El Banco de México (Banxico) no continuará con su ciclo de recortes a la tasa de interés de referencia en el 2021, por el rebote en los precios de energéticos, la recuperación económica y las crecientes expectativas de inflación a nivel global, situación que limitará el espacio del banco para seguir recortando tasas de interés, se concluye en un análisis de IntercamGrupo Financiero.

En su documento, resalta que “Banxico mantiene tasa objetivo en 4%”, Santiago Fernández estima que que para 2022 se podría ver el inicio gradual de ajustes al alza para aproximarse a las estimaciones de la tasa neutra (5-5.5%).

Se recuerda que la Junta de Gobierno del Banco de México decidió el 26 de marzo, por unanimidad mantener la tasa de interés objetivo en 4%, con lo que volvió a pausar el ciclo de recortes a la tasa de interés, tras considerar que la inflación se ha desviado ligeramente de su trayectoria esperada en el corto plazo. No obstante, el banco aún espera ver convergencia al objetivo de 3% en el mediano plazo.

En su comunicado, el Banco de México aseguró que las trayectorias esperadas tanto para la inflación general como subyacente son ligeramente superiores a las proyectadas en su último Informe Trimestral, lo que ha motivado la decisión de mantener la tasa de interés en sus niveles actuales para consolidar una trayectoria decreciente de la inflación hacia su objetivo de 3% en el mediano plazo.

Señala que el hecho de que la votación haya sido unánime es relevante, pues demuestra también precaución entre los miembros más ‘dovish’ (en favor de mayor laxitud). Finalmente, Banxico mantuvo su compromiso con realizar las acciones necesarias para que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia de la inflación hacia su meta.

El balance de riesgos para la inflación se mantiene incierto y se han agregado consideraciones de posibles presiones inflacionarias externas al alza dentro del balance. Entre los otros riesgos al alza se mantienen la recomposición del gasto hacia mercancías, posible depreciación de la moneda nacional y presiones de costos para las empresas. A la baja, podría incidir la brecha negativa del producto, mayores medidas de distanciamiento social y una apreciación cambiaria.

En cuanto al crecimiento, los riesgos ya no aparecen como sesgados a la baja, sino neutrales. Banxico reconoció que durante enero y febrero se desaceleró la actividad económica, al tiempo que se anticipa una economía que se mantendrá operando por debajo de su potencial en los próximos meses. Sin embargo, se prevé un mayor impulso al crecimiento proveniente de la demanda externa.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre