En 2016 la inversión física en obra pública ejercida por el Gobierno Federal se ubicó en tan sólo 3.7% del PIB, lo que equivale a 728 mil 417 millones de pesos. El nivel de inversión física más bajo, desde 2008.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) informó que en la última década la inversión como porcentaje del PIB ha ido decreciendo, por lo que apuntó que es necesario contar con mayor financiamiento para infraestructura.

Durante el Quinto Foro 2030 de Consulta hacia un Programa Nacional de Infraestructura Sostenible con visión de futuro con el tema de “Financiamiento para el Desarrollo de Infraestructura”, realizado en conjunto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gustavo Arballo Luján, presidente nacional de la CMIC, expresó: “La infraestructura es un elemento clave para impulsar la competitividad de un país. Mediante ella se detona el crecimiento económico, se impulsa la integración regional, se propician mejores condiciones de vida para la población y el desarrollo de ésta genera empleos”.

Una opción es reasignar gasto corriente a inversión en infraestructura física para elevar esta variable a un valor similar al promedio de América Latina (2.8% del PIB sin considerar el sector energético); esta recomendación se da, pues México ejerce menos del 2% del PIB en inversión física que no corresponde a PEMEX o a la CFE.

Asimismo, explicó que se deben definir los proyectos que no se incluyen en el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 y que son necesarios para promover el crecimiento económico.

Entre los principales aspectos que consideró Arballo Luján se encuentra: la promoción de la inversión en la red de transporte aérea, marítima y terrestre para mejorar la conectividad e impulsar la competitividad del mercado mexicano; aumentar los esquemas de Asociaciones Público-Privadas (APPs) que no requieren proyectos de pre inversión; agilizar los trámites legales y burocráticos para no detener la inversión privada en proyectos de infraestructura; y auspiciar la inversión en infraestructura social para beneficiar a la población de menores ingresos y con mayor rezago.

Por su parte, Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del CCE aseguró que el modelo de planeación de la infraestructura en México requiere del esfuerzo y participación de todos los actores pues en la medida en que se tenga una visión de largo plazo, el beneficio será para las generaciones actuales y las futuras.

En su intervención, Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), expuso que la inversión en infraestructura en el país y contar con financiamiento es clave para que la industria en su conjunto también crezca, pues de ella depende generación de empleos, y la reactivación de diversas ramas industriales vinculadas.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre