En sus marcas, listos, fuera. Los sectores industriales tienen en la mira la segunda mitad de mayo para abrir nuevamente plantas y buscar cómo recuperar el tiempo perdido. El que lleva la delantera es el automotriz.

Las presiones que han realizado los empresarios del sector industrial desde Estados Unidos ya están teniendo efecto en México. El gobierno mexicano cambió rápidamente su discurso en menos de una semana y en plena fase 3 de la emergencia sanitaria del Covid-19.

En una primera serie de mensajes, el doctor López-Gatell y el presidente López Obrador pedían a todo el país quedarse en casa y se comenzaba a balconear a empresas o sectores no esenciales estaban trabajando. Sin embargo, conforme avanzaban las presiones desde Estados Unidos, principalmente de los sectores automotriz, aeronáutico y electrónico, el gobierno de México fue moderando su discurso; el presidente incluso comenzó a manejar fechas de apertura como la del 17 de mayo en los municipios no afectados y 1 de junio para el resto del país.
Desde Estados Unidos, el llamado fue de coordinar a las líneas de la industria proveedoras de los sectores esenciales para ese país. La mayoría de estas plantas proveedoras se encuentran en la frontera norte de México y es donde la pandemia se ha transmitido rápidamente como el caso de Baja California.

Aunque, el sector automotriz en México ya está más que listo para acelerar y comenzar trabajos, incluso antes de lo que se prevé en Estados Unidos.

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, ya mencionó que la industria automotriz será una de las primeras en abrir, lo que abrirá la puerta para que abra toda la cadena de proveeduría, como lo ha solicitado el gobierno y empresarios de Estados Unidos.

Sin embargo, le costará mucho esfuerzo remontar las fuertes pérdidas acumuladas desde el año pasado y sólo en abril de este año las vetas de autos nuevos registraron su peor nivel histórico con una contracción de 64 por ciento. La esperanza es el mercado externo, con la fuerte inyección de recursos que está llevando a cabo el gobierno de Estados Unidos.

Veremos qué otras industrias se ponen las pilas para meter presión al gobierno. Se habla que la que sigue es la construcción por el fuerte detonante de empleos.

¿Hospitales de bambú?

Bien dicen que las crisis nos obligan a buscar soluciones y nuevos caminos para salir adelante. Es el caso de Bambuterra, que dirige Verónica Correa, quien vio en esta emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus la oportunidad de contribuir con soluciones realmente novedosas para evitar la saturación de la infraestructura hospitalaria en el país.

Bambuterra desarrolló estructuras modulares de bambú, que además son portátiles, para poder instalar en un lapso de tres días infraestructura hospitalaria. El producto que es totalmente sustentable se denominó Bio-Clínicas Covid-19, idea que surgió también por el incremento en los costos de los materiales de construcción y la necesidad de contar con estructuras que pueden ensamblarse rápidamente,
prácticamente en cualquier lugar y clima.

Lo más importante, es que en México hay el suficiente bambú para satisfacer una demanda mínima de 10 mil metros cuadrados y una máxima de 30 mil metros cuadrados de áreas techadas, que implica, dice la empresa, la generación de espacios para albergar de 800 a 2 mil 400 camas.

Esta innovación para contar con espacios adecuados y evitar la saturación de hospitales, tiene otra ventaja y es el precio, ya que el costo por metro cuadrado es de 3 mil 500 a 3 mil 800 pesos, lo que representa una atractiva solución en tiempos de crisis.

Heineken regalará cerveza

La firma holandesa también quiere aportar su granito de arena para que los restaurantes en el país y principalmente el gremio de meseros puedan recuperarse rápidamente de la crisis del Covid-19. En una nueva iniciativa, la compañía que dirige en México Etienne Strijp, regalará cervezas a quienes apoyen a restaurantes y meseros afectados por la pandemia y donará 4 millones de pesos para igualar propinas.

La iniciativa, que se llama “Por tu restaurante”, pretende apoyar a 10 mil dueños de restaurantes y bares, así como a 50 mil meseros. Sólo hay que tomar en cuenta que las cervezas gratis las recibirán quienes apoyen a través de esta iniciativa, cuando se inicien las actividades y reabran sus puertas los negocios, además de que se pueda producir y distribuir la cerveza.

Al parecer, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, está cabildeando fuerte con la Secretaría de Salud para que puedan las empresas cerveceras retomar actividades pronto y el pretexto para considerar la producción de cerveza una actividad esencial es los contratos que deben cumplirse a los agricultores para que puedan vender su producción a las firmas cerveceras que son Heineken y Grupo Modelo.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre