La industria automotriz comienza a meter primera para retomar el camino. Nissan dará a conocer esta semana las novedades de sus nuevos modelos entre ellas la de su clásico Sentra.

El show debe continuar y eso lo tiene muy claro la industria automotriz quien a pesar de la crisis que ha enfrentado desde antes de la pandemia del Covid-19 quiere retomar el camino. Quien se animó a hacerlo en estos días fue Nissan, quien dio a conocer su nuevo modelo de su clásico Sentra, que en México se convirtió en uno de los autos más cotizados en un segmento medio.

Ahora, Nissan le apuesta a un cambio de diseño, que incluso logró algunos reconocimientos a nivel internacional, además el otro valor que tiene este sedán de la firma japonesa es que la manufactura es totalmente mexicana, lo cual va en línea con la presión que recibió el gobierno de México para que la industria automotriz reabriera sus plantas de producción en línea con las estadounidenses.

La historia de Sentra viene desde 1995 cuando se fabricó la primera versión de este sedán en la planta de Aguascalientes y desde entonces Nissan ha producido un total de 4,088,223 unidades que han sido vendidas en el mercado nacional. No obstante, también se exporta este modelo de la firma japonesa a más de 28 países y regiones desde Aguascalientes.

Nissan invirtió para realizar la producción de la quinta generación del Sentra 244 millones de dólares en la planta de Aguascalientes.

El Sentra se venderá en México en siete versiones, aunque adelantan que el tema tecnológico será una característica importante en cada una de ellas.

La pregunta será ¿es momento para nuevos lanzamientos?, aunque también es claro que el que no arriesga no gana y en el caso de Nissan no se puede dar el lujo de no seguir con sus planes de crecimiento con sus modelos más fuertes.

Grupo Posadas busca blindarse

El sector turismo ha sido de los más golpeados por el coronavirus en el mundo y desde luego en México, además en nuestro país hay que sumar que no se han dado ningún tipo de apoyos del gobierno para que los hoteles y todas las empresas que están en este sector puedan sobrevivir.

Ante este escenario, Grupo Posadas, está tomando importantes decisiones en materia financiera y que las anunció ayer a la Bolsa Mexicana de Valores. De esta forma, una de las cadenas hoteleras más importantes del país decidió no hacer el pago de intereses por aproximadamente 15.5 millones de dólares de títulos de deuda (senior notes) que vencen en 2022.

El pago de intereses por esta deuda estaba programada para el 30 de junio de este año, pero tampoco lo hará en el plazo de gracia que tiene de 30 días. Esto no significa que el grupo hotelero esté totalmente parado, ya que ha logrado abrir 114 hoteles y está preparando la reapertura de 42 hoteles adicionales en las próximas semanas.

La mayor preocupación de los viajeros ahora es la seguridad y Grupo Posadas busca a través de su programa VIAJA con confianza poder garantizar la higiene en todos sus complejos hoteleros.

El reto es grande, porque a pesar de la apertura, los hoteles no pueden abrir al 100 por ciento de su capacidad todavía y tendrán que mantenerse a la mitad, aunque tengan demanda de los viajeros en esta temporada de verano.

Iberdrola a un paso de cancelar inversión Apenas este miércoles desde Tuxpan, Veracruz se dijo que la empresa española Iberdrola había decidido cancelar su inversión para construir una Central Eléctrica de Ciclo Combinado en ese municipio, debido a que la Comisión Federal de Electricidad, que dirige el polémico Manuel Bartlett le está negando el acceso al gas natural necesario para la operación.

Ayer, el presidente López Obrador dijo que no había recibido una notificación formal de la compañía y que más bien los representantes de la firma española buscaban un acercamiento porque era claro que querían mantener sus inversiones en el país.

Todo apunta a que efectivamente todavía hay esperanza de lograr algún acuerdo con el gobierno federal, porque Iberdrola tiene puesto en México mucho dinero en inversión directa desde hace 28 años.

Actualmente tiene 5 parques eólicos y dos más en construcción, principalmente en el sur del país; además cuenta con 10 plantas de ciclos combinados, por lo que se convierte en una de las empresas privadas más relevantes de generación de electricidad en el país.
El problema no está en si es viable invertir en México o no, al parecer los representantes de la firma española lo que cuestionan son los modos de esta administración, porque parece que fuera un tema de revanchismo de pleitos que al parecer no comenzó Iberdrola.

Sin embargo, el problema más grave es que no son los únicos del sector privado que tienen estas reservas con el gobierno. Algo muy grave considerando que desde 2019 el país viene cayendo y ahora con la crisis por el Covid-19 no parece que nos podamos dar el lujo de dejar ir inversiones por pequeñas que puedan ser.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre