China motor de la economía mundial 2021: Invex

797

Ricardo Aguilar Abe, Economista en Jefe en Invex, Grupo Financiero señala que después de una caída histórica en el segundo trimestre de 2020 generada por la pandemia del virus SARS-CoV-2, la economía global inició un proceso de recuperación que se extenderá durante 2021 y concluirá en un par de años. De nueva cuenta, China volverá a ser el principal motor de la actividad global al crecer alrededor de 8.0% este año.

En el estudio “El panorama para la economía en 2021, el analista manifiesta que la economía norteamericana, para la cual estima un crecimiento de 3.0% en 2021, podría verse particularmente beneficiada por la expansión del país asiático, además de que también podría recibir un impulso adicional de más paquetes de ayuda fiscal porque el Gobierno del presidente Biden probablemente dará prioridad al gasto y a la inversión en infraestructura.

El crecimiento en América Latina podría verse afectado por un deficiente control de la pandemia. El crecimiento de China y el incremento en los precios de commodities podrían contrarrestar parte de esta afectación.

Economías avanzadas: El crecimiento será sólido y podría reforzarse con más estímulos económicos y un mejor control de la pandemia.

De acuerdo con sus estimaciones, después de caer alrededor de 3.5% en 2020, estima que la economía norteamericana probablemente crecerá 3.0% este año. El principal impulso provendría del consumo, particularmente si se aprueban apoyos directos de dos mil dólares por beneficiario en el nuevo paquete de ayuda fiscal en lugar de los 600 dólares que incluye la propuesta original.

Los riesgos para la inflación en Estados Unidos se mantienen sesgados al alza. Es probable que, a diferencia de lo observado en 2020, el aumento en las expectativas de inflación que genera la persistencia de estímulos fiscales y monetarios agresivos se traduzca en un mayor incremento en precios.

Europa se caracterizó en el 2020, por ser una de las regiones que más reaccionó ante la pandemia de coronavirus. La respuesta de las autoridades fue enérgica pero el costo económico fue muy elevado. Al igual que en Estados Unidos, los bancos centrales de la zona Euro y el Reino Unido implementaron fuertes medidas de relajamiento monetario. Asimismo, el Consejo Europeo acordó un paquete de ayuda fiscal por 750 mil millones de euros a pesar de la diferencia de opinión entre los países que integran el bloque económico y Gran Bretaña incrementó su déficit en diez puntos porcentuales del PIB.

De acuerdo con estimaciones de la OCDE, la economía de la zona Euro podría crecer 3.6% este año después de caer 7.5% en 2020. Si bien los estímulos fiscales y monetarios han sido similares a los de Estados Unidos, destacando el programa de recompra de bonos del Banco Central Europeo, el rebrote de COVID-19 ha sido tan severo en la región que las autoridades han ejecutado más de una ronda de confinamientos, algunos de ellos muy estrictos como se observa en el caso de Alemania.

Opina que es probable que la inflación en la Eurozona se mantenga por debajo de 2.0% durante 2021 debido a condiciones de fuerte holgura económica. En cuanto a decisiones de política monetaria, la tasa de interés de referencia del BCE podría mantenerse en mínimos históricos. Asimismo, el programa de recompra de activos del banco central, que actualmente se ubica en €1,850 millones de euros, podría ajustarse nuevamente si la situación lo amerita.

Economías Emergentes: La divergencia en el crecimiento de Asia y América Latina refleja el distinto manejo de la pandemia en cada región.

En un entorno donde la economía global sufrió un duro golpe, China probablemente registró una tasa de crecimiento positiva en 2020, 1.8% de acuerdo con estimaciones de la OCDE, y podría crecer alrededor de 8.0% en 2021. No le sorprendería que los pronósticos de este año ronden cifras de dos dígitos si las autoridades financieras del gigante asiático refuerzan sus programas de estímulo fiscal.

A pesar de ser el primer país afectado por el coronavirus, China demostró que es capaz de mantenerse como el principal motor del crecimiento económico global incluso en una de las peores crisis de la historia. No sólo la recuperación fue muy rápida gracias a las estrictas medidas de confinamiento que se implementaron en este país de forma obligatoria. También la reapertura de la economía ocurrió de forma acelerada y, hoy en día, algunos indicadores de actividad se ubican ya por encima de los niveles registrados antes de la pandemia.

A diferencia de lo que ocurre en Asia, donde el control de la pandemia ha sido relativamente efectivo, la situación del COVID-19 en América Latina es crítica, destacando un deficiente manejo de la emergencia sanitaria.

Las contracciones económicas más fuertes de 2020 se registrarán en países latinoamericanos, -6.0% Brasil y -9.0% en México. De hecho, las economías que no registraron estímulos fiscales, entre ellas México, serán las que más caigan y las que más tardarán en recuperarse. Para este año, es probable que la economía brasileña y la mexicana crezcan apenas 2.6% y 3.5%, respectivamente.

Un factor que podría generar crecimiento en América Latina es el reciente repunte en el precio de los commodities, así como el impulso brindado por la economía de China. No obstante, debido al mal manejo de la pandemia, los riesgos para el crecimiento de la región se encuentran sesgados a la baja.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre