Comportamiento desigual en crecimiento 2T21

248

El crecimiento del consumo contrasta con el moderado dinamismo del sector industrial, que registró una variación de 0.3% trimestral

Los analistas de CI Banco señalan en una nota oportuna que la recuperación económica cobró fuerza en el segundo tercio del año a nivel mundial y México no fue la excepción porque el Producto Interno Bruto (PIB) de México, durante el segundo trimestre del año (2T21) registró un crecimiento de 1.5% a tasa trimestral (19.5% anual), señalando que su evolución no fue homogénea para todos los sectores.

Esto porque el sector terciario registró el mayor dinamismo con un crecimiento de 2.0% (16.9% a tasa anualizada) impulsado por el aumento en el consumo ligado a la mayor apertura de establecimientos, a un incremento en la movilidad, así como el crecimiento de las remesas; sin embargo, para los siguientes trimestres se anticipa una ralentización del consumo privado, a medida que el impulso por la reapertura comience a reducirse.

El crecimiento del consumo en 2T21 contrasta con el moderado dinamismo del sector industrial, que registró una variación de 0.3% trimestral, con un sector manufacturero afectado por rompimiento en las cadenas de valor en EUA, en particular en equipo de transporte por la escás mundial de semiconductores (chips). De esta forma, el sector manufacturero en México registró caídas consecutivas durante los tres meses del segundo trimestre.

Por otro pate, el crecimiento del PIB durante el segundo tercio del año refleja una caída de la actividad económica en junio (IGAE) por -0.9%, lo que apuntaría ya hacia una pérdida de dinamismo en la recuperación en la segunda mitad del año.

Comentan que la buena noticia, es que la cifra oportuna de IGAE para julio parece haber regresado al terreno positivo, lo cual tendría que confirmarse en los siguientes meses. La resiliencia de la pandemia por coronavirus sigue siendo un importante problema para la economía mundial. Las preocupaciones radican en las posibles consecuencias que el resurgimiento de casos de COVID-19 puede tener sobre la recuperación económica.

En México, los problemas derivados de la tercera ola de Covid-19 por la variante Delta pueden pegarle de nueva cuenta a la actividad comercial y de servicios, al margen de que el gobierno federal decida no limitar la movilidad. El comportamiento de las familias y consumidor, que nuevamente va a ser más cautelosa ante el crecimiento de los contagios, va a limitar el crecimiento del mercado interno.

Tampoco le ayuda al consumo privado, la lenta recuperación del empleo y los niveles actuales de inflación que terminan mermando el poder adquisitivo de las personas. Sobre esto último, existe una fuerte discusión sobre si las recientes presiones inflacionarias son temporales o no. En el ínter, la expectativa es que la tasa anual de inflación cierre del 2021 en 5.90%, cerca del doble de lo registrado en diciembre de 2020. Por su parte, si las manufacturas no despegan, el crecimiento del país estará mucho más limitado.

El mercado interno sigue ampliándose, sin embargo, todo indica que lo hará a tasas más lentas. Para todo el 2021, la economía mexicana podría expandirse alrededor de 6.2%.

Análisis sectorial.

De las 134 ramas de actividad económica del PIB, en términos de valor sólo 76 ya superaron los niveles previos a la pandemia (primer trimestre de 2020). Estos sectores representan alrededor del 65% del PIB total del país. 41 sectores de los 76 incluso ya se encuentran por arriba del valor máximo alcanzado por la economía mexicana en el cuarto trimestre de 2018.

Los quince sectores con mayor recuperación (en términos de valor) con relación al 1T20 son: 1) maquinaria y equipo para la industria metalmecánica; 2) edición de periódicos, revistas, libros; 3) fabricación de medios magnéticos y ópticos; 4) laminados de madera; 5) equipo de generación y distribución de energía eléctrica; 6) electrodomésticos; 7) herramientas de mano sin motor y utensilios de cocina; 8) maquinaria y equipo agropecuario, para la construcción e industria extractiva; 9) recubrimientos y terminados metálicos; 10) fabricación de productos químicos; 11) hospitales; 12) productos de hule; 13) componentes electrónicos; 14) servicios de almacenamiento y 15) maquinado de piezas metálicas y fabricación de tornillos.

Por el contrario, 58 sectores se mantienen por debajo de los niveles registrados previo a la pandemia de Covid-19.

Los quince sectores con menor recuperación (en términos de valor) respecto al 1T20 son: 1) fabricación de embarcaciones; 2) industria fílmica y de video; 3) fabricación de equipo ferroviario; 4) residencias de asistencia social; 5) servicios relacionados con la minería; 6) fabricación de equipo aeroespacial; 7) museos, zoológicos, instalaciones recreativas; 8) servicios artísticos, culturales y deportivos; 9) elaboración de azúcares, chocolates; 10) otros servicios de información; 11) hoteles; 12) fabricación de productos químicos básicos; 13) servicios personales; 14) fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir y; 15) fabricación de calzado.

Algunos sectores relevantes como la fabricación de automóviles y servicios financieros todavía se encuentran 7.6% y 6.9% por debajo del valor del 1T20.

La reapertura económica ha contribuido a que sectores muy golpeados por la pandemia, como el de restaurantes, recuperen gran parte de las fuertes caídas en trimestres previos (cercanas al 50%) y actualmente se ubica en niveles 7.4% inferiores al primer tercio del año pasado. Un caso similar, aunque con menor ritmo de recuperación, se encuentran los servicios de alojamiento temporal (hoteles), que después de perder cerca del 90% de su valor, ahora se encuentran solo 20% por debajo de su nivel pre-pandemia.

La situación sectorial puede sufrir cambios significativos si la nueva ola de Covid-19 por la variante delta genera inconvenientes y afectaciones en la recuperación económica.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre