Por: Gloria García

Los mercados accionarios seguirán enfrentando retos en la semana, debido a la cautela de los inversionistas que esperan eventos relevantes relacionados con la política monetaria tanto de México como de Estados Unidos, así como el anuncio de cifras macroeconómicas de todo el mundo.

En este contexto, hay cada vez más posibilidades de que el índice S&P/BMV IPC extienda su rumbo bajista hacia los 35,800 enteros, tras hilar cinco semanas en descenso, su peor racha desde inicios de abril pasado. De tal forma que para ver una recuperación el índice tendrá que rebasar los 36,500 puntos.

Aunque será difícil ver una recuperación del índice mexicano, debido a la mesura de los inversionistas, que aguardan la reunión de política monetaria del Banco de México (jueves), en donde, la última encuesta realizada por Citibanamex indica que una mayoría de los analistas consultados prevé un recorte de la tasa de referencia local de 0.25 puntos porcentuales, tras cinco disminuciones seguidas de 0.50 puntos.

Otro elemento que sin duda afectará el apetito por activos accionarios será la comparecencia del presidente de la Reserva Federal. Jerome Powell ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja, el martes, y el miércoles ante la Cámara Baja de Estados Unidos.

Las palabras de Powell estarán en el centro de la mesa, luego que la semana pasada dejará a los inversionistas con un sabor amargo, pues en el anuncio de política monetaria del banco central estadounidense, el mandatario demostró dudas sobre la recuperación que está teniendo la economía estadounidense e incluso hizo un llamado para la implementación de estímulos fiscales, un tema que aún sigue estancado en el Senado.

Además, los inversionistas demostraron ciertas inquietudes sobre el tiempo que le tomará al banco central más importante del mundo volver a subir su tasa de referencia, la cual permanecerá sin cambios los próximos tres años. Si bien una menor tasa resulta atractiva para quienes buscan recursos, por otro lado, preocupa que ahora hay ciertas condiciones para ver un mayor precio del dinero en el futuro, como lo es la existencia de un máximo empleo y un nivel de inflación moderadamente por encima del objetivo de 2%.

Tal fue el descontento de los inversionistas que los índices estadounidenses hilaron tres semanas consecutivas a la baja, siendo el Nasdaq el más afectado, al descender 1.3% la semana pasada. Aunque diversos expertos aseguraron que ese retroceso de igual forma estuvo relacionado con el menor apetito de las acciones relacionadas al sector tecnológico, luego de temores sobre sus altas valuaciones.

Si bien los temas de política monetaria han dado de que hablar los últimos días, los datos macroeconómicos de igual forma seguirán siendo elementos a tener en la mira, así que los inversionistas deberán estar atentos a los índices de gerentes de compras, (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero y de servicios de la eurozona, especialmente, de Alemania, así como de Estados Unidos, correspondientes a septiembre.

En México, la atención estará en las ventas al menudeo de julio, en la inflación de la primera quincena de septiembre y en el Indicador Global de la Actividad Económica o IGAE de julio. Este último dato, que permite vislumbrar el desarrollo que ha tenido la economía, cobra relevancia ya que la semana pasada la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos o OCDE dijo que la economía mexicana tendrá una caída de 10.2% este año, una peor estimación al descenso de 7.5% anunciado en junio.

En el ámbito político, los inversionistas seguirán de cerca las sanciones que el gobierno estadounidense ha impuesto a empresas chinas con sede en Estados Unidos. De hecho destaca la probable suspensión de la aplicación china, Tiktok. Estas medidas sin duda dificultan el avance de un acuerdo comercial entre las dos mayores economías del mundo, mermando así el apetito por activos de riesgo.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre