Debido a las expectativas de lento crecimiento económico y la pérdida de atractivo del rendimiento, la tenencia de valores gubernamentales por parte de extranjeros seguirá bajando en México, lo cual podría tener repercusiones importantes en la composición del endeudamiento del país, considera Luis Gonzalí, codirector de Inversiones en Franklin Templeton México.

En su documento de Panorama Económico de Febrero 2021 denominado “Tenencia extranjera: 2021 pinta muy similar a 2020”, el especialista recuerda que la desinversión que se dio el año pasado orilló a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a cambiar la composición del déficit durante 2020, sesgando mucho más el endeudamiento a fuentes externas en lugar de internas, es decir, incrementó el endeudamiento externo con la finalidad de que un exceso de oferta de deuda local (inversionistas extranjeros vendiendo sus posiciones en deuda local más SHCP emitiendo bonos locales), no desestabilizara el mercado interno.

Para este año, la SHCP ha anunciado que incrementará la emisión de bonos locales, sin embargo, pero si los extranjeros siguen con su tendencia de vender deuda local, la SHCP tendrá que repensar, de nuevo, su estrategia de endeudamiento, aumentando así, la dependencia del país a la deuda externa

El analista señala que a pesar de que, dentro de Latino América, México siempre se ha caracterizado por estar a la vanguardia en los mercados de capitales (por ejemplo, fue el primer país en la región que logró colocar un eurobono con vencimiento a 100 años, y tuvieron que pasar 12 años para que otro país de la zona lograra colocar el suyo (Perú en 2020), la inversión extranjera fue menguando lentamente, y la llegada de la pandemia aceleró el proceso.

Precisa que si bien la salida de extranjeros de deuda local en mercados emergentes fue generalizada a raíz de la crisis detonada por el COVID 19 en los últimos meses de 2020 los capitales empezaron a regresar a la mayoría de los mercados en desarrollo; sin embargo, uno de los grandes ausentes en esta recaptación de capitales ha sido México Si bien los flujos empiezan a entrar de manera ordenada a mercados emergentes, México ha sido incapaz de montarse en esa ola, y su captación los últimos 3 meses ha sido prácticamente nula .

Bajo crecimiento económico

Gonzalí opina que parece ser un detonante de salidas de capital en deuda local, debido a que la calificación crediticia del país está muy ligada al desempeño económico, recordando que, si bien México es un país que, en décadas pasadas, creció a tasas bajas en comparación a otros mercados emergentes, el crecimiento solía ser constante y estable. Lo anterior, aunado a la disciplina fiscal de los últimos 20 años, ayudó a que México fuera aumentando su calificación crediticia.

A raíz de 2018 la perspectiva económica fue menguando, y la crisis de 2020 puso la mesa para que las salidas de capital se aceleraran, situación nada muy distinta de lo que pasó en el resto de los mercados emergentes; sin embargo, las perspectivas de crecimiento económico hacia futuro son bastante más complejas para México que para el resto de los emergentes, siendo la razón más importante, la falta de estímulos.

Dada la debilidad económica que se espera en México los siguientes años, la entrada de capitales a deuda local no se ha reanudado en el país, y se podría pensar que se ve lejos el momento en que regresarán.

Tasas menos atractivas

Otra razón que podría detener la entrada de capitales a México es que las tasas mexicanas se han vuelto menos atractivas para el inversionista global porque hace menos de 2 años, México pagaba una tasa real de 4% y, actualmente, México está pagando una tasa real de 0.7%, lo que es una reducción muy importante.

Además, si Banxico sigue con su política monetaria acomodaticia, y decide bajar la tasa 1 o 2 veces más su tasa de referencia, para el cierre de año, las tasas reales mexicanas se volverán negativas. Un cambio muy significativo en un lapso bastante corto.

Por otro lado, las tasas globales han estado subiendo las últimas semanas siguiendo a las tasas de EE. UU., el TNote de 10 años ya tocó el 1.35% y, de hecho, en poco menos de 2 meses, el monto de bonos que paga tasa negativa paso de US 18 billones a US 14 billones.

Comenta con Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre