Reducir mensualidades o plazos, una buena opción

El crédito hipotecario es un contrato por un préstamo en donde el banco toma como garantía la propiedad que se desea comprar, construir o remodelar, el contrato es firmado bajo ciertas condiciones como tasas de interés, plazos a mediano y largo plazo, que van desde cinco a 30 años, aunque en un inicio pareciera que estas cláusulas son inalterables, siempre puedes mejorar el esquema de crédito, obtener una mensualidad más baja, reducir la tasa de interés, o acortar el plazo.

Refinanciamiento clave para pagar menos

El refinanciamiento hipotecario consiste en mover el préstamo que tienes con cierta entidad a otra, en este proceso la nueva entidad bancaria, paga la deuda que tienes con el banco anterior.

El experto Sergio San Sebastián Chelala, director general Fiinte, ejemplifica el proceso como la acción de cambiar de compañía telefónica, el refinanciamiento permite que, si una persona contrata una hipoteca con una tasa al 10%, la persona puede buscar mejores condiciones para su hipoteca.

Aunque buscar una tasa de interés más baja es uno de los motivos por los que se puede querer un refinanciamiento, no es el único, también se puede optar por reducir mensualidades, o bien disminuir el plazo.

Sergio San Sebastián

Mejora tus pagos mensuales

Al momento de buscar un refinanciamiento puedes mejorar tus pagos mensuales, estos pueden disminuir o aumentar, afectando directamente el plazo con el que hayas adquirido un préstamo.

Imagina que has contratado una hipoteca a 15 años, sin embargo, al obtener un refinanciamiento, este nuevo crédito lo contratas a un plazo de 30 años, por lo que tienes más tiempo para devolver la cantidad que te prestaron, lo que se traduce en una mensualidad menor, aunque este recurso aumenta los intereses.

No siempre mejorar las mensualidades debe ser sinónimo de reducción, también puedes obtener un refinanciamiento y aumentar la mensualidad, en consecuencia, el plazo se reduce. Otra forma de disminuirla es a través de la reducción en la tasa de interés.

“Pensemos en una persona con una hipoteca de dos millones, por la cual paga 22 mil pesos al mes, en ese momento la contrata percibiendo un sueldo de 45 mil pesos al mes, pero al pasar cuatro años esta mejora sus ingresos y ahora percibe 60 mil pesos mensuales por lo que al refinanciar este, ahora paga 27 mil pesos, reduciendo su plazo hasta ocho años, aunque haya obtenido la misma tasa, baja 30% el pago de interés al final del crédito”.

https://www.fiinte.com/es-mx/

La tasa de interés no lo es todo

Esta es una de las opciones más atractivas al momento de refinanciar una hipoteca, para ser elegible debes de mantener un puntaje crediticio favorable o que la deuda de la hipoteca sea menor a cuando la adquiriste. Sergio San Sebastián Chelala, recomienda no dejarse llevar solo por una tasa más baja puesto que también es necesario revisar el plazo.

“Una persona puede contratar una hipoteca con una tasa de interés del 11% a un plazo de 15 años, y otra lo puede acordar una tasa al 10%, pero a un plazo de 20 años, aparentemente este último caso contrato una tasa más baja, pero al finalizar el crédito este pagará más intereses en comparación con la que escogió un menor plazo”.

Por lo que al buscar un refinanciamiento debes de tomar en cuenta lo que puedes ahorrar al final de tu crédito hipotecario.

Te puede interesar: ¿Que pasa con el crédito hipotecario si un familiar desaparece?

¿Al refinanciar me pueden dar dinero en efectivo?

El refinanciamiento con desembolso de dinero en efectivo, aparte de obtener una nueva hipoteca, esta permite tomar parte del capital acumulado de tu vivienda, este dinero puede ser utilizado por el beneficiario para los fines que disponga sin tener que rendir cuentas de ello.

“El capital es la cantidad de dinero que has depositado para tu casa a través de pagos mensuales”.

En el refinanciamiento con desembolso, el capital de la hipoteca aumenta por lo que al tomar esta opción acudes a un préstamo más caro.

¿Quién me puede asesorar?

Todas las entidades bancarias cuentan con un equipo de asesores. También puedes consultar brokers hipotecarios, quienes cuentan con la certificación ante la Asociación de Brokers Hipotecarios de México.

Los brókeres hipotecarios son un intermediario entre un cliente final y una institución que ofrece un crédito, este busca apoyar a los compradores en la selección y obtención de un crédito, ofreciéndole la opción que mejor se ajuste a sus necesidades.

“Los expertos recomiendan que al requerir asesoría de un broker hipotecario, los usuarios soliciten la cédula de cada uno y corroboren el portal de la Asociación de Brokers Hipotecarios de México”.

No cobran comisión alguna, ya que es la institución bancaria quien paga está asesoría cada vez que finalicen la operación.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre