre estamos expuestos, es como un soldado que va a la guerra siempre está expuesto a un accidente.

“Pero depende de las costumbres de cada quien, tengo amigos, que ellos toman la iniciativa, y llevan su cruz, la bendicen y la ponen en los cimientos de su casa. Tienen la creencia de que llevando su cruz año, con año, los cimientos de su casa van a durar y que nos les afectarán los temblores”, comentó Pablo Ávalos.

Sin embargo, la pandemia por Covid-19 ha dejado poco espacio para la realización de la fiesta a la Santa Cruz, ya que nadie quiere bajar la guardia, al provocar alguna acción que pueda desatar contagios dentro de la obra, según cuenta el ingeniero Miguel Ángel Cañedo García, quien menciona que este tipo de eventos comenzaba a tener una difusión desde dos semanas antes del 3 de mayo. Sin embargo, a dos días de la fecha, no se tenía alguna noticia sobre el evento.

“Por lo regular la empresa sí celebra el Día de la Santa Cruz, esta vez, desconozco, si se hará algo, primero por el Covid, aunque en el Estado de México estemos en amarillo, no estamos exentos de que pueda haber algún brote, por alguna reunión masiva que hagamos y el festejo masivo no se hará.

Te recomendamos:Inmobiliarios ven la luz, tras crisis sanitaria: Ismael González

“Comúnmente la empresa (Grupo Inca) si procura hacer una celebración con la gente, porque lo esperan, pero con la situación de la pandemia, los trabajadores están conscientes de que posiblemente no va haber ningún festejo”, mencionó Miguel Ángel Cañedo García.

Las opiniones son diferentes entre las cuadrillas de trabajo, y hasta entre los cerca de 15 miembros de la misma cuadrilla, quienes lamentaron que hoy no tendrán la tradicional celebración como hasta antes de la pandemia.

“Ahorita por el momento no se ha comentado nada sobre festejos, entre nosotros, pues teníamos pensado algo, pero igual como casi no se puede, por la pandemia, igual como está la cosa ahorita mejor no alborotar, ya será para otra ocasión”, comentaba todavía el viernes pasado Jesús Iván Santiago, obrero de la autopista en construcción y hoy se confirmó que solo sería una comida discreta.

Sin embargo, no solo es el miedo a provocar contagios dentro de la construcción, sino también la incertidumbre económica lo que no ánima a los trabajadores a gastar más de lo debido en el festejo.

“Ahorita lo que se ha comentado es que no se arma por ahorrar un poco de dinero, por como está ahorita la situación, para evitar los contagios, y por la crisis económica. Sí, mejor hay que tomar en cuenta eso.

El temor al contagio

“Yo si pienso, que tal si me contagio y me hacen pasar la cuarentena, son cuestiones que me hago, mejor conservar mi trabajo, pues así es mejor” mencionó Jesús Iván.

Pero el ánimo no decae del todo. Se llevará la cruz a bendecir, y una “coperacha” para uno tacos y los refrescos a la hora de la comida no se va pasar por alto.

“Por lo general el ingeniero siempre se presta para por lo menos llevar a bendecir la cruz, y si no nos dan permiso lo hacemos en la hora de la comida, Vamos hacer la cooperación, a ver si compramos carnitas o algo de lo más económico, y unos refrescos, unas cocas.

Aunque bien, bien, no lo hemos platicado, pero se notan los ánimos, se ve que el inge si nos va dejar, pero como ahorita estamos por cuadrillas, por lo menos la cuadrilla de fierreros si lo estamos platicando y vamos a pedir que por lo menos nos dejen llevar la cruz” destacó Pablo Avalos Toribio, cabo del grupo de los fierreros.

Este tipo de reuniones y festejos son los que motivan los ánimos de los trabajadores; sin embargo, la pandemia ha dejado en claro que la protección para seguir manteniendo la salud y el trabajo es fundamental.

“El 3 de mayo si es algo fundamental, con las reuniones se motiva, pero también la gente está consciente de la pandemia, Yo creo que a pesar de que no se festeje no bajan los ánimos, porque la situación del país está muy difícil, no hay trabajo, ahorita la gente está a gusto, contenta porque sabe que tiene trabajo y que la empresa procura el bienestar de los trabajadores. Nosotros preferimos, cuidarnos a nosotros mismos, porque una celebración masiva puede traer graves consecuencias” concluyó el Ingeniero Miguel Ángel Cañedo García.

Consulta la información de En Concreto

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre