BBVA elogia transparencia de Infonavit, pero le “preocupa” cartera

-

En noviembre de 2019, el Instituto Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) inició un proceso de reclasificación en la cartera vencida para cumplir con los requerimientos de implementación de las normas internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés).

 “Como parte del proceso, el Instituto anunció que detectó que entre 2010 y el primer semestre de 2019 poco más de 116 mil créditos hipotecarios que habían caído en cartera vencida se volvieron a clasificar automáticamente como créditos vigentes después del período de tres meses concedido como parte del programa Borrón y Cuenta Nueva. Con ello, se capitalizaban los intereses generados, pero sin notificar a los acreditados para su consentimiento, lo cual es un requerimiento necesario”, destacó un análisis económico de BBVA.

Agregó la institución que “el resultado fue que se incrementó la cartera vencida al cierre de 2019 a 171 mmp de pesos constantes, lo que representó una morosidad de 12%. La reclasificación de esos 116 mil créditos como vencidos es consistente con una sana práctica contable y una mayor transparencia”.

Refiriéndose al estudio Situación Inmobiliaria México, al estudiar la calidad de la cartera del Instituto debe considerarse “no sólo el componente de cartera vencida, sino también el componente de la cartera en prórroga”.

COVID-19 deterioró

El análisis destacó que “la morosidad del Instituto sufrió un deterioro por la denominada reclasificación. Sin embargo, el saldo de la cartera en prórroga también se incrementó notablemente durante 2019, previo al inicio de la pandemia por el Covid-19. Entre agosto y diciembre del año pasado aumentó en promedio 20.5% en términos reales y al cierre del primer trimestre de 2020 ha crecido 15.3% en promedio”

Agregó que el porcentaje de cartera emproblemada (considerando la cartera en prórroga) se ha ubicado los últimos años alrededor de 4 puntos por arriba de la morosidad que considera únicamente la cartera vencida, ambas habían logrado contenerse por el incremento en la originación de créditos hipotecarios del Instituto.

Sin embargo, la mayor parte de los meses de 2018, la colocación de financiamiento se mantuvo en terreno negativo y apenas logró crecer 1.5% en cifras acumuladas en términos reales, mientras que para todo 2019 se contrajo en la misma magnitud. En el primer trimestre de 2020 el monto financiado del instituto muestra una disminución promedio de 4.3%, también en términos reales.

Preocupación adicional

Sin embargo, BBVA afirma que el hecho sí preocupa para las finanzas del Instituto: “El hecho de que la cartera emproblemada del instituto, considerando la cartera en prórroga, lleve varios años superando 12% sin duda es algo preocupante, porque ha reflejado que a pesar de los esfuerzos de la institución por incrementar el denominador vía el saldo vigente por mayor originación de financiamiento, ello no ha sido exitoso los últimos años, incluso a pesar de haber incrementado los límites máximos de crédito para penetrar con mayor fuerza en el mercado medio-residencial, práctica que acertadamente se abandonó en la presente administración”.

A la tormenta perfecta se le agregó la “marcada desaceleración en la generación de empleo formal del IMSS, que sólo aumentó 1.4% al cierre de 2019 y la pérdida de empleos que podría llegar a 1.5 millones este año, la situación financiera del instituto podría agravarse”.

Comenta con Facebook

Relacionadas

Avalúos en tiempos del coronavirus

El ejercicio de la valuación en México siempre ha sido como un commodity y no como una parte que suma valor a los inmuebles...
Comenta con Facebook