Bonos verdes, detendrían catastrófico panorama del cambio climático: BMV

390

En el año 2050, el cambio climático afectará a 48 países que representan 90% de la economía mundial, por lo que el recién lanzado reporte lanzado por el Instituto Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ( IPCC), es un llamado de atención a todas las naciones a detener los rápidos y adversos cambios que inequívocamente la influencia humana ha tenido al calentar la atmósfera y la tierra, coincidieron líderes expertos.

Coincidieron en que en las cifras no hay alarmismo sino que se trata de un reporte enfático e inequívoco que ya está generando fenómenos climáticos extremos en todas las regiones del planeta.

Durante el Seminario “La Crisis Climática en América Latina y Mecanismos de Mercado” organizado por la Bolsa Mexicana de Valores, (BMV) Nalleli Barajas López, subdirectora de sustentabilidad del mercado bursátil nacional, dijo que se han producido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la biosfera y la criosfera y se trata del calentamiento global más rápido.

“El planeta llegará al aumento de temperatura promedio de 1.5 grados durante las próximas dos décadas, considerado aún como un cambio climático seguro, es decir, aun podemos administrar y sobrevivirlo. Si las emisiones de gases de efecto invernadero, se mantienen en esta tendencia y no las detenemos rápido el cambio climático tendrá consecuencias catastróficas para todo el planeta, poniendo en riesgo la misma vida humana”, indicó.

Precisó que la BMV tiene bonos verdes, sociales y sustentables. En el caso de los verdes, explicó que el financiamiento será para fondear proyectos que contribuyan al medio ambiente, en el caso social que contribuyan al desarrollo social y los sustentables son los que tienen una combinación de ambos.

“Les puedo decir que nosotros en el mercado mexicano desde 2016, hemos emitido 27 bonos etiquetados de los cuales a la fecha 12 han sido verdes y 14 han sido sustentables, detrás de cada uno hay un proyecto que está beneficiando, que está reduciendo de alguna manera emisiones por medio de este beneficio y por otro lado estamos lanzando este año unos nuevos tipos de bono que son los bonos vinculados a la sostenibilidad que a diferencia de los bonos etiquetados estos no están ligados como tal a un proyecto sino que ayudan a las organizaciones que concretamente ya están tomando muy en serio el tema del cambio climático y definiendo metas internas”, precisó.

Barajas López, añadió que este tipo de bonos ayudan a que puedan llegar a sus metas las empresas ya que, al aportar, tienen agregados y todo suma para contrarrestar estos efectos. Indicó que se ha visto un incremento exponencial en este tipo de instrumentos en los últimos años , este año ya se rebasaron los 2020 y la apuesta es cerrar el año con más instrumentos de este tipo.

Por su parte, Angélica Ramos, gerente de proyectos y negocios sostenibles en Perú, indicó que las consecuencias físicas del reporte del IPCC, son un aumento en la frecuencia, extensión y severidad de las sequías, con un índice de altísima confianza, al igual que el creciente número de incendios.

“El aumento de la aridez, sequías extremas y olas de calor, afectará una amplia gama de sectores económicos, no sólo agricultura o el sector forestal sino también la salud humana y de los ecosistemas de todo el planeta. Una enorme cantidad de especies animales y vegetales van a desaparecer, con un alto grado de probabilidad”, expuso.

Asimismo, señaló que hay una alta probabilidad de que siga disminuyendo el volumen de los glaciares, las nieves eternas y espacialmente el permafrost.

Mencionó que la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera en los últimos 100 años ha aumentado en 45% y el aumento de temperatura pone en riesgo la cantidad de agua para garantizar las necesidades de nuestra propia generación por lo que es necesario, mejorar la gestión de cuencas, construcción de presas, desalinización de agua marina e invertir en aguas subterráneas.

En su oportunidad, Alejandra Cámara, directora general de GENESIS en Argentina, indicó que sólo reduciendo drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y alcanzando la carbono neutralidad de todo el planeta para 2050, podremos evitar los impactos más severos.

“Es necesario adaptarse rápidamente al clima desde hoy, El cambio es inevitable. La economía se desconectará del petróleo, carbón y gas natural más rápidamente que lo esperado”, indicó.

Agregó que, en la región, presentaron sus objetivos de carbono-neutralidad Argentina. Brasil, México, Uruguay, Chile, República Dominicana, Panamá y Colombia.

Y el sector minero jugará un rol central en la provisión de materia prima para la electrificación de la economía (cobre, litio). La tecnificación agrícola y la racionalización del agua serán fundamentales para mantener la estabilidad económica y social de varios países.

Destacó que los productos más vulnerables al cambio climático son el café, cacao, maíz y plátano.

Por ello, dijo que los bancos centrales y reguladores deben incorporar los riesgos climáticos a política monetaria para combatir eventos inflacionarios.

“Los costos de eventos climáticos extremos han aumentado exponencialmente en 30 años. Los incendios de hace un año le costaron a Chile 80 millones de dólares, las inundaciones de hace un mes le costaron a Alemania 30 mil millones de Euros por lo que para adaptarnos al cambio climático se requerirá nueva infraestructura y para construir necesitamos nuevas soluciones que maximicen y la colaboración público-privada será determinante”, concluyó.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre